TOLERANCIA E IZQUIERDA


En boca de muchos socialistas de pro, de los de manual, de los de consigna, de los que a fuerza de repetir una mentira hasta la saciedad la convierten en verdad incuestionable, la palabra “tolerancia”, y todo lo que debería significar, no es más que una burla a la inteligencia y la honradez.

No me importa que tal afirmación me traiga como resultado algún insulto. Lo digo porque estoy convencido de que es cierto. No puedo negar que conozco a unos cuantos socialistas que me parecen muy buenas personas. Cada uno con su forma de ser, pero con una característica común: son exmilitantes. Unos, desengañados por algún principio político, otros por contemplar manifiestos casos de corrupción de quienes suben al púlpito a hablar de la clase obrera, mientras van colocando a nombre de familiares y amiguetes sustanciosos incrementos patrimoniales mientras algunos de sus ayuntamientos están en quiebra técnica.

Tampoco voy a negar que, dentro del mismo partido, o entre sus simpatizantes y votantes habituales, pueda haber buena gente. No me cabe duda. Aunque no deja de sorprenderme que algunos de ellos, que se declaran católicos practicantes, mantengan su puño cerrado alrededor una rosa, defendiendo a una formación política claramente posicionada contra los principios de la religión cristiana, los principios morales elementales y los fundamentos sociales indispensables como la familia y el matrimonio. Es un contrasentido al que no puedo encontrar ni una mínima justificación.

Pero, dejando a un lado los casos personales, hoy, de nuevo, me reafirmo un poco más aún en mi punto de vista, desde el que veo al partido socialista exclusivamente como un aparato de poder inmenso y corrupto en sus ideales desde lo más alto de la copa hasta lo más profundo de su raíz.

Volviendo al principio, es el torcido uso de su tan predicada tolerancia el que les deja otra vez en evidencia a sus dirigentes y seguidores. ¿Tolerancia para qué? ¿Para mirar hacia otro lado cuando religiones distintas a las cristianas atentan contra los derechos humanos? ¿Para sentirse orgullosos cuando un político socialista sectario, misógino y mediocre presume en campaña de tener “orgasmos” cuando habla su líder Zapatero” ¿Para aplaudir y apoyar las opiniones de quienes desprecian a la nación y desean su destrucción?

Lo que ha quedado claro hoy, una vez más, es que la supuesta tolerancia de la izquierda funciona para casos similares a los anteriores o para sostener a criminales como Castro, pero jamás para homenajear a personas que, por muchos empeños que hayan puesto en favorecer al prójimo, como es el caso de la religiosa católica Madre Maravillas. El Partido Socialista no puede tolerar que una religiosa sea homenajeada. Y menos sabiendo que ella fue perseguida durante la guerra civil, por parte de los republicanos de izquierdas. Esto último es aún más intolerable para ellos, que llevan treinta años vendiendo que los únicos que sufrieron persecución, desde 1936, fueron los izquierdistas.

Qué lástima. Qué grandísima lástima que no se cumpla la frase que pronunció el ministro Moratinos, refiriéndose a otro vergonzoso asunto, cuando dijo:

“Si usted busca demagogia, no la va a encontrar en el grupo socialista”.

Negar la demagogia en el discurso socialista sí que es demagogia.

10 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Todo es pura pose:no existe tolerancia alguna,si no bien al contrario, un sectarismo atroz y torticero.
El último ejemplo es el de Sor Maravillas a la que le han negado una placa en el Congreso, con el apoyo de socialistas y comunistas, y eso a pesar de que fue a iniciativa del propio Bono la propuesta.
Si en vez de una monja canonizada por Juan Pablo II,hubiese sido cualquier sindicalista que hubiese dirigido una cheka, le habrían puesto no una placa,si no un busto.
Bono ha calificado a sus propios compañeros de partido de "hijos de puta".
No le llevemos la contraria a Don José.

curas no dijo...

Un poco gilipollas si que eres. Con todas las historias y mentiras que cuentan los curas de tu religion y los insultos que os dedican en sus paginas, como hacen con los evangelicos, vas tu y los defiendes.

lo dicho. Eres gilipollas. crees que ellos te defenderian a siendo mormon?????

que se apañen solitos, que bastante daño han hecho algunos de ellos.

aun así me gusta el blog.

Caballero ZP dijo...

No olvidemos que muchos de sus votantes acuden cuando la situación aprieta a pedir ayuda a la iglesia, aunque luego cuando las cosas mejoran no les tiembla el pulso para votar a quienes la persiguen.
Saludos

maria dijo...

Totalmente de acuerdo, son intolerantes, muerden e insultan si se les lleva la contraria (vease Maria Antonia Iglesias como ejemplo televisivo).. Y acusan de lo que ellos son a los demas, si no estas de acuerdo con ellos te tapan la boca, hacen caceroladas o te llaman nazi.. Afortunadamente hay de todo, pero supongo que esa es la politica lavacocos que da la poltrona

Fernando Solera dijo...

¿Tolerancia el PSOE? U opinas como nosotros o eres un facha. Ésa es la tolerancia socialista, la del pensamiento único.

Mike dijo...

curas no:

No siempre es fácil, pero yo tengo que regirme por los valores que intento compartir. Uno de ellos es defender lo que creo justo.

Si esperara algún agradecimiento por ello, las decepciones contínuas me apartarían del camino que creo que es bueno.

Malo Malísimo dijo...

Cada quien crea lo que quiera.
Cada cual opine lo que quiera.
Que quien no ofenda a cual.
En el PSOE, y soy militante, abunda en exceso el estupidum barrigorum persistentis, y además anclados en su concepto de lo politicamente correcto.
Por otra parte lo de la monja no tiene nombre, si el estado es aconfesional, es aconfesional y si la santa nació en el solar, otros tantos nacieron en otros solares y no por ello se les ponen placas.
Las placas se las gana uno con su trabajo, no por nacer en un sitio u otro. Y bono, que salga corriendo al confesionario.

Morgana LeFay dijo...

Buen blog, te agrego.
Totalmente de acuerdo: después de más de un cuarto de siglo....nuestra clase política sigue sin ser verdaderamente democrática.
Saludos.

J. F. Sebastian dijo...

Parece que la memoria histórica muestra algunas lagunas... Lo de Moratinos me recuerda a una canción de Duncan Dhu: 'la tristeza aquí no tiene lugar, cuando lo triste es vivir'.

Angela Torres dijo...

Se llenan la boca de tolerancia a todas horas. es parte del discurso.

Que me digan de lo que presumen y les diré de lo que carecen.