6 de agosto de 2008


Estoy absolutamente convencido de que hay delincuentes que no desean ser “reinsertados” en la sociedad.

El vergonzoso asunto de De Juana, que se ve libre aún habiendo cometido tantos crímenes, declarándose orgulloso de ello desde que fue capturado, demuestra sin lugar a dudas que la redención de penas es un absoluto exceso de ingenuidad por parte de los legisladores, cuando se aplica a ciertos criminales. Incluso con la ley en la mano, es tremendamente injusto que semejante asesino esté ya es su casa. Injusto para la sociedad y un agravio para las víctimas.

Hay quien considera “menos humano” e incluso “reaccionario” que la pena de cadena perpetua sea aplicada a ciertos delitos. Me parece una opinión válida, dependiendo sobre todo de la intención. Pero yo estoy convencido, desde hace muchos años, que quien demuestra ser un malvado redomado (trastornos mentales al margen) no debe merecer ventajas ni tratamientos especiales, precisamente porque no lo merece y porque cuando la justicia favorece a unos más que a otros deja de ser justicia y se convierte en arbitrariedad.

La cuestión que me impulsa a plantearme de nuevo el cumplimiento completo de las condenas y la existencia de la cadena perpetua es: ¿merece De Juana estar libre? La respuesta es “no”. No lo merece. Si la justicia española fuera Justicia, De Juana saldría de la cárcel para ir directamente al cementerio, deseándole, por supuesto, una bien longeva vida para que estuviera encerrado el mayor tiempo posible. Sin privilegios y sin notoriedad.

Desgraciadamente, en esta España paraíso de demagogos y relativistas, lo que acabo de escribir me coloca, para muchos, en la extrema, rancia y reaccionaria derechona. Y a quienes así opinan y me lo hacen saber, se lo voy a poner más fácil para que sigan equivocándose.

Comentaba antes sobre la intención de ciertas opiniones. En política, en ciertos partidos más que en otros y en algún país mucho más que en otros, importa más oponerse a las proposiciones del contrario antes que buscar el bien general. Estoy convencido de lo que digo porque lo observo a diario en las declaraciones de los políticos que, como comentó hace poco Juan Antonio Gómez Marín, cada día que pasa aguantan menos un examen de hemeroteca.

Ahora, para aplacar la ira de muchos ciudadanos, el Gobierno, por boca de alguno de sus ministros, habla del cumplimiento completo de las condenas. ¿Lo hace solamente por evitar un mayor desgaste en la opinión pública, o porque realmente siente que la ciudadanía requiere una reforma de las leyes? Mi nula confianza hacia el gabinete Zapatero me inclina hacia la primera opción. Y repasar las hemerotecas, cosa que deberíamos hacer a menudo para comprobar el verdadero talante de quienes nos gobiernan, me reafirma definitivamente en lo dicho. Creo que hablan para quedar bien; para acallar bocas y tranquilizar ánimos.

Un amigo me envía el extracto de un artículo de Minuto Digital, que revela para nuestras memorias lo que el olvido de nuestros ministros oculta:

No se puede pasar por alto que entre 1986 y 1995 el PP llevó al Congreso nada más y nada menos que 9 iniciativas legislativas para favorecer el cumplimiento integro de penas por terroristas. El PSOE se negó a sacar adelante todas ellas. José Luis Rodríguez Zapatero, que actuó de portavoz socialista, en 1991, en el debate de una iniciativa del PP en este sentido, donde el PSOE votó en contra, tachó la iniciativa de “reaccionaria” y pidió al PP que no se sumara a tendencias “que parecen volver a los postulados vigentes después de la II Guerra Mundial, en cuanto a política criminal”. Y María Teresa Fernández de la Vega, siendo Secretaria de Estado de Justicia, aseguraba que no creía en el cumplimiento íntegro de la pena porque “pretende retroceder 200 años para aplacar los supuestos deseos de venganza”.

