Es bien difícil encontrar una buena noticia en los medios en estos tiempos que corren. El día de hoy transcurre entre los comentarios sobre la aprobación del Estatut y la expectación por el resultado del próximo partido de fútbol España – Portugal.

Bien pronto, esta mañana, escuché en la conexión local de Onda Cero que Ikea en Zaragoza había donado 9.000 € en mobiliario para el equipamiento de un piso de acogida para niños enfermos oncológicos en las cercanías del Hospital Infantil de Zaragoza.

Este piso, que posiblemente no sea el único, está dedicado al alojamiento provisional de niños que no necesitan permanecer ingresados para recibir su tratamiento diario y que tienen su hogar demasiado lejos de la ciudad.

He buscado la noticia en la prensa local y en Google, pero no aparece ninguna reseña al respecto. Tampoco en la web de Ikea Zaragoza. Es una lástima que un hechos como éste no obtengan más repercusión en un panorama informativo que no arroja más que malas noticias y peores presagios.

Iniciativas como la de Ikea benefician a los niños enfermos oncológicos más de lo que suponemos en principio. No solo se trata de proveer de un hogar temporal para estos pequeños, donde pueden alojarse y descansar. Además, ahorrarles el cansancio provocado por largos desplazamientos hasta sus localidades de origen les ayuda en la asimilación del tratamiento y la posterior recuperación y también supone un alivio para los padres de los pequeños enfermos.

Bien por Ikea; y bien por noticias como esta..

0 comentarios: