9 de agosto de 2010


Gracias a Don Andrés, José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre, Javier, Javier Solera, Nómadas y Samueldl por participar con sus opiniones en el post anterior. A ellos especialmente está dedicada esta reflexión que yo necesitaba vivamente plasmar en esta web. Y gracias de antemano a cualquier visitante que también desee participar, con respeto, en este debate.

Por primera vez en varios años he tenido que dejar de publicar en el blog durante una semana. Semana que ha sido bastante intensa en algunos aspectos, dejándome poco tiempo para ciertas actividades.

Al hilo del último post, en el que planteaba los dos aspectos que más me preocupan sobre la prohibición de las corridas de toros en Cataluña: el maltrato animal en innumerables tradiciones y festividades españolas, y mi convencimiento sobre el verdadero fondo de esta prohibición, que no es otro que erradicar una costumbre española fuera de ese “país” que los independentistas catalanes pretenden construir.

Parece que, en cuanto a la implicación política de esta iniciativa antitaurina, hay unanimidad. Tanto más que resulta muy sospechoso que se haya votado a favor de ilegalizar las corridas, pero nada se ha dicho sobre otras fiestas donde el toro se usa como un juguete al que poner fuego encima, patear y servir de chanza para un populacho bebido y ansioso de dar rienda suelta a su embrutecimiento.

Sin embargo, los diferentes comentarios en el blog, así como otros que he escuchado durante esta semana, me llevan a reflexionar sobre la libertad, sus límites y su uso correcto o incorrecto a la hora de defender ideas, costumbres y tradiciones.

Por ejemplo:

Uno de los argumentos que más me ha decepcionado, y que oigo desde hace años, es el que defiende las corridas de toros recordando, sin relación real, otras prácticas abusivas y crueles con animales. Durante esta semana leí un artículo escrito por una colaboradora de Carlos Herrera, a la que tengo por mujer inteligente, en el que presenta un infantil ejercicio del y tú más, más propio de gente sin recursos que de personas preparadas. Escribe sobre la tortura que supone para las ocas, y otras aves, el que de su hígado vayamos a comer foie-gras. Después se extiende sobre la matanza del cerdo y otros aspectos festivos y culinarios españoles.

Precisamente, es por este tipo de cosas que yo pretendo enseñar a mi hija que, ante un problema, la mejor garantía para no solucionarlo es comenzar a hablar de otros problemas similares y recrearse en ellos. Hace muchos años le expliqué el ejemplo de la mesa que cojea. Es necesario arreglarla, si uno quiere comer en ella con comodidad y sin riesgo de sufrir algún percance. ¿Qué es mejor? ¿Qué solucionará el problema? Arreglar la pata deteriorada de dicha mesa, o lamentarnos y justificarnos en que hay también sillas cojas, que un armario tiene una de sus puertas rotas o que el grifo del baño pierde agua?

Habitualmente, el español se pierde en mirar, quejarse o justificarse en los defectos de otros muebles, de modo que pasan los años (y los siglos) y la mesa sigue coja y el español mantiene sus quejas. ¿Qué tiene que ver, o en qué puede ayudar, el hecho  de que algunos alimentos se obtengan con el sufrimiento animal, para reconocer que lo que para algunos es arte finaliza invariablemente con la muerte, no siempre rápida, de un ensangrentado animal al que, previamente, se le ha sometido a otros suplicios? ¿Es que hablar de las sillas cojas o del grifo con gotera arreglará la pata deteriorada de la mesa?

Sobre otro de los planteamientos del artículo de Rosana Güiza, en el que defiende el sufrimiento del toro poniéndolo en paralelo con que hasta el hombre sufre cuando muere, solo diré que me parece aberrante justificar mediante el propio sufrimiento, el derecho a infringir sufrimiento y dolor a otros seres. El hombre también goza en esta vida. Con una película, una buena comida, con el amor, con un paisaje… Llevemos entonces a un toro a una sala de cine, a un buen restaurante y a un crucero por las islas griegas. Sinceramente, me desalienta la condición humana cuando ésta es capaz de buscar las más retorcidas y delirantes razones para justificar seguir haciendo algo que le satisface.

Si embargo, otro aspecto más trascendental que el anterior me ha tenido pensativo todos estos días, y lo he compartido con algunas personas que han terminado por plantearse íntimamente algunas cosas también.

En el referido post anterior hemos hablado de la libertad para mantener y no prohibir las corridas de toros. Los comentarios de los visitantes del blog me han parecido inteligentes y razonados, aunque no necesariamente me sienta de acuerdo con todos ellos. Concretamente Javier es el que ha explicado perfectamente lo que yo siento sobre este asunto, desde el punto de vista de la fe cristiana.

Pero, ¿qué sucede cuando entran en colisión el derecho a la libertad y un necesario límite a la libertad? Alguien dirá que poner límites a la libertad no es de buen liberal. Yo he contestado siempre que el hombre no está en condiciones de ejercer sobre los demás su propia libertad absoluta porque, tal y como nos lo demuestra la historia, la libertad total de un individuo rara vez se ha traducido en otra cosa que no haya sido en fractura de los derechos y libertades de otro.

Yo creo firmemente que la libertad sin límites termina por degenerar en tiranía hacia uno mismo o hacia el prójimo. Me explicaré con el ejemplo del tabaco, con el que no pretendo molestar a nadie, pero sí hacer un poco de pedagogía.

Creo firmemente en la libertad del individuo como uno de los pilares fundamentales de una sociedad libre e igualitaria en oportunidades. No puedo concebir mi sociedad ideal de otro modo. Creo también firmemente en el derecho de cualquier persona para hacer con su vida lo que quiera; es decir, a vestir como quiera, pensar lo que quiera, consumir lo que quiera y expresarse como quiera. Desgraciadamente, muchas de las personas que reclaman tales derechos no los conceden a los demás con el mismo convencimiento.

De modo que, siguiendo con el ejemplo del tabaco, puedo comprender perfectamente que cualquiera reclame su derecho a fumar. Como si quiere comer piedras. Ahora bien; ¿es honesto respetar la libertad de acción de quien cultiva y comercializa un producto que enfermará y convertirá en adictos a millones de personas?

¿Qué sucede cuando trasladamos esta incógnita hacia otros aspectos sociales, religiosos o políticos?

Quien respeta la libertad y la democracia, respetará de buen grado el derecho del ser humano a ser creyente, a profesar una u otra religión, a defender cualquier partido político de su preferencia, o a definirse como individuo o como parte de un colectivo. En contrapartida, quien pretenda que le sean respetados tales derechos, también deberá ser consciente de que otros pueden discutir, estar o no de acuerdo con los principios bajo los que él quiera vivir. Pero, ¿Qué se debe hacer cuando alguien, haciendo uso de su libertad, pretende anular la de otros mediante ideas políticas autoritarias, prácticas financieras abusivas o cultos religiosos que sojuzgan al ser humano, privándole de los derechos más fundamentales? Dicho de otro modo: ¿qué debemos hacer los que defendemos el liberalismo clásico frente a semejantes atentados contra la libertad?

Varias veces he citado en este sitio a Edmund Burke:

“Hay un límite en el que la tolerancia deja de ser una virtud.”

Desde que conozco esta frase la he defendido por absoluto convencimiento. Y he podido comprobar en numerosas ocasiones que, para salvaguardar mi libertad y la de otros, he tenido que dejar de hacer concesiones a quienes, paso a paso, con la “libertad” en sus bocas y sus escritos, no buscaban otra cosa que arrebatar el libre albedrío a quienes no se mostraban de acuerdo con sus postulados. Buena prueba de lo que sucede, por poner otro ejemplo, es la intención invasora del Islam sobre occidente. Dada la manifiesta inferioridad moral de dicho sistema socioreligioso ante el occidente fundado sobre principios cristianos, su método de invasión no nos llega como un choque frontal de culturas en la mayoría de la casuística. Es mucho más sutil. Es asentarse en nuestra sociedad y comenzar a exigir derechos y libertades que ellos no están dispuestos a conceder, en sus países, ni siquiera a quien es musulmán.

