17 de septiembre de 2010


La cosa aún esta caliente, porque salió del horno de la actualidad no hace aún tres días. Zapatero se negó a hablar pronunciar la palabra “guerra” cuando la oposición le exigió que aclarase a los españoles si nuestras tropas han ido a una guerra, a un conflicto, a una misión internacional o a un campamento de jóvenes castores.

Zapatero evitó a toda costa nombrar la palabra guerra y admitir que España está en guerra, junto a otros países aliados, contra el terrorismo islámico. ZP no puede transigir ni con la palabra ni con el concepto porque ambas cosas ya logró él asociarlas a Aznar cuando éste era presidente. Y lo consiguió con todo éxito. Han pasado más de seis años y aún podemos escuchar a algún socialista rentabilizando en los medios toda la parafernalia que el PSOE desarrolló desde la oposición, incluso beneficiándose de la muerte de periodistas en zonas de combate.

¿Pero, a estas alturas, por qué se extraña nadie de semejante tozudez presidencial para reconocer la realidad y los hechos?

¿Cuánto tiempo pasó hasta que Zapatero accedió a hablar abiertamente de “crisis” económica?

¿Cuántos titulares fueron consecuencia de los esfuerzo de ZP, Solbes, De La Vega y otros ministros, además del entonces secretario de organización del PSOE Pepe Blanco en no nombrar la crisis, hablando de estancamiento, pasando después a la   “desaceleración” y luego a la posterior “desaceleración acelerada” mientras España caía en picado hacia la catástrofe económica y laboral que vivimos desde hace años?

Como suelo insistir a menudo, hay otro trasfondo en la actitud del presidente Zapatero. No solo se trata de no caer en su propia trampa. Es algo más que no reconocer que él es el presidente de un país en guerra. Es que ZP es uno de esos muchos políticos embaucadores que, además de hacer todo lo que sea necesario para conquistar y mantener el poder, aún actuando al margen de la moral y la ética, piensa que su electorado, el electorado que le da los votos necesarios para mantenerse en Moncloa, es suficientemente idiota como para dejarse convencer mediante el uso de cualquier circunloquio que logre disimular una verdad evidente.

A fuerza de decir y desdecir durante años, a base de definir y redefinir, Zapatero, probablemente ha terminado por ser él mismo polisémico. En el presente, hablar de Zapatero en la calle es hablar de todo menos del oficio de arreglar o vender zapatos. Zapatero, con mayúscula, más que un apellido, ha llegado a ser el perfecto sinónimo de mentiroso, de cínico, de incapaz, de inepto, de confabulador, de desvalijador, de cacique, y de un gran número de epítetos que vienen a mi mente como una cascada. Y el escaso consuelo que me queda al respecto es la esperanza de que la historia termine por juzgar a José Luís Rodriguez Zapatero como un embaucador.

Guerra, Señor presidente. Estamos en guerra. Es precisamente por eso que ya hemos enterrado unos cuantos muertos.

0 comentarios:

Labels

Aborto (27) Agua (7) Albert Rivera (2) Andalucía (5) Antonio Herrero (1) Aragón (26) Argentina (2) Arturo Pépez Reverte (2) Audio (1) Aznar (7) Baltasar Garzón (1) Bloggers (1) Bolivia (2) Brexit (1) Calentamiento Global (4) Cambio Climático (2) Canarias (4) Carlos Rodríguez Braun (3) Cataluña (59) Censura (5) Cesar Vidal (8) Ceuta y Melilla (4) Chikiprogre (1) Chile (2) Chunta Aragonesista (1) Cine (13) Ciudadanos (6) Ciudem (1) CNI (1) Colaboraciones (74) Colombia (8) Comunismo (46) Constitución (1) Corea del Norte (1) Corea del Sur (1) Corrupción (99) Crisis (42) Cuba (28) Daniel Ortega (1) Defensa de la infancia (34) Defensa de la mujer (18) Defensa de los animales (4) Demagogia (94) Democracia (6) DENAES (1) Deportes (5) Derechos Humanos (18) Desinformacion (22) dictador (2) Dictadura (49) Divorcio (1) Drogadicción (1) Ecología (4) Economía (83) Educación (33) El País (1) Elecciones (29) Emigración (1) Empleo (34) Encuestas (41) Energía Nuclear (10) España (18) Estatuto (2) ETA (58) Eurovisión (5) Eutanasia (4) Evo Morales (2) Expo 2008 (3) Familia (7) Fascismo (12) Federico Jiménez Losantos (8) Feminismo (11) Fidel Castro (26) Fraga (3) Francia (1) Franco (6) Frikis (6) Fútbol (2) Gastronomía (4) Guardia Civil (4) Guinea Ecuatorial (5) Haití (2) Historia (11) Homosexualidad (6) Huelgas (25) Hugo Chávez (31) Humor (4) Impuestos (4) Individualismo (1) Internet (3) Intolerancia (29) Irak (2) Isabel del Río (6) Islam (35) Israel (16) Joaquín Costa (2) Juan Antonio Cebrián (1) Justicia (71) Laicismo (3) Leire Pajín (6) lib (1) Liberalismo (17) Libertad (90) Libertad Religiosa (8) Libia (3) Literatura (20) Luis Herrero (5) Luís Herrero (4) Machismo (1) Manipulación (97) Margaret Thatcher (1) María San Gil (1) Marruecos (18) Martha Colmenares (1) Martín Cid (16) Mayor Oreja (2) Media (14) Melvin (2) Memoria Histórica (9) Mérito (27) Mitt Romney (4) Monarquía (18) Música (9) Nacionalismo (60) Navidad (5) No sé como... (1) Nostalgia (4) Obama (15) Olimpicos (1) Oriana Fallaci (1) Pablo Iglesias (3) Pan y Circo (7) PAR (5) patriotismo. (1) Pedro Sánchez (1) Pepe Blanco (28) Perez Henares (1) Pérez Rubalcaba (11) Pinochet (2) Pio Moa (1) Piratería (1) PNV (6) Podemos (7) Policía (2) Políticos (53) Populismo (58) PP (87) Premio (29) Premios (12) prensa (2) Progresía (70) Prostitución (1) PSOE (169) Pueblo Saharahui (9) Racismo (1) Radio (17) Rafael del Barco Carreras (53) Rajoy (37) Reagan (2) Regina Otaola (2) Reino Unido (1) Religión (3) República (12) Roberto Centeno (2) Rosa Díez (2) Sacrificio (2) Salud (6) Sánchez (1) Sarkozy (1) SGAE (1) Sindicatos (32) Socialismo (79) Sociedad (3) Superación (2) Tecnología (7) Televisión (30) Terrorismo (119) Thanksgiving (1) U.S.A. (27) Unión Europea (11) UPyD (3) VCT (1) Venezuela (23) Videos (12) Voces contra el Terrorismo (1) Xenofobia (1) Zapatero (187) Zaragoza (24)