10 de enero de 2011


Exceptuando algunos comentarios del Presidente Zapatero y de sus ministros, las previsiones generales para el nuevo año 2011 son tremendamente malas. En realidad, no hace falta ser un genio de las finanzas ni de la alta política para darse cuenta de ello. Basta con salir a la calle y moverse por la ciudad para percibir el clima de desesperanza y escepticismo que se impone a diario entre empresarios, comerciantes y empleados.

Yo comienzo 2011 haciendo una pequeña declaración de intenciones para el día de hoy. No pienso ver ni medio minuto de la entrevista que esta noche realizará Antena 3 al Presidente José Luís Rodríguez Zapatero.

No lo haré, porque no creo que nadie, y menos un político del nivel de ZP, cambie de ideas e intenciones en pocos días. Y como escuché entera la entrevista que Carlos Herrera, en Onda Cero, le hizo a Zapatero apenas hace una semana y media, estoy seguro que la aparición de éste en Antena 3 esta noche será más de lo mismo: No reconocer ni un solo error de los muchos cometidos durante su mandato, nuevas mentiras sobre el final de la crisis y cargo de culpas de todo lo sucedido sobre los que son oposición desde marzo de 2004. Me atrevo a decir, si que por ello nadie pueda asegurar con razón que este comentario es una defensa del PP y de Mariano Rajoy, que quien siga creyendo en las mentiras del Presidente del Gobierno y de sus ministros y colaboradores es un mediocre, o un sectario, o tiene un severo problema de apreciación de la realidad. Pero cada uno es libre de poner sus preferencias a los pies de quien más guste.

Es con respecto a la libertad que ha llamado mucho mi atención la polémica suscitada por la nueva normativa sobre el consumo de tabaco en lugares públicos. Por supuesto, opino que hay asuntos mucho más importantes y trascendentes que éste, pero no puedo dejar de escribir mis  impresiones, más por el objetivo de compartirlas que de coincidir, o no, con las opiniones mayoritarias.

Creo firmemente que el mejor modo de resolver un problema es buscar su origen. Cualquier otra cosa es parchear los daños y permitir (en ocasiones, incluso fomentar) que el problema siga existiendo. Así, considero que el principal problema del tabaco es el consumo que se hace de él. Como ya defendí en otras ocasiones, me parece realmente absurdo que tratemos de legislar sobre este producto, sin atrevernos abiertamente a prohibirlo, tal como hacemos cuando detectamos propiedades dañinas en alimentos, juguetes o cualquier otro artículo que aparece en el mercado. Estoy convencido de que la costumbre de fumar tabaco, tan fomentada por las empresas tabaqueras y por gobiernos y personajes públicos hace muchas décadas, lo convirtieron, para beneficio de sus productores y de los propios estados, en un producto común, socialmente aceptado y hasta aconsejado entre el público. Ahora, y desde finales de los 80s, el tabaco ha ido perdiendo su imagen glamurosa para convertirse en algo indeseable que, sin embargo, sigue estando permitido, aunque cada vez más restringido.

Desde mis convicciones liberal clásicas, respeto que cada uno sea libre de hacer con su vida lo que desee. Pero, partiendo de esa premisa, me pregunto si es ético y moral respetar la “libertad” de quien pretende lucrarse a costa de la salud del prójimo. En cualquier caso, prácticas como el fumar pueden tomarse como un ejercicio de libertad, pero solamente al principio. Luego se convierten en un hábito que degenera en adicción. Y cualquier adicto sabe bien que no es libre para dejar de consumir libremente.

Consideraciones particulares al margen, reconozco que esta nueva ley / chapuza del partido socialista ha generado polémicas que, ya en algún caso, resultan verdaderamente exageradas. Pero esta ley también a resultado ser un agravio hacia muchos hosteleros, que se vieron obligados, hace tan solo unos años, a modificar sus locales, invirtiendo grandes cantidades de dinero, para acondicionar áreas de fumadores en sus respectivos negocios. Ahora, aquellas inversiones se pierden, al quedar prohibido fumar en cualquier sitio del interior de los establecimientos de hostelería.

En resumen, y siempre bajo mi punto de vista: Cada uno es libre de fumar, pero a mí me parece que esto es un mal uso de la propia libertad bajo cualquier punto de vista. Pero, guste la nueva normativa o no, los fumadores tendrán que cumplirla o atenerse a las consecuencias. Ahora está por ver si a los propietarios de los bares y restaurantes que se han publicitado gratis anunciándose como objetores y rebeldes a la nueva ley les merece la pena arriesgarse a tener que hacer frente a las posibles sanciones.