De igual modo sucede con ideas tales como el comunismo y el fascismo. Aunque no me guste; aunque lo considere digno de tarados morales y éticos, como liberal debo respetar que cualquiera se sienta atraído hacia ideas totalitarias. El pensamiento debe ser libre. Pero, parafraseando a Burke, no puedo ver, ni bajo el más mínimo ápice de tolerancia, la práctica del fascismo y el comunismo, simplemente porque, como no puede resultar de otro modo, el resultado de tales tendencias es la miseria intelectual, material y moral, así como el terror y el odio.

Alguien me preguntó, no hace mucho, si yo, como liberal, estaba de acuerdo con la prohibición del burka en centros oficiales y lugares públicos en España. Le contesté que sí. Y que, además, si de mi dependiese, propondría en el congreso un proyecto de ley al respecto y que cada diputado pudiese votar sin estar sujeto a ninguna disciplina de partido. Yo prohibiría el burka porque tal prenda de vestir no solo no constituye un problema de moda en absoluto, sino porque es un símbolo claro de dominación de unos seres humanos sobre otros, sirviéndose de ideas religiosas y del terror. De hecho, en los países donde se aplica el burka mayoritariamente, cualquier mujer que no lo lleve está expuesta a morir lapidada, ahorcada, apaleada o fusilada porque así puede decretarlo un tribunal religioso. Para mí, el reconocimiento del derecho al burka en España implica un reconocimiento tácito de España a las consecuencias a las que se pueden enfrentar las mujeres que no desean llevarlo.

Finalizando ya estas consideraciones, quiero volver a las corridas de toros. No me parece tan mal (sin que me parezca bien) que alguien las defienda con el argumento de la libertad de quienes les gustan estas prácticas, como los que las defienden asegurando que existen otros abusos sobre animales que no se solucionan. Insisto en que me parece nefasta la excusa del “y tú más” y del “si no lo hago yo, otro lo hará”. Pero si justificamos con el arte la muerte de un animal en una fiesta, ¿con qué autoridad moral podemos reprochar a un supuesto “artista” que deje morir de hambre a un perro para mostrarlo en fotografías artísticas?

¿Si permitimos que, por causa de una tradición, un pueblo de tarados inhumanos, en su fiesta patronal anual, persiga a lanzazos a un toro por sus calles para regocijo de sus habitantes, con qué autoridad moral podemos reprochar a quienes siguen practicando el sacrificio de animales por motivos religiosos? ¿Si toleramos, en nombre de la libertad, que un dictador mantenga a su pueblo en la miseria y el terror, con qué principios podremos ejercer una defensa coherente de la libertad?

12 comentarios:

Don Andrés dijo...

El problema que veo de fondo es que los toros, a diferencia de la violencia gratuita contra animales, son una tradición inmemorial. Yo como liberal entiendo que la tradición debe ser mantenida siempre que no obstaculice a los fines de la libertad. Y pese a que soy indeferente tanto por puro desdén como por mi origen gallego que me hace ver el toreo como algo ajeno a mi cultura, no veo que la existencia de espectáculos taurinos obstaculice la consecución de mayores cuotas de libertad. En cambio las prohibiciones me parecen una excusa del gobernante para ejercer un mayor control sobre el gobernado.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

A la hora de legislar hay que hacerlo con responsabilidad, y cuando se establecen prohibiciones hay que analizar las consecuencias, que pueden tener efectos no deseados, como en el caso de las corridas, un aumento de seguidores. Porque, si en EEUU, que tienen una mentalidad distinta a la nuestra, cuando se aprobó la ley seca, se incrementó considerablemente el mercado negro, no digamos en nuestro país, que parece que tenemos grabado en nuestro código genético el gusto por el fraude, como se puede comprobar con las consecuencias de algunas medidas legislativas, como el endurecimiento de la ley de tráfico, incluso con reforma del Código Penal, o la misma ley antitabaco. En el primer caso, ¿cuánta gente, en donde no hay radares, van a una velocidad mucho mayor de la permitida? La medida, como se ve, no ha servido para concienciar a la sociedad. En cuanto a la segunda ley, ¿cuántos bares o cafeterias en los que se puede fumar hay menores, cuya entrada está terminantemente prohibida? Y esto es así porque no se aplicó la ley, no se sancionó cuando se debía hacer, y si el español ve que no hay consecuencias lo va a hacer.

