Pues van a tener razón...

Un par de días antes de las vacaciones de semana santa, el partido político que gobernó San Mateo durante muchos años repartió por todo el pueblo un panfleto pobremente argumentado y pésimamente redactado.

En dicho panfleto mostraban a quien haya tenido el arrojo de leerlo completo una apocalíptica visión de la gestión que ha llevado a cabo el partido que ahora gobierna, y que fue oposición durante ese mismo periodo de muchos años. Visión aterradora que, a falta de confirmación por parte del personal facultativo de nuestro centro de salud y del cura local, debió haber provocado una avalancha de vecinos histéricos y alarmados al consultorio y a la iglesia buscando tranquilizantes en un sitio y perdón de pecados en otro; no fuera cierto que el fin de los tiempos estuviera realmente tan cerca para este pueblo nuestro.

El partido que gobernó antes acusaba al que gobierna ahora de no haber hecho en este ultimo periodo lo que ellos no hicieron durante aquellos tantos años. Como la naturaleza siempre es compensatoria con todas sus criaturas, el partido que ahora gobierna defiende proyectos que atacó anteriormente, cuando era oposición.

Con este ejercicio de síntesis política y aún semántica, quiero compartir con quien lea estas líneas mi profunda decepción ante semejantes actitudes. No se trata de dar palos a unas siglas políticas mas que otras, porque de verdad creo que todas se merecen lo suyo. Es que se me hace muy difícil asimilar que quienes nos ofrecieron semejante arenga surrealista crean que la ciudadanía de este pueblo es idiota. Les pido a semejantes ideólogos y escribas de ese partido, que concedan a los votantes de este pueblo una mínima capacidad de razonamiento y memoria. Porque militantes y simpatizantes de orejeras y pesebre hay en todas partes, pero también los hay que piensan y desarrollan sus ideas.

Al final de ese documento, digno de ser guardado para que nuestros niños aprendan redacción y buen uso de los recursos de nuestro idioma, se hace también referencia al tercer partido en discordia. Partido minoritario y en posición de bisagra, que demostró en su momento la claridad de miras necesaria para apoyar la lista mas votada en el pueblo, haciendo oídos sordos a los ofrecimientos de los otros para formar un consistorio que hubiera sido válido en el juego de la política, pero vergonzoso para cualquier conciencia ética. A este partido le culpan, mediante ese manifiesto a la hipocresía política, errores que yo, por desconocimiento de esas cuestiones, no puedo atacar ni defender.

Ahora bien; en una cosa creo que si van a tener razón. Dicen que ese tercer partido minoritario no pinta nada. Que no existe. Que es un vasallo de los que gobiernan ahora. Y un par de detalles apenas sin importancia me inclinan a estar de acuerdo con esa opinión.

El primer detalle es la entrevista a nuestro alcalde, publicada en la Crónica del Bajo Gállego del mes de Mayo de este año. Entrevista en la que, bien con intención, bien por omisión, se trasluce que todo el mérito de las magnificas gestiones emprendidas en estos últimos tiempos corresponde única y exclusivamente al partido mayoritario que ahora gobierna. Bonita forma de ningunear y agradecer la honradez política de quien les apoyó en su momento con el fin de respetar la voluntad popular acerca de la lista más votada.

El segundo detalle es el ardor y dedicación con que el otro partido realiza su labor de oposición desde la crítica en la calle e ideando un libelo que en nada contribuye a nuestra convivencia. Mejor nos iría a todos si se presentaran a los plenos y con los deberes hechos, para que la actividad política pudiera estar bien regulada. Qué lástima de votos dirigidos a ninguna parte. Que desidia de votantes, que no exigen a sus electos un mínimo esfuerzo para trabajar por sus ideas.

Esperemos que algún día no muy lejano se decidan a cumplir con su obligación. Se lo están poniendo muy fácil a los demás partidos en las próximas elecciones. El victimismo nunca da buen resultado a largo plazo. Será porque quienes votamos esperamos soluciones, no lágrimas de cocodrilo.

0 comentarios: