21 de octubre de 2010


Rodríguez Zapatero declaró hace unas semanas que no habría tal cosa como una crisis de gobierno. El discurso del presidente del gobierno de España, convertido desde hace años en mentira continuada, ha demostrado su propia regla vital. La falsedad. Hoy se ha materializado una crisis de gobierno, con sus subsiguientes cambios, de la que algunos ministros hoy salientes no tenían el menor conocimiento ni idea.

Es muy significativo que la mayoría de los diarios digitales estén más interesados en las reacciones de los ministros salientes y en el nombramiento de Rubalcaba como vicepresidente que en las consecuencias de esta remodelación de gobierno que Rodríguez Zapatero ha presentado hoy a los medios. Quizás esto sea debido a que la opinión sobre este supuesto cambio de gobierno es la misma para casi todos: continuidad.

Continuidad en la línea dura del Zapaterismo. Con el presidente de gobierno en sus horas de popularidad y credibilidad más bajas de estos 6 años, y con muchas posibilidades de que la opinión de los ciudadanos llegue a ser aún peor dentro de pocos meses, ZP confía el mando en la sombra de su equipo a un duro Rubalcaba, al que no le ha temblado nunca el pulso para mover y remover las cloacas del estado cuando ha sido necesario para los intereses no solo del gobierno, también del partido socialista. Pepe Blanco seguirá también en la cartera de fomento. Blanco es otro de los defensores a muerte de la marca ZP, y el titular de la marca no puede permitirse el lujo de perder semejante apoyo.

Leire Pajín se incorpora al ministerio de Sanidad. Pajín es otro ejemplo más, como Pepe Blanco, de esa nueva generación de socialistas cuyo mayor mérito, a falta de experiencia laboral y méritos académicos, es haber trabajado bien para el partido socialista. Pajín, de nuevo al igual que Blanco, es otra de las mayores defensoras de la marca ZP. Menos insultona que lo fue Blanco antes de llegar al ministerio, pero más comediante; lo que vende muy bien ante el electorado incondicional. Ella es la tercera gran premiada, por detrás de Blanco y Rubalcaba.

Trinidad Jiménez es otra incondicional de Rodríguez Zapatero. Eso le ha valido para no haber sido defenestrada a pesar de sus derrotas electorales. Perdida su lucha contra Tomás Gómez, al que muchos en Madrid ya dan por políticamente muerto por haberse “enfrentado” al totémico Zapatero, retando a su candidata favorita en las pasadas primarias, Jiménez llega a la cartera de Exteriores con el raro consuelo, según algunos, de que difícilmente podrá igualar las cotas de descrédito y ridículo a las que ha llegado Moratinos, quien ha forjado a pulso tanto su fama de ineficaz en la defensa de los intereses españoles, como su empeño en defender y transigir con dictadores como los Castro y Chávez. Consuelo éste no demasiado fiable, porque donde el presidente del gobierno pone su mirada todo es susceptible de empeorar. Moratinos ha tratado de justificar en varias ocasiones el cuando menos extraño comportamiento del presidente de gobierno en asuntos internacionales y se ha esforzado en alinear a España con los países más simpáticos para el partido socialista. Se ha esforzado y lo ha conseguido. En premio por todo ello, Moratinos se ha enterado de su cese escuchando las palabras de Zapatero. Ni un aviso previo. Fidelidad a cambio de indiferencia y lágrimas en su escaño.

Ramón Jáuregui regresa desde su retiro en su escaño europeo para ocuparse del ministerio de Presidencia. Es para muchos un socialista más moderado y dialogante que la media. Su experiencia en las Vascongadas puede ser útil a Zapatero, si éste decide que el fin de ETA será su último y único argumento a favor en las próximas elecciones generales.

Desaparecen del gobierno Mª Teresa Fernández de la Vega quien, según algunos periodistas políticos, estaba cada vez más distanciada de Zapatero en los últimos tiempos, aunque fue parte de la guardia pretoriana del presidente desde los inicios de la primera legislatura en 2004. Dominante como cualquier líder de su partido, nunca ha tenido reparos en reprochar a la oposición las mismas acciones que su propio partido y gobierno han cometido hasta la saciedad; pero, ya en el último año, parecía haber perdido su fuerza inicial.

Bibiana Aído desaparece también, como desaparece su ministerio. Como Leire Pajín, Aído es otra militante llegada a un ministerio sin otro mérito ni preparación que haber servido bien a los intereses, estrategias y propagandas del partido socialista. Ministra de cuota feminista por antonomasia, Zapatero la elimina sin aviso ni contemplaciones (como indica el cabreo literal que ella mostró al enterarse hoy mismo de su cese) como quien prescinde de un peón en una partida de ajedrez. Aído ha servido bien a las causas paralelas del socialismo en España: fomento del aborto libre en adultos y menores de edad, del feminismo radical, de una supuesta igualdad de géneros que solo ha favorecido al feminismo radical y de una educación política, ética y moralmente programada hacia la izquierda. A pesar de su deplorable éxito, el presidente socialista la elimina de un plumazo para evitar gastos superfluos como ha sido el de este ministerio. Del mismo modo desaparece el ministerio de vivienda. Un ministerio inútil del que habrá que recolocar a los funcionarios en otras asignaciones.  

Celestino Corbacho marcha a la política catalana. Abandona el ministerio de Trabajo dejando unas cifras que son la demostración irrefutable de que España ha vivido los últimos años oyendo las mentiras del presidente Zapatero, para el que la crisis que jamás existió terminaría a finales de 2008, a finales de 209, a finales de 2010… y que continúa con 5 millones de desempleados en el territorio nacional. Corbacho llegó como un brillante fichaje de Zapatero que demostraría con sus hechos que las políticas económicas y laborales del gobierno socialista serían un completo éxito. La realidad es absolutamente opuesta y, además, se ha encargado con asiduidad de desmentir y poner en evidencia las previsiones del mismo Corbacho, así como del propio presidente de gobierno. Otro ministro que se diluye en el fracaso, como le sucediera a su antecesor Solbes. El nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, llega con un pasado marcado por polémica y desaciertos, como suele ser ya tradición en esta cartera. Valeriano Gómez trae en su equipaje el haber sido administrador único en la cooperativa de viviendas PSV, cuyo escándalo de financiación irregular afectó a decenas de miles de familias de militantes y simpatizantes de UGT que vieron desaparecer sus ahorros y sus futuras casas. Ahora le toca defender las reformas laborales ideadas por el presidente del gobierno. Reformas contra las que se mostró en desacuerdo apoyando la pasada huelga del 29-S. Otra paradoja más del gabinete de un presidente desnortado.

En definitiva, un gobierno de continuidad, pero también de endurecimiento del aspecto radical del socialismo de Zapatero. Un gobierno en el que Rubalcaba, Blanco y Pajín serán los encargados de partirse la cara, de partirla a los demás, y de proteger al enrocado Rodríguez Zapatero, al que no le va a quedar más remedio que vivir tras su torre y peones hasta que aclaren un poco las nubes de tormenta, o hasta que decida anunciar que no volverá a presentar su candidatura. Aunque, esto último, ya es otra historia.



3 comentarios:

Fernando León dijo...

Por mucha crisis de gobierno y mucho cambio ministerial que haya, todo sigue igual que al principio, es decir, las aguas de la vida nacional siguen turbulentas: la crisis económica sigue siendo la misma, los parados siguen contándose por millones, la unidad nacional sigue troceándose, cuyo último paso ha sido el precio a pagar a los nacionalistas vascos y canarios por la aprobación de los presupuestos. En fin, España sigue a la deriva. Un saludo.

Mike dijo...

Hola, Fernando. Esto es el enroque del rey acorralado. Un nuevo enroque en el que incluso ha decidido prescindir, sin ningún miramiento, de algunos de sus peones más dedicados a la causa.

Es muy triste que todo esto tenga de fondo la supervivencia en el poder, y no la supervivencia de la nación.

Terrible.

Martha Colmenares dijo...