Por eso digo que prohibir las corridas de toros traerá consecuencias negativas. La mejor alternativa es dejar actuar a la propia sociedad, y como mayoritariamente a los jóvenes no les gustan las corridas, y éstos son los que sustituirán a los que les gusta, la sociedad española se acabará convirtiendo en antitaurina.

samueldl dijo...

Pienso que semejante ejercicio del “y tú más” se hace necesario al contemplar cómo tratan de aleccionarnos intelectual y moralmente sin saber lo que es predicar con el ejemplo. El ruso que se dedica a la trata de blancas no goza de autoridad moral para hablar de las virtudes de la prostitución ni mucho menos argumentar su legalización. Claro que llevas razón al señalar que tal ejercicio de malabarismo hace aguas intelectualmente; pero a razón de ese infantilismo se ilustra una ataraxia moral que invade a un espectro social cada vez mayor. Es más, seguiré manteniéndome en mi posición –no exenta de tozudez- de que nadie podrá darme collejas con la mano izquierda por defender la tradición taurina mientras con la derecha clava una pica a un toro en un correbous. Distinto es que lleve razón o no, pero me limito al terreno moral.

Metiéndonos en harina. Decías que «la libertad total de un individuo rara vez se ha traducido en otra cosa que no haya sido en fractura de los derechos y libertades de otro». ¿Podrías citarme un momento de la historia en el que el individuo haya gozado de libertad total? Con uno me conformaría. Me parece algo tramposo de la manera que calzas la libertad total como algo perjudicial para así poder vender cierta libertad paternalista. Sencillamente, la libertad de uno termina donde empieza la del otro, ¿no crees? ¿Quiénes somos nosotros para negarle al fumador su derecho a renunciar a un margen de vida y salud a cambio del inmediatismo del placer que le supone fumar? ¿No es acaso algo infantil siquiera semejante posibilidad prohibicionista? Es más, no veo moralmente deplorable que alguien comercie con el tabaco a sabiendas de hacer daño. En ese afán liberticida ¿dónde marcaríamos la línea del esto vale y esto no? ¿Por qué no hacerlo extensible al alcohol dada la existencia de la cirrosis y la desestructuración familiar, o al aspartamo de las bebidas light que debilitan el sistema inmunitario o ciertos medicamentos que se venden a troche y moche? Sabemos en qué deriva cada una de las intervenciones aun siendo en un supuesto beneficio de la sociedad, como bien señalara Mises: un círculo de más intervención y, por tanto, menos libertad. Analiza, por ejemplo, los resultados de la Ley Seca de los Estados Unidos.

samueldl dijo...

Decía Clive Staples: «De todas las tiranías, ninguna más opresora que la ejercida por el bien de sus víctimas. Más vale vivir bajo barones rapaces que estar sometidos a la autoridad de metomentodos morales y omnipotentes. La crueldad del gobernante rapaz puede dormir a veces y su concupiscencia estar momentáneamente saciada, pero quienes nos torturan por nuestro propio bien lo hacen sin cejar nunca en su trajín, pues cuentan para ello, en todo momento, con el permiso y la aprobación de la voz de su conciencia». Creo que ilustra perfectamente lo que trato de señalarte.

Me ha gustado mucho la trampa que te tendió tu amigo sobre el burka. Huelga aclarar que el burka no es una prenda religiosa, sino que sus orígenes se remontan a la aristocracia afgana y posteriormente su homogeneización en base al mero mimetismo. Al margen de eso, permíteme la frivolidad, pero aun siendo en base a su propia libertad religiosa y cívica, ¿no te parece también algo chusco ver a esas monjas que se pasean por Sevilla bajo un Sol de justicia a las tres de la tarde con su hábito? Sí, estoy en el “y tú más”; pero puestos a jugar a convertirnos en jueces universales… Creo que con Garzón ya tenemos lentejas para todo el invierno. No obstante, déjame decirte que estoy de acuerdo con la prohibición del burka en los espacios públicos, pues, como ya señaló el gran Arcadi Espada, «una cara borrada es incompatible con el sentido de lo público en nuestra civilización». Al margen de lo estrictamente religioso. Pero, si nos ceñimos exclusivamente al daño moral, emocional e incluso físico que suponen los unos y los otros, podríamos sacar nuestra guadaña liberticida de igual que tendríamos derecho a arrasar los campos de tabaco, ¿verdad? Qué complicado es tocar la libertad individual cuando ella no sobrepasa lo que la Ley contempla como límites formales y prácticos.

No obstante, concluyendo con tu reflexión, creo que el error –a mi juicio– con el que tropiezas es que, conscientemente o no, estás equiparando en derechos a animales y personas. Para gozar de derechos hay que gozar de obligaciones. Por desgracia, la única obligación de la que ha disfrutado la fauna a lo largo de la historia ha sido la de la sumisión al ser humano en tanto que somos la punta del iceberg, de igual que no pocas veces los gatos juegan con las lagartijas sin otro fin que el de darle rienda a su instinto y diversión. Claro que ello no nos da autoridad para desestabilizar nuestra propia naturaleza y esquemas vitales, pero ya sabemos: la tradición siempre ha podido con la razón… ¿Dónde marcarías la línea de un maltrato animal sí y otro no? Dado que veo que es lo que orbita a toda tu reflexión.

Perdón si en algún momento he podido parecer algo mordaz. No he dejado de escribir con cierta simpatía y complicidad respecto a lo que expones, aun habiendo encontrado ciertas fricciones. Quizá no haya sido todo lo reflexivo y serio que tu reflexión requiere, pero los dedos pisan el acelerador y la cabeza pone solo un pie en el circuito. Intentaré ser algo más ordenado y coherente la próxima vez.

Un saludo, Mike.

samueldl dijo...

No había leído el comentario de José Enrique. Veo que el también saca a colación la Ley Seca. Y siendo de leyes, su argumento pesa más que el mío :P

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

samueldl creo que analizar las consecuencias de las leyes no debe tener más o menos peso si lo dice una persona versada en Derecho, sino más bien de la sociología, que es el que analiza los comportamientos sociales. Mi análisis es el fruto, no de la interpretación de las leyes, sino de observar el comportamiento de las personas.

samueldl dijo...

Era una broma, ¡buen hombre!

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Me suponía.

Lino dijo...

El problema Mike, no es justificar las corridas de toros y el sufrimiento del animal solo porque otros animales también sufren, sino su crítica y prohibición solo por ese motivo, sin mencionar para nada el resto de situaciones.

Fernando Solera dijo...

Lo que está pasando en Cataluña, visto desde fuera, no tiene nombre. A mí lo de las corridas de toros ya me parece lo de menos. Lo más grave es asistir llenos de perplejidad a la sumisión de los catalanes, impasibles ante las muestras de liberticidio que les llevan infligiendo sus gobernantes desde hace muchísimos años. ¡Con lo grande que fue Cataluña, y en lo que se está convirtiendo! La verdad es que me parece una auténtica lástima.

Javier Solera dijo...

Gracias por mencionarme Mike. Ojalá todas las personas religiosas fueran tan coherentes en su relación con los animales como expresaste tú en tu artículo.

¡Un saludo!

Anónimo dijo...

Comparto su opinión al 100% Mike.

He enviado este escrito a varios de mis amigos, porque me parece esencial.