De modo que no debe extrañar a nadie que quienes defendemos el cumplimiento completo de las penas, y aún de la cadena perpetua, para los terroristas asesinos y criminales que se distinguen por su atrocidad y reincidencia, seamos tachados de fachas, cavernícolas, fascistas y proimperialistas (¿?). Hace años, durante una de mis intervenciones en un coloquio de un programa en Onda Rambla Tarragona, un oyente me reprochaba mi supuesta ambigüedad por pretender defender las libertades de los ciudadanos – a cuento de un debate sobre la libertad de expresión, de religión y de opinión – y a la vez defender mi posición en cuanto a que ciertos criminales merecen pasar el resto de su vida en la cárcel. Este oyente me tachaba de “inquisidor” por ello, sin importarle nada que mi argumento se basase en la defensa de la integridad y la libertad de quienes circulamos por las calles, expuestos a que un “reinsertado”, no arrepentido y además ensalzado como héroe por sus simpatizantes, pudiera hacerme saltar por los aires junto a diez o doce personas más. No hubo modo de hacerle entender la cuestión, porque para él la cuestión era que quien así opinaba, yo, era poco menos que un nostálgico del antiguo régimen.

La táctica de la descalificación y el etiquetado funciona con muchos; pues, para no ser calificados de ese modo, no se atreven a hacer públicas sus opiniones. O lo que es lo mismo; no se atreven a hacer oposición. Pero conmigo no resulta, porque si de algo me declaro enemigo es de la ambigüedad y la demagogia. Creo que en las circunstancias que estamos viviendo, provocadas por la ineptitud manifiesta y secular de buena parte de la clase política, no se puede funcionar con medias tintas, si lo que se pretende verdaderamente defender la libertad de los inocentes.

Defiendo la reinserción del delincuente que esté en condiciones de recibir tal beneficio, bajo un proceso tutelado por las autoridades competentes. Y defiendo el cumplimiento completo de las condenas y la instauración de la cadena perpetua en España, para quienes no merecen estar en libertad ni un solo minuto de sus vidas, sin privilegios, ni acuerdos, ni beneficios especiales.

http://www.minutodigital.com/actualidad2/2008/08/05/el-psoe-rechazo-las-reformas-legislativas-que-mantendrian-a-de-juana-en-la-carcel/

7 comentarios:

Martha Colmenares dijo...

Igualmente estoy segura, ¡que va a querer ese! Es un asesino.
Saludos

Julia dijo...

Totalmente de acuerdo. Mano dura con quien lo merece.

Andrés Álvarez dijo...

Yo estoy de acuerdo con tu planteamiento. Dejando de lado, el supuesto de estado de sitio, ordinariamente soy partidario de la cadena perpetua para aquellas personas que atenten o violen derechos relativos a la vida, la integridad y la dignidad humana. Es decir, un terrorista, un asesino múltiple, un torturador o un homicida merecen en mi opinión pasarse la vida en prisión privados de libertad, si cabe incluso con trabajos forzados y sin ningún tipo de trato condescendiente o lujo de ninguna clase.

El caso de los violadores, pederastas y demás maníacos sexuales precisa una consideración aparte. Estos criminales merecen pasar la vida encarcelados, debido ello a que son sujetos potencialmente reincidentes y peligrosos. Pero respecto a la castración química, estoy a favor de que de manera voluntaria el delincuente se someta a este tratamiento, abriendo así una puerta hacia la reinserción social tras cumplir una condena razonable, equitativa y justa. Por el contrario el que no se someta al tratamiento, que está en su derecho, debe pasar el resto de la vida privado de su libertad.

Por supuesto, a todo esto hemos de sumar las indemnizaciones pertinentes a pagar por el criminal condenado a las víctimas o damnificados, a las cuales debe resarcir en términos dinerarios, según mi criterio, con sus bienes patrimoniales presentes y futuros.

Simplemente quería expresar mi opinión.

Ley y Orden por siempre en la espada de la Justicia.

Marta Prieto dijo...

Me choca mucho el planteamiento de la venganza que aparece en el artículo de Minuto Digital.

Si en los 80 se hubiera puesto coto a esto, no estaríamos en esta situación.

josevillano77 dijo...

Estoy de acuerdo rotundamente contigo Mike, y con los demás blogueros.En cuanto a la castración química,de química nada,dos piedras y ¡placa!, se acabó el violador.

Falete dijo...

El Estado es una pescadilla que se muerde la cola. El Gobierno es la cabeza y los votantes, la cola (Por ese orden).

Si uno ejerce una voluntad sobre el otro, el otro no tiene mas remedio que cambiar. Si no hay cadena perpetua o si no nos planteamos seriamente y sentados en la mesa el endurecimiento de la pena para que terroristas salgan de la carcel con bastón es porque a los españoles en general les interesa tener coche, casa y algo que llevarse a la boca. Todo lo demás son peroratas que no va con ellos.

