JOSE RODRIGUEZ RAMIREZ, EL SABINO ARANA DE CANARIAS.


José Rodríguez Ramírez, el editorialista del diario canario El Día, es independentista. Rodríguez clama desde sus escritos por unas Canarias independiente y constituida en país soberano, con sus fronteras y pasaporte propio. Hasta ahí, todo correcto. Cualquiera puede pensar y sentir como le dé la real gana. De hecho, yo así lo hago cuando defiendo que Canarias tiene tanta base para ser independiente como Calatayud para segregarse de la provincia de Zaragoza. Mi opinión es tan respetable como la suya, aunque, conociendo el paño de los independentistas que corren por España, mi postura, según ellos, me convierte en fascista e imperialista, mientras que las suyas deben ser respetadas en desagravio a la opresión españolista que dicen haber sufrido durante siglos. Qué extraña resulta la historia cuando se le da la vuelta como a un calcetín.

El problema es que José Rodríguez es uno de esos independentistas que defiende su postura sembrando el odio hacia todos y todo lo que no sea oriundo de su tierra. Esa es la posición que no me parece respetable en absoluto. Uno puede basar sus pretensiones en la historia, puede incluso manipular la historia, como sucede en otras comunidades españolas; uno puede hasta aducir que los de su tierra tienen un RH diferente que les convierte en una raza aparte, aún siendo consciente de que así cosechará más ridículo que adhesiones a su causa. Pero lo que resulta aberrante es cultivar el odio y desprecio a sabiendas de que, a fuerza de repetir insultos y consignas, las generaciones venideras asumirán como