NACE REPUBLICA.ES


En estos tiempos en los que España parece revivir a menudo el encanallado enfrentamiento  previo a la guerra de 1936, gracias en su mayor parte a la cosecha recogida de aquella maldita siembra de una ley de memoria histórica hecha solo para algunos, supone un soplo de aire fresco la aparición de un nuevo medio digital que, a priori, no se posiciona explícitamente a favor de ningún partido político de los que componen la casta parasitaria y expoliadora que los españoles hemos venido a llamar “clase política”.

Doy la bienvenida, con ilusión, (el tiempo dirá si es otra ilusión rota) a un nuevo diario digital: República.es.

Quien esto escribe ha llegado, en muchas ocasiones, a estar a la vez harto y decepcionado por haber tenido que explicar constantemente que ser republicano aquí, en España, no significa necesariamente ser comunista, socialista, independentista, frentepopulista, perseguidor de creyentes ni quemador de fotos del rey. Quien esto escribe ha tenido que recordar a mucho “enterado” de la historia española reciente que existimos los republicanos de derechas, muchos de nosotros, además, liberales, y que buena parte de las naciones más prósperas del mundo son, precisamente, repúblicas. Quien esto escribe, queriendo ahorrarse las explicaciones que lleva compartiendo tantos años cuando se le pregunta cómo puede ser posible que uno sea republicano pero no rojo, ha decidido aplicar a menudo la cita de Ronald Reagan (cuánto le echamos de menos muchos de nosotros) que dice así:

“La diferencia entre una república y una república popular es la misma que existe entre una camisa y una camisa de fuerza.”

En algunos aspectos, el poso de incultura e ignorancia política que el pasado siglo XX depositó sobre España permanece hoy. Estoy convencido de que una ley de memoria histórica que buscase el conocimiento real de nuestra historia y homenajease a tantas víctimas ignoradas por no ser del color político del agrado de unos u otros, sería aconsejable como parte de un plan que iniciase la culturización del español medio, ignorante de su historia, acólito de discursos partidistas y más interesado en la última oferta de teléfonos celulares y en los programas basura de televisión.

En principio, los colaboradores que aparecen en la portada de República.es sugieren un cierto pluralismo de opiniones. Por mi parte, agradezco que en la red exista un medio que lleve por nombre “Republica” sin exhibir banderas tricolores, simbología  socialista y comunista, ni loas a Santiago Carrillo y al sindicalismo a sueldo del Gobierno de Zapatero.

1 comentarios:

BOIRA_A dijo...

Mike Gracias por informarnos del republicano digital, me gustaria recibirlo por email, pero no veo como solicitarlo, serias tan amable de indicarlemo
VIVA LA REPUBLICA

Un saludo