Hola, yo lo vi así como un enroque, como hacen aqui, nada nuevo. "Pa tras como el cangrejo".
Te enlazo abrazos

Labels

Aborto (27) Agua (7) Albert Rivera (2) Andalucía (5) Antonio Herrero (1) Aragón (26) Argentina (2) Arturo Pépez Reverte (2) Audio (1) Aznar (7) Baltasar Garzón (1) Bloggers (1) Bolivia (2) Brexit (1) Calentamiento Global (4) Cambio Climático (2) Canarias (4) Carlos Rodríguez Braun (3) Cataluña (59) Censura (5) Cesar Vidal (8) Ceuta y Melilla (4) Chikiprogre (1) Chile (2) Chunta Aragonesista (1) Cine (13) Ciudadanos (6) Ciudem (1) CNI (1) Colaboraciones (74) Colombia (8) Comunismo (46) Constitución (1) Corea del Norte (1) Corea del Sur (1) Corrupción (99) Crisis (42) Cuba (28) Daniel Ortega (1) Defensa de la infancia (34) Defensa de la mujer (18) Defensa de los animales (4) Demagogia (94) Democracia (6) DENAES (1) Deportes (5) Derechos Humanos (18) Desinformacion (22) dictador (2) Dictadura (49) Divorcio (1) Drogadicción (1) Ecología (4) Economía (83) Educación (33) El País (1) Elecciones (29) Emigración (1) Empleo (34) Encuestas (41) Energía Nuclear (10) España (18) Estatuto (2) ETA (58) Eurovisión (5) Eutanasia (4) Evo Morales (2) Expo 2008 (3) Familia (7) Fascismo (12) Federico Jiménez Losantos (8) Feminismo (11) Fidel Castro (26) Fraga (3) Francia (1) Franco (6) Frikis (6) Fútbol (2) Gastronomía (4) Guardia Civil (4) Guinea Ecuatorial (5) Haití (2) Historia (11) Homosexualidad (6) Huelgas (25) Hugo Chávez (31) Humor (4) Impuestos (4) Individualismo (1) Internet (3) Intolerancia (29) Irak (2) Isabel del Río (6) Islam (35) Israel (16) Joaquín Costa (2) Juan Antonio Cebrián (1) Justicia (71) Laicismo (3) Leire Pajín (6) lib (1) Liberalismo (17) Libertad (90) Libertad Religiosa (8) Libia (3) Literatura (20) Luis Herrero (5) Luís Herrero (4) Machismo (1) Manipulación (97) Margaret Thatcher (1) María San Gil (1) Marruecos (18) Martha Colmenares (1) Martín Cid (16) Mayor Oreja (2) Media (14) Melvin (2) Memoria Histórica (9) Mérito (27) Mitt Romney (4) Monarquía (18) Música (9) Nacionalismo (60) Navidad (5) No sé como... (1) Nostalgia (4) Obama (15) Olimpicos (1) Oriana Fallaci (1) Pablo Iglesias (3) Pan y Circo (7) PAR (5) patriotismo. (1) Pedro Sánchez (1) Pepe Blanco (28) Perez Henares (1) Pérez Rubalcaba (11) Pinochet (2) Pio Moa (1) Piratería (1) PNV (6) Podemos (7) Policía (2) Políticos (53) Populismo (58) PP (87) Premio (29) Premios (12) prensa (2) Progresía (70) Prostitución (1) PSOE (169) Pueblo Saharahui (9) Racismo (1) Radio (17) Rafael del Barco Carreras (53) Rajoy (37) Reagan (2) Regina Otaola (2) Reino Unido (1) Religión (3) República (12) Roberto Centeno (2) Rosa Díez (2) Sacrificio (2) Salud (6) Sánchez (1) Sarkozy (1) SGAE (1) Sindicatos (32) Socialismo (79) Sociedad (3) Superación (2) Tecnología (7) Televisión (30) Terrorismo (119) Thanksgiving (1) U.S.A. (27) Unión Europea (11) UPyD (3) VCT (1) Venezuela (23) Videos (12) Voces contra el Terrorismo (1) Xenofobia (1) Zapatero (187) Zaragoza (24)