LA MUELA,VARIOS PREMIOS Y MI AGRADECIMIENTO


…pero, llevando la contraria al título de este artículo, empezaré por el final. Por mi agradecimiento.


Quiero agradecer a quienes me han animado en estos días. Me siento muy honrado. No se trataba de que yo quisiera descansar dejando de escribir. El problema era la sobrecarga de trabajo que me iba a restar tiempo estos pasados días. Así que creo que me expliqué mal. Gracias a Dios, no había crisis ni necesidad de “desconectar”, pero muchísimas gracias por la atención de todos. Aunque no tengo claro si este retorno se debe más a mi afición por escribir, o a las amenazas de Sr. Hernández de enviarme fotos de Pepe Blanco en topless. Hay ciertos riesgos que no conviene afrontar pasados los cuarenta.


Quiero agraceder también los premios que me han enviado los bloggers. Javi, El Españoleto, Esveritate, Boira y El Filoloco me honran uno cada con un Premio Symbelmine. Además, Jale me envió hace unos días un nuevo Premio Dardos. Muchísimas gracias a todos, con mi reconocimiento a cada uno de sus blogs, que recomiendo. Los Premios, a la vitrina.


Durante estos últimos días una noticia tiene a Zaragoza pendiente de los medios de comunicación. Quizás no haya trascendido tanto en el resto de España, más allá de las reseñas que he oído en los informativos de radio y TV, pero puedo asegurarles que, por un motivo u otro, este asunto de la corrupción en el ayuntamiento de La Muela nos tiene a todos en vilo. Les cuento.


Imaginen que en lo alto de una meseta al sur sureste de Zaragoza Capital, en un paraje de auténtico secarral y piedras, hallan ustedes un pueblo de unos 800 habitantes. Eso era La Muela hasta la primera mitad de los 80. Tantas veces como pasaba por ahí, de camino a Madrid, por la Carretera Nacional II o por la posterior autovía, tantas veces me preguntaba qué demonios hacía ahí este pueblo. Algo así como cuando llega uno a Phoenix, que es algo más grande, ve que está edificada en pleno desierto, y se pregunta el motivo de fundar una ciudad justo en ese lugar.

El caso es que La Muela era eso, poco más o menos. Una pequeña población en una meseta azotada por el viento casi todos los días del año, con una agricultura de escasos resultados como para sostener la economía del municipio y con una mayoría de empleados que viajaban a Zaragoza o La almunia diariamente para trabajar.


A partir de mitad de aquella década, una alcaldesa supo ver el beneficio que uno de los muy escasos recursos naturales del pueblo podría aportar para aumentar el nivel de vida de los vecinos: el viento. La Muela fue pionera en parques eólicos españoles. De una instalación experimental inicial de 15 o 20 aerogeneradores pasó, con el tiempo, hasta llegar a la actualidad, a un total de aproximadamente 500, con el consiguiente y espectacular incremento de recaudación de impuestos municipales. Además, durante los últimos años 90 y los primeros de esta década, se concretó la construcción de un próspero polígono industrial en el término municipal, que inmediatamente se llenó de empresas atraídas por las ventajas fiscales ofrecidas por el ayuntamiento y por la posición geográfica ubicada al pié de la autovía Madrid – Zaragoza – Barcelona y cercana al aeropuerto y su anexa e impresionante plataforma logística PLAZA.


El dinero llama al dinero como las moscas acuden a la miel. Así que, cuando un pueblo se hace rico en pocos años, el urbanismo incontrolado planea y se posa en el lugar. Pero no puede compararse demasiado el caso que nos ocupa con el de Marbella, por ejemplo. En este pequeño pueblo zaragozano se elevó el nivel de vida de la mayoría de sus vecinos. Muchos de ellos vieron revalorizadas sus tierras al convertirse en urbanizables. Otros comprendieron que ganarían mucho más alquilando su tierra para instalar gigantescos molinos, en lugar de labrarlas a base de esfuerzo.


En definitiva, La Muela dejó de ser un pueblo en medio de la nada para convertirse en el destino deseado de muchos para vivir, alejado de la ciudad. Casas adosadas, jardines, parques, un polideportivo como no lo tienen en la capital, ofertas de ocio, viajes subvencionados para la tercera edad, centro de salud, becas de estudio…

Y, como en fábula de Samaniego, unas cuantas de aquellas moscas quedaron presas de patas en la miel de las influencias, la soberbia y la riqueza.


La alcaldesa María Victoria Pinilla ingresó ayer en prisión – comunicada pero sin fianza – tras declarar durante cuatro horas, acusada de nueve delitos, entre los que se cuentan el cohecho, blanqueo de dinero, tráfico de influencias y revelación de secretos. Además, el pasado Miércoles 18 de Marzo fueron detenidos junto a ella otras 17 personas, contando entre ellas a su esposo y uno de sus hijos. Posteriormente fue llamado a declarar un alto cargo de urbanismo de la Diputación General de Aragón y un escolta del consejero de Medio Ambiente. Varios de los 17 primeros detenidos han sido puestos en libertad con cargos.


Hace muchos años que la alcaldesa y personas de su entorno están en el punto de mira de sus opositores políticos. Quizás lo más curioso de todo este asunto sea el estado de opinión de los vecinos del pueblo, que se traduce en tres opiniones diferentes.


Los defensores de la alcaldesa aseguran que no pueden creer las acusaciones que pesan sobre ella y su familia. No conciben que alguien que ha traído tanto progreso para el pueblo pueda ser también corrupto. No quieren ni oír hablar del exagerado incremento patrimonial de la alcaldesa, algunos de sus familiares y otros personajes cercanos a la política y el urbanismo del término municipal. La opinión contraria la sostienen quienes muestran su extrañeza por que la justicia haya tardado tanto en intervenir. Para ellos la corrupción de María Victoria Pinilla, su esposo, hijo, colaboradores, amigos y conocidos era más que evidente. La tercera opinión es la intermedia. Es la opinión que reconoce el mérito de la alcaldesa, durante más de veinte años, que ha generado riqueza y prosperidad prácticamente de la nada, pero que no la defiende si se comprueba que también aprovechó el tiempo para favorecerse de las circunstancias.


La justicia dictaminará si la corrupción es cierta o aparente, aunque este caso tiene todo el aspecto de lo primero, mucho más que de lo segundo. Algún medio adelantó la posibilidad de que esta investigación esté basada en la denuncia particular de un constructor. Pero en lo que al juicio de la opinión pública se refiere, está por ver si pesará más la defensa a ultranza de la inmensa mayoría de sus votantes, favorecidos en mayor o menor medida por el progreso del pueblo en estas pasadas décadas, o la desfavorable impresión de orgullo y suficiencia que han transmitido con sus actitudes, en muchas ocasiones, María Victoria Pinilla y su hijo, al que le gustaba alardear de ser hijo de quien es y de tener los recursos que tiene.


Yo puedo contar el sucedido, que tengo para mí por absolutamente cierto por venir de quien me lo contó, en el que unos constructores fueron a informarse de los requisitos de participación de varios concursos para la licitación de obras en el referido municipio. No les recibió la alcaldesa. Ni el concejal de urbanismo. Ni el teniente de alcalde. Tan solo pudieron hablar con alguien que se identificó como un representante del Ayuntamiento y que, a los pocos minutos de conversación, les sugirió que cuatro “bonificaciones” de 800.000 € para otras tantas personas abrirían muchas puertas para acceder con ciertas ventajas a los concursos públicos. Al instante, los constructores se marcharon sin apenas despedirse.


Ahora todo son las habladurías, los “ya lo dije yo” y los “se veía venir” que siempre se comentan en estos casos. El alcance y las consecuencias de este caso de presunta corrupción puede ser tan amplios que los únicos que se han atrevido a condenar abiertamente a los implicados son los que no tienen ningún tipo de acuerdo ni con el PAR, el partido de la alcaldesa, ni con el PSOE, socio del anterior en el gobierno aragonés y en las alcaldías de muchos municipios de la comunidad autónoma.


Por una vez, por una de esas pocas veces en las que el prepotente se ve con el agua al cuello, parece que presumir de ser hijo de quien se es y del auto que se tiene trae alguna consecuencia. Aunque sea unos pocos días en el calabozo.


¿Para cuando una reforma de las leyes que limite la duración de ciertos cargos públicos?

14 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

En tu pregunta final está la clave de todo,Mike; una limitación a un máximo de ocho años impediría las redes clientelares,la corrupción institucionalizada,los regímenes corruptos y endogámicos,pútridos y fétidos,como los que acontecen en Extremadura y Andalucia.
Pero para eso,Mike,primero debería purgarse la clase política que ha convertido la democracia en partitocracia.

TELLAGORRI dijo...

Excelente exposición de lo que sucede en ese pueblo. da gusto leerte.
Felicitaciones.

Alawen dijo...

Eso mismo está pidiendo Jordi Pujol, que no se eternicen en sus cargos los políticos...
En serio, como dice Natalia, lo primero que habría que hacer es depurar la clase política, que ha pasado a estar formada por "profesionales" sin más oficio ni beneficio que el escaño o la concejalía...
Enhorabuena por esos premios. Un abrazo.

El Ala Derecha dijo...

Aun tendremos que ver cómo acaba si el tinglado de Gran Scala acaba como el de La Muela.

javier dijo...

Magnífica tu exposición en tu post, acabo de oir a un dirigente del PAR diciendo que no sabían nada de lo que pasaba en la Muela, ¡seran cínicos!

Martha Colmenares dijo...

Ayyy Mike, a mi me amenazan con mandarme fotos de Pepiño en topless, hago lo que me pidan...
:-)
Abrazos

Javier Solera dijo...

Lo de La Muela no parecía natural. Yo creo que el crecimiento funciona de forma natural, y que un pueblo pase de ser una aldea a una pequeña ciudad en apenas diez años no es natural, y por lo tanto, algo hay.

Respecto a tu último comentario, también pienso que sería muy positivo. La limitación a dos mandatos al estilo norteamericano quitaría mucha broza de nuestro sistema.

Un saludo.

El Milenio dijo...

Felicidades Mike, un abrazo, nuestro Señor te bendigam, siga adelante!!

El Milenio dijo...

Mike tienes un premio en mi Blog, Felicidades!!
Pasa a recogerlo.
Un Abrazo.

Malo Malísimo dijo...

Te vino bien el descanso. Suelto y con ganas te veo.
Querido amigo, habas se cuencen por todos lados. Hoy aquí, mañana... Es lo que tenemos.
Un favor a un amigo, un pequeño regalo, otro favor... la cosa va creciendo y terminan todos en el juzgado. Hace bien poco que hablaba yo con un conocido que me comentaba algunas cosas dudosas de un ayuntamiento de por aquí, no citaremos a nadie..., mi respuesta a sus quejas fue que la única solución si la cosa estaba tan bien hecha como me comentaba (total apariencia de legalidad)era la de esperar a que algún implicado menor se "cabrease" por no recibir su supuesta parte. Es una pena que andemos así. Más que regeneración, lo que hace falta es una buena regulación y un par de escarmientos en condiciones que como se dice en mi pueblo, "el miedo guarda la viña". No es de recibo que un pobre desgraciado que malvive de topmanta lo encierren hasta 4 años por querer comer y por llevarte un montón de millones te caigan los mismos y sin devolver los dineros.
En tanto los ayuntamientos no tengan una financiación estable y seria y no estén vigilados por una autoridad independiente, seguiremos viendo estos casos.
¡Joder si es que entre lo que se llevan unos y otros y podríamos estar unos pocos de años sin pagar impuestos!, o mejor aún atendiendo decentemente a los parados.
Por cierto, las fotos esas del pepiño...¿son publicables en Interviu?

Caballero ZP dijo...

Felicidades por estos nuevos premios, estoy seguro que todos son más que merecidos.
Sobre la Muela será un pueblo que pasará a la historia por la corrupción.
Saludos

Oroel dijo...

Un relato perfecto, muy bien escrito, que sin duda se irá completando cuando se desvele el papel del guardaespaldas del consejero de Medio Ambiente en toda esta trama, o sus conexiones con el cercano municipio de Cuarte de Huerva, donde también ha habido imputados por su relación con La Muela. Enhorabuena.

Fernando Solera dijo...

Conozco bien el caso de La Muela porque mi mujer es de Zaragoza. La verdad es que es prácticamente imposible que en un lugar donde se mueve tanto dinero, la gente, al final, no se acabe corrompiendo. La pregunta sería: ¿Cuántos pueblos habrá en España con una corrupción hasta los ejes? Posiblemente miles.

Un abrazo y celebro tu vuelta. Que en Zaragoza haya mucho trabajo es la mejor noticia que se puede decir ahora mismo.

Anónimo dijo...

Muy bien descrito en unos pocos parrafos. Saludos.

Alguien puso tu blog en el foro de la muela y ha merecido la pena. visitaré este blog a menudo porque me gusta tu estilo.

felicidades.