Pero vamos, que ahora mismo tenemos lo que el pueblo soberano, rencoroso, soberbio (en Andalucía dulcemente sobornado) y estúpido a elegido.

Andrés dijo...

completamente de acuerdo. Y que me llamen facha, que me importa un pito

Labels

Aborto (27) Agua (7) Albert Rivera (2) Andalucía (5) Antonio Herrero (1) Aragón (26) Argentina (2) Arturo Pépez Reverte (2) Audio (1) Aznar (7) Baltasar Garzón (1) Bloggers (1) Bolivia (2) Brexit (1) Calentamiento Global (4) Cambio Climático (2) Canarias (4) Carlos Rodríguez Braun (3) Cataluña (59) Censura (5) Cesar Vidal (8) Ceuta y Melilla (4) Chikiprogre (1) Chile (2) Chunta Aragonesista (1) Cine (13) Ciudadanos (6) Ciudem (1) CNI (1) Colaboraciones (74) Colombia (8) Comunismo (46) Constitución (1) Corea del Norte (1) Corea del Sur (1) Corrupción (99) Crisis (42) Cuba (28) Daniel Ortega (1) Defensa de la infancia (34) Defensa de la mujer (18) Defensa de los animales (4) Demagogia (95) Democracia (6) DENAES (1) Deportes (5) Derechos Humanos (18) Desinformacion (22) dictador (2) Dictadura (49) Divorcio (1) Drogadicción (1) Ecología (4) Economía (83) Educación (33) El País (1) Elecciones (29) Emigración (1) Empleo (34) Encuestas (41) Energía Nuclear (10) España (18) Estatuto (2) ETA (58) Eurovisión (5) Eutanasia (4) Evo Morales (2) Expo 2008 (3) Familia (7) Fascismo (12) Federico Jiménez Losantos (8) Feminismo (11) Fidel Castro (26) Fraga (3) Francia (1) Franco (6) Frikis (6) Fútbol (2) Gastronomía (4) Guardia Civil (4) Guinea Ecuatorial (5) Haití (2) Historia (11) Homosexualidad (6) Huelgas (25) Hugo Chávez (31) Humor (4) Impuestos (4) Individualismo (1) Internet (3) Intolerancia (29) Irak (2) Isabel del Río (6) Islam (35) Israel (16) Joaquín Costa (2) Juan Antonio Cebrián (1) Justicia (71) Laicismo (3) Leire Pajín (6) lib (1) Liberalismo (17) Libertad (90) Libertad Religiosa (8) Libia (3) Literatura (20) Luis Herrero (5) Luís Herrero (4) Machismo (1) Manipulación (97) Margaret Thatcher (1) María San Gil (1) Marruecos (18) Martha Colmenares (1) Martín Cid (16) Mayor Oreja (2) Media (14) Melvin (2) Memoria Histórica (9) Mérito (27) Mitt Romney (4) Monarquía (18) Música (9) Nacionalismo (60) Navidad (5) No sé como... (1) Nostalgia (4) Obama (15) Olimpicos (1) Oriana Fallaci (1) Pablo Iglesias (3) Pan y Circo (7) PAR (5) patriotismo. (1) Pedro Sánchez (2) Pepe Blanco (29) Perez Henares (1) Pérez Rubalcaba (11) Pinochet (2) Pio Moa (1) Piratería (1) PNV (6) Podemos (8) Policía (2) Políticos (53) Populismo (58) PP (87) Premio (29) Premios (12) prensa (2) Progresía (70) Prostitución (1) PSOE (170) Pueblo Saharahui (9) Racismo (1) Radio (17) Rafael del Barco Carreras (53) Rajoy (37) Reagan (2) Regina Otaola (2) Reino Unido (1) Religión (3) República (12) Roberto Centeno (2) Rosa Díez (2) Sacrificio (2) Salud (6) Sánchez (1) Sarkozy (1) SGAE (1) Sindicatos (32) Socialismo (79) Sociedad (3) Superación (2) Tecnología (7) Televisión (30) Terrorismo (119) Thanksgiving (1) U.S.A. (27) Unión Europea (11) UPyD (3) VCT (1) Venezuela (23) Videos (12) Voces contra el Terrorismo (1) Xenofobia (1) Zapatero (187) Zaragoza (24)