McCain no pierde el tiempo.


A penas ha pasado un día desde que Barak Obama ha derrotado definitivamente a Hilary Clinton y John McCain abre fuego.

McCain propone a Obama 10 debates con público para contestar las preguntas que hagan los asistentes, pero el equipo demócrata no acepta el reto al cien por cien, aún.

Ahora que ya tenemos claro quienes serán los candidatos para las próximas elecciones, tiempo es de valorar las propuestas que cada uno de ellos haga para acometer la tarea de solucionar los asuntos más importantes que afectarán a la nación y, en buena medida, al resto del mundo.

Para ser sincero, he de confesar que, hoy por hoy, estoy más impaciente por conocer los planes del Partido Demócrata y su líder. Siento curiosidad por asistir a la evolución de este momento histórico de occidente – histórico no solo porque uno de los candidatos sea negro, que para mí es lo de menos – en el que pueden comenzar a dibujarse las líneas básicas y la dirección que tomará la política interna y externa de los Estados Unidos.

Pero para que lleguemos a ese momento en el que se acometerán nuevas tareas, debemos esperar y comprobar si realmente Obama es el nuevo y definitivo líder con el que los demócratas pretenderán ganar la Casa Blanca o, por el contrario y tal como aseguran muchos, es un bluff mediático que ha buscado remover ciertas conciencias menos duras y movilizar a los votantes nostálgicos de un John Fitgerald Kennedy mitificado hoy día hasta la exageración. El tiempo aclarará mis dudas, que no solo albergo por mis modestos análisis de la prensa de los Estados, pero que también alientan un buen número de amigos y conocidos que me contactan casi a diario desde muy variadas ciudades de Norte América.

Yo no tengo tan claro como El Rincón de la Libertad que Obama llegue a ser el próximo presidente. No se si mi duda proviene de mi simpatía por McCain y lo que propone, o porque el demócrata no me ha convencido.

Y debo reconocer también que las intenciones mostradas por Obama de dialogar con el criminal régimen castrista no me han inclinado precisamente a verle con mejores ojos.

En cualquier caso, habrá que esperar; pero no mucho.

Y ya puesto en el tema, cómo me gustaría que aquél sistema de elección de candidato para cada partido se adoptara aquí. La supuesta democracia interna que se aplica en los partidos españoles está cada vez más en entredicho, aunque no nos dejemos engañar; hay quienes proponen modificar el sistema desde hace muchos años, y otros tantos se suben ahora al carro, tal y como hacían algunos “demócratas de toda la vida” a la muerte de Franco, refugiándose bajo los colores políticos más dispares….

7 comentarios:

H dijo...

Yo ya me lo creo todo. Pero si Obama llega a gobernar que nos pillen confesados.

josevillano77 dijo...

El resultado electoral dependerá sin duda de las opiniones y comentarios que haga Pepe Blanco de aquí a las elecciones.

Anónimo dijo...

Eso, dadle cancha al pepe blanco a ver si...

Anónimo dijo...

Será Obama otro ZP? O tendrá principios e ideas...?

Veremos en los próximos meses

Mike dijo...

Andrés

Mike dijo...

Peste de adsl...

Andrés, como te decía, te publico el comentario. Copio y pego:

Será Obama otro ZP? O demostrara principios e ideas?

veremos en los próximos meses.

Anónimo dijo...

Puta mierda de blog