Un saludo

Labels

Aborto (27) Agua (7) Albert Rivera (2) Andalucía (5) Antonio Herrero (1) Aragón (26) Argentina (2) Arturo Pépez Reverte (2) Audio (1) Aznar (7) Baltasar Garzón (1) Bloggers (1) Bolivia (2) Brexit (1) Calentamiento Global (4) Cambio Climático (2) Canarias (4) Carlos Rodríguez Braun (3) Cataluña (59) Censura (5) Cesar Vidal (8) Ceuta y Melilla (4) Chikiprogre (1) Chile (2) Chunta Aragonesista (1) Cine (13) Ciudadanos (6) Ciudem (1) CNI (1) Colaboraciones (74) Colombia (8) Comunismo (46) Constitución (1) Corea del Norte (1) Corea del Sur (1) Corrupción (99) Crisis (42) Cuba (28) Daniel Ortega (1) Defensa de la infancia (34) Defensa de la mujer (18) Defensa de los animales (4) Demagogia (94) Democracia (6) DENAES (1) Deportes (5) Derechos Humanos (18) Desinformacion (22) dictador (2) Dictadura (49) Divorcio (1) Drogadicción (1) Ecología (4) Economía (83) Educación (33) El País (1) Elecciones (29) Emigración (1) Empleo (34) Encuestas (41) Energía Nuclear (10) España (18) Estatuto (2) ETA (58) Eurovisión (5) Eutanasia (4) Evo Morales (2) Expo 2008 (3) Familia (7) Fascismo (12) Federico Jiménez Losantos (8) Feminismo (11) Fidel Castro (26) Fraga (3) Francia (1) Franco (6) Frikis (6) Fútbol (2) Gastronomía (4) Guardia Civil (4) Guinea Ecuatorial (5) Haití (2) Historia (11) Homosexualidad (6) Huelgas (25) Hugo Chávez (31) Humor (4) Impuestos (4) Individualismo (1) Internet (3) Intolerancia (29) Irak (2) Isabel del Río (6) Islam (35) Israel (16) Joaquín Costa (2) Juan Antonio Cebrián (1) Justicia (71) Laicismo (3) Leire Pajín (6) lib (1) Liberalismo (17) Libertad (90) Libertad Religiosa (8) Libia (3) Literatura (20) Luis Herrero (5) Luís Herrero (4) Machismo (1) Manipulación (97) Margaret Thatcher (1) María San Gil (1) Marruecos (18) Martha Colmenares (1) Martín Cid (16) Mayor Oreja (2) Media (14) Melvin (2) Memoria Histórica (9) Mérito (27) Mitt Romney (4) Monarquía (18) Música (9) Nacionalismo (60) Navidad (5) No sé como... (1) Nostalgia (4) Obama (15) Olimpicos (1) Oriana Fallaci (1) Pablo Iglesias (3) Pan y Circo (7) PAR (5) patriotismo. (1) Pedro Sánchez (1) Pepe Blanco (28) Perez Henares (1) Pérez Rubalcaba (11) Pinochet (2) Pio Moa (1) Piratería (1) PNV (6) Podemos (7) Policía (2) Políticos (53) Populismo (58) PP (87) Premio (29) Premios (12) prensa (2) Progresía (70) Prostitución (1) PSOE (169) Pueblo Saharahui (9) Racismo (1) Radio (17) Rafael del Barco Carreras (53) Rajoy (37) Reagan (2) Regina Otaola (2) Reino Unido (1) Religión (3) República (12) Roberto Centeno (2) Rosa Díez (2) Sacrificio (2) Salud (6) Sánchez (1) Sarkozy (1) SGAE (1) Sindicatos (32) Socialismo (79) Sociedad (3) Superación (2) Tecnología (7) Televisión (30) Terrorismo (119) Thanksgiving (1) U.S.A. (27) Unión Europea (11) UPyD (3) VCT (1) Venezuela (23) Videos (12) Voces contra el Terrorismo (1) Xenofobia (1) Zapatero (187) Zaragoza (24)