4.9.19


Puede escuchar el texto  al final del artículo.


Hasta donde ha trascendido, solo el partido Vox al completo y algún caso puntual de diputados de otros partidos como Ciudadanos, han boicoteado con su ausencia la recepción de la delegación oficial iraní en el Congreso de los Diputados. Congreso que, por unas horas, ha vuelto a ser tan machista como aseguraban las fuerzas demagogas de izquierdas que se empeñaron, hace un tiempo, en denominar a la cámara baja como “Congreso de los Diputados y Diputadas”. Es muy revelador que, ante la presencia de musulmanes, al movimiento progre y a todos sus satélites subvencionados se les pasa la fiebre hembrista a la misma velocidad con la que un alcalde corrupto coloca a sus familiares y amigos en un ayuntamiento.

Los activistas habituales de las redes sociales a favor de Podemos y PSOE guardan un atronador y genuflexo silencio sobre el asunto. Ninguno de ellos es independiente en criterio y obedecen ciegamente a sus amos. Y sus amos callan reverencialmente ante el Islam, por mucho que el Islam trate de imponer sus modos y métodos y por más cuerda que gaste en ahorcar públicamente a homosexuales en las calles de Teherán.

Sin embargo, este capítulo de descrédito ideológico de toda una izquierda hipócrita y una derecha indiferente y servil no pasará de ser una anécdota más que caerá bien pronto en el olvido, como lo demostrará la cantidad de mujeres y gays izquierdistas que votarán nuevamente al PSOE y a Podemos en cuanto se presente la ocasión. Mientras tanto, y para asegurar ese caladero de votos que la ideología de género presta generosamente a esos partidos, los medios del sistema callan o desinforman sobre cómo el Islam restringe en sus países esos mismos derechos que la ideología de género reclama en occidente.

A mediados del pasado agosto en Palestina, una de las tierras icono de la izquierda, la Autoridad Nacional prohibió los actos de la comunidad LGBT, que pretendía organizar un desfile, diversos actos y comunicados de prensa. El motivo para tal prohibición, de haber sido adoptado en España por nuestros gobernantes, habría provocado manifestaciones y llamadas a un mayor extremismo de género. Según la Autoridad Nacional Palestina, los actos de la comunidad LGTB debían ser prohibidos por “infringir los principios y valores de nuestra sociedad”

De hecho, las autoridades conminaron a sus ciudadanos a denunciar cualquier tipo de acto de esa índole y calificaron a los promotores del movimiento LGBT como “sediciosos”, advirtiendo de su posible arresto si éstos insistían en seguir adelante con sus actividades.

¿Qué sucede en la izquierda homosexual española  cuando sus dos ideologías favoritas, el Islam y la ideología de género, colisionan? ¿Qué sucede en la izquierda española cuando su querido y respetado Islam reprime a los homosexuales y los mata? ¿Qué sucede en la izquierda española, feminazi y hembrista fusila o corta la cabeza a mujeres violadas que son acusadas de adulterio cuando ellas no pueden presentar a cuatro testigos de su violación, como obliga  su ley?

Nada. No sucede absolutamente nada.

Bueno, sí. Sucede que feminazis, gays, hembristas y demás colectivos perturbado-subvencionados acuden a votar en masa a la izquierda. Lo cual, más que una contradicción, es la demostración empírica de que en cuestión de género y de feminismo, lo que menos importa es defender supuestos derechos, porque lo principal es asegurarse el puesto, la subvención, y sembrar el odio que facilite todo ello.



Login en para comentar bajo su responsabilidad

- Redes Sociales -

      MIKE SALA EN FACEBOOK       MIKE SALA EN YOUTUBE      MIKE SALA EN TWITTER       MIKE SALA EN VK - LA ALTERNATIVA A FACEBOOK SIN CENSURA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cualquiera es libre de opinar aquí. Pero quien opine será responsable de sus palabras.