1 comentarios:

Martha Colmenares dijo...

Hola Mike, ya veo que prohibiciones por allá y por aquí. Debes estar enterado que hasta una ley de Internet nos clavaron. Bueno, así vamos. Espero que a nivel personal tengas un gran 2011.
Aprovecho de mencionarte sobre la campaña humanitaria por la salud de la juez Afiuni, ojalá nos apoyes.
Abrazos

Labels

Aborto (27) Agua (7) Albert Rivera (2) Andalucía (5) Antonio Herrero (1) Aragón (26) Argentina (2) Arturo Pépez Reverte (2) Audio (1) Aznar (7) Baltasar Garzón (1) Bloggers (1) Bolivia (2) Brexit (1) Calentamiento Global (4) Cambio Climático (2) Canarias (4) Carlos Rodríguez Braun (3) Cataluña (59) Censura (5) Cesar Vidal (8) Ceuta y Melilla (4) Chikiprogre (1) Chile (2) Chunta Aragonesista (1) Cine (13) Ciudadanos (6) Ciudem (1) CNI (1) Colaboraciones (74) Colombia (8) Comunismo (46) Constitución (1) Corea del Norte (1) Corea del Sur (1) Corrupción (99) Crisis (42) Cuba (28) Daniel Ortega (1) Defensa de la infancia (34) Defensa de la mujer (18) Defensa de los animales (4) Demagogia (95) Democracia (6) DENAES (1) Deportes (5) Derechos Humanos (18) Desinformacion (22) dictador (2) Dictadura (49) Divorcio (1) Drogadicción (1) Ecología (4) Economía (83) Educación (33) El País (1) Elecciones (29) Emigración (1) Empleo (34) Encuestas (41) Energía Nuclear (10) España (18) Estatuto (2) ETA (58) Eurovisión (5) Eutanasia (4) Evo Morales (2) Expo 2008 (3) Familia (7) Fascismo (12) Federico Jiménez Losantos (8) Feminismo (11) Fidel Castro (26) Fraga (3) Francia (1) Franco (6) Frikis (6) Fútbol (2) Gastronomía (4) Guardia Civil (4) Guinea Ecuatorial (5) Haití (2) Historia (11) Homosexualidad (6) Huelgas (25) Hugo Chávez (31) Humor (4) Impuestos (4) Individualismo (1) Internet (3) Intolerancia (29) Irak (2) Isabel del Río (6) Islam (35) Israel (16) Joaquín Costa (2) Juan Antonio Cebrián (1) Justicia (71) Laicismo (3) Leire Pajín (6) lib (1) Liberalismo (17) Libertad (90) Libertad Religiosa (8) Libia (3) Literatura (20) Luis Herrero (5) Luís Herrero (4) Machismo (1) Manipulación (97) Margaret Thatcher (1) María San Gil (1) Marruecos (18) Martha Colmenares (1) Martín Cid (16) Mayor Oreja (2) Media (14) Melvin (2) Memoria Histórica (9) Mérito (27) Mitt Romney (4) Monarquía (18) Música (9) Nacionalismo (60) Navidad (5) No sé como... (1) Nostalgia (4) Obama (15) Olimpicos (1) Oriana Fallaci (1) Pablo Iglesias (3) Pan y Circo (7) PAR (5) patriotismo. (1) Pedro Sánchez (2) Pepe Blanco (29) Perez Henares (1) Pérez Rubalcaba (11) Pinochet (2) Pio Moa (1) Piratería (1) PNV (6) Podemos (8) Policía (2) Políticos (53) Populismo (58) PP (87) Premio (29) Premios (12) prensa (2) Progresía (70) Prostitución (1) PSOE (170) Pueblo Saharahui (9) Racismo (1) Radio (17) Rafael del Barco Carreras (53) Rajoy (37) Reagan (2) Regina Otaola (2) Reino Unido (1) Religión (3) República (12) Roberto Centeno (2) Rosa Díez (2) Sacrificio (2) Salud (6) Sánchez (1) Sarkozy (1) SGAE (1) Sindicatos (32) Socialismo (79) Sociedad (3) Superación (2) Tecnología (7) Televisión (30) Terrorismo (119) Thanksgiving (1) U.S.A. (27) Unión Europea (11) UPyD (3) VCT (1) Venezuela (23) Videos (12) Voces contra el Terrorismo (1) Xenofobia (1) Zapatero (187) Zaragoza (24)