Pan y circo para los marroquíes


El objetivo principal de los atentados del 11-M está plenamente cumplido. Estoy absolutamente convencido y me remito a los hechos y sus resultados. Para los terroristas, el número de víctimas era indiferente. Tanto les daba doscientos que mil. Lo verdaderamente importante para ellos era convulsionar el país, conmover los cimientos de la convivencia ciudadana, de la clase política y de la nación al completo. Así lo demostraron los documentos encontrados a una célula islamista holandesa, meses después de los atentados de Madrid. En ellos se reflejaba un acertado análisis social del pensamiento político en España, pronosticando que un golpe suficientemente sangriento justo antes de las elecciones provocaría la profunda fractura que estamos sufriendo desde hace tres años.

Pero España no aprende ni a golpes de cadáver. Lo que aquí se convirtió en una avalancha de mentiras, manipulación, abuso, violencia e incumplimiento de la ley electoral, en Gran Bretaña, con otro atentado a cuestas, provocó la unión férrea entre los partidos del gobierno y de la oposición.

Esa es la diferencia. La apariencia de debilidad que España ofrece al resto del mundo facilita que el rey-dictador de Marruecos, por ejemplo, ponga en jaque durante décadas a los gobiernos españoles con sus reivindicaciones acerca de Ceuta y Melilla. Aún quiero ir un poco mas allá: Si el asunto del islote de Perejil hubiera sucedido con algún territorio británico o francés, los ciudadanos de dichos países se hubieran unido como una piña (ya lo han hecho en otras ocasiones) y nadie se hubiera pitorreado tal y como hicimos aquí de nuestro propio gobierno y de nuestro ejército. Aquí tuvimos oír a algún dirigente progresista llamar fascista y abusador a nuestro gobierno. Bochornoso. Bochornoso también porque esa mini invasión de territorios de estos países – por seguir el mismo ejemplo - ni siquiera se hubiese producido.

Me alegra que, por fin, los reyes hayan visitado Ceuta y Melilla, pero no les disculpo el hecho de que hayan tardado más de treinta años en visitar a aquellas gentes que se sienten mucho mas españoles de lo que lo hacen algunos territorios peninsulares. Esto es fidelidad, a pesar de tantos años de abandono. Fidelidad por igual de los habitantes de origen español como de los marroquíes nacionalizados y sus descendientes nacidos en territorio español y que ni por asomo quieren oír hablar de ser ciudadanos alahuitas.

¿Qué es lo que hay que temer de Marruecos para que los gobiernos españoles y la casa real tengan que mirar siempre hacia otro lado? Considero normal y lógico que el tirano marroquí y sus ad láteres clamen por Ceuta y Melilla y reivindiquen ambos territorios. Pan y circo. Distraer a un pueblo deprimido y sojuzgado con exaltaciones nacionalistas y victimistas es una práctica muy vieja y hoy en día habitual entre dictadores y fanáticos como Chávez o Carod Rovira; Pero España no solo no debería entrar en ese juego con respuestas tímidas sino que, además, debería reaccionar con fuerza y contundencia a la hora de defender los propios intereses. Es el único idioma que respetan los déspotas como Mohamed VI.

Por otra parte me pregunto si el rey no le habrá salvado la cara al Presidente del Gobierno con esta oportuna visita y semejante baño de banderas españolas en un momento en el que el mismo gobierno naufraga por su escaso apoyo a la unidad del país y su complacencia con los nacionalistas.

No creo que durante este año pre-electoral oigamos hablar de alianza de civilizaciones. No conviene. Ahora toca ser mas españolista aunque haya que hacer algún que otro alarde de banderas. O sea, cara al sol que mas calienta.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

El Mohamed es otro de tantos tiranos que entienden que su pais es literalmente suyo. Yo tambien creo que teniendo al puelbo ocupado con estas reivindicaciones evita problemas de disidencia. Ademas usa la inmigracion ilegal como fuerza de invasion y de desgaste. No entiendo como los gobiernos de España no han sido mas fuertes en sus posiciones. Y tampoco comprendo ese amor del rey Juan Carlos por este gilipollas y el corrupto de su padre.

Yo tambien pienso que españa es un pais debil que no protege sus intereses.

Alberto.

Anónimo dijo...

Ceuta y Melilla nos han dado una leccion. Quizas demasiadas banderas para el gusto de zp.

Anónimo dijo...

Mohamed 6º no es mas que un vividor a costa de su pueblo, como cualquier dictador. Mantiene privilegios al ejercito y a sus familiares y con ese apoyo le basta. con Ceuta y Melilla tiene un autentico chollopara tener distraido a su pueblo y tambien son un par de sitios para presionar y forzar negociaciones. Solo cabe mano dura si es necesario.

Anónimo dijo...

Lo raro es que no pida las islas canarias desde hace tiempo. Nadie duda que seria el siguiente paso.

Anónimo dijo...

a ver cuantos inmigrantes sin papeles nos cuesta esta visita. a ver cuantas muertes en patera.

Lo que deben estar tr4agando en marruecos con semejante corrupto.

Anónimo dijo...

Esos muertos le importan poco al moro.

Anónimo dijo...

y ahora dice que quiere negociar pacificamente la cesion de ceuta y melilla. como no andemos listos nos tocara bajarnos los pantalones, como siempre.

Anónimo dijo...

La capacidad de la diplomacia española es para preocupar. Pero si España elijiera mejor a sus aliados, podriamos vivir con estos problemas mas controlados. No es nada malo, es mas, es muy recomendable, que Zapatero volviera sus ojos a los estados unidos, granbretaña y francia y formar un frente comun de intereses.