PEREJIL. EL CONDIMENTO DE LA DEMAGOGIA


Me considero un buen aficionado a la cocina, pero esto no me convierte necesariamente en un buen cocinero. Aún así, puedo presumir de no haber causado bajas entre quienes comen mis platos. La cosa va por otro lado, en realidad. No voy a hablar de recetas culinarias, porque para eso ya están los que de verdad conocen el asunto, como es el amigo y paisano Javi. Lo que sucede es que, a mi entender, el perejil se le atragantó ayer al presidente del gobierno, quizá por exceso, o por estar ya rancio.
Que Zapatero haya querido ridiculizar al PP y al gobierno de Aznar por la recuperación del islote Perejil ni si quiera me parece ya un argumento pobre. No sería la primera vez que al presidente le traiciona el subconsciente, cosa que le puede pasar a cualquier político. Reconozco que mentir continuamente resulta un ejercicio agotador, del que en España tenemos verdaderos campeones. La mofa de Perejil comenzó ya cuando el PSOE era oposición. Mientras nuestras Fuerzas Armadas hicieron lo que tenían que hacer, o dicho de otro modo, cumplieron con su deber y recuperaron el islote Perejil, que había sido tomado por unos cuantos soldados marroquíes, la oposición socialista puso en marcha el consabido machacamiento continuo y sin pausa del asunto, valiéndose de sus medios afines. Hasta tuvimos que oír la defensa que Izquierda Unida hizo de aquellos pobres marroquíes, colocándolos en el lado de las víctimas y desplazando a nuestros soldados al papel de abusadores y prepotentes. Quedó bien claro entonces, como ayer, que la defensa de la soberanía nacional es algo que a la izquierda le suena a chanza, como cualquier cosa que lleve añadida la palabra “nacional”, que aún les trae connotaciones del pasado en el que viven y al que se aferran con ahínco.
Pocas veces, ni siquiera durante el último gobierno de Felipe González, hemos podido asistir a un espectáculo tan vergonzoso como el de ayer en el congreso, cuando Zapatero se defendió como gato panza arriba contestando lo primero que le pasaba por la mente. Para él el suceso de perejil era una muestra de la política exterior del gobierno de Aznar. Con eso y las consabidas mentiras sobre Irak quedaban suficientemente contestados los requerimientos de la oposición sobre el delirante capítulo de descoordinación e improvisación sobre las tropas destacadas en Kosovo. Ni siquiera la explicación de Carme Chacón, ministra de Defensa, pretendiendo explicar su precipitación en el anuncio de retirada de tropas como algo lógico porque estas cosas “deben saberlas primero los soldados”, llega al límite que ha cruzado el presidente.
En definitiva; que la soberanía nacional es un asunto de tercer orden para el presidente. Tan de tercer orden, que solo le presta valor para torcer su significado. Triste número de circo fue ver a Zapatero arrinconado. Vergonzoso por lo que significa. Es la personificación de la inacción. De la ausencia de ideas.
Es lo que menos necesitamos en estos tiempos.

8 comentarios:

si, bwana dijo...

Noté muy desmejorado de semblante a ZP; le está afectando el caos en la cara. Además chillaba más de lo acostumbrado. Lo veo "Cuesta Abajo", como el tango de Gardel.

Natalia Pastor dijo...

Yo me quede estupefacta y perpleja cuando escuché a Zapatero la referencia sobre Perejil, y me eché a temblar;¿qué pretendía decir,que intervenir en la defensa de la integridad territorial de Españ estuvo mal?,¿qué él no lo hubiera hecho?,¿qué hubiera renunciado a Perejil?,¿qué además le hubiera entregado en el "pack" Ceuta y Melilla?.
En Marruecos no dudo que han tomado nota del espíritu espartano, a lo Leónidas que gasta el bobo solemne, y cualquier día nos encontramos con que Mohamed ha decidido asentar sus reales en Ceuta y Melilla.
Al tiempo....

Esveritate dijo...

Este mamón hizo ayer el ridículo, estaba como gato panza arriba sin saber cómo defenderse.

Posiblemente si hubiese estado el de Presidente cuando lo de Perejil a estas horas no sería de España y me da mala espina el tema de Ceuta y Melilla, no es buen síntoma el haber retirado la Legión.
Has venido a ver sus huevos y te asustas de la música.

Saludos

vazquez74 dijo...

El mérito que pudiera tener el Sr Trillo (hermano del famoso abogado que defendió al "Solitario") con la recuperación del islote Perejil (migaja de nuestro imperio norteafricano) se perdió con su impresentable actuación en el asunto del Yak-42.
Veo que los participantes de este blog no recuerdan lo del Yak-42.
No quiero ni pensar lo que habríais dicho si lo del avión hubiera ocurrido durante el mandato de Carme Chacón.
Es lo que pasa al ver la realidad con las gafas de cristales "azul pepero".

J. F. Sebastian dijo...

Si por el talantoso Y su pandilla fuera, ya tendrían montado un zoco.

Sr. Vazquez, no fue mérito sólo de Trillo sino de Ana de Palacio, quien supo gestionar 'la crisis' con los aliados, principalmente los USA. Igual que ahora vamos.

P. D.: Ya estás tardando...

Andrés Álvarez Fernández dijo...

Si lo de Perejil hubiese sido en 2007 en vez de en 2002 tal vez otro gallo hubiese cantado. La izquierda estatalista no tiene idea de patria, tal y como atestigua la verborrea del tal Vázquez, y la derecha intervencionista entiende el concepto de nación como un concepto exclusivo de la monarquía, la confesionalidad religiosa y el centralismo a ultranza. Ambos están muy equivocados.

Palabra de liberal.

Mike dijo...

Saludos a todos.

Andrés, estoy absolutamente de acuerdo contigo, pero renuncio a explicarle mi punto de vista a Vazquez74 porque tengo la sospecha de que perderé el tiempo. Él ha decidido que soy pepero y lo expresa reiteradamente. Es como si frente al PSOE no hubiera más vida que en el PP. Qué triste.

Debe ser parte del sino del liberalismo. La izquierda nos odia porque representamos la libertad coherente. La derecha nos arrincona porque somos críticos con ella.

GUIS dijo...

Perejil, Irak, Prestige ... son las palabras claves en el manual del perfecto gilipollas.

No las utilizarían si varios millones de borregos no le rieran las gracias.

Zapatero es un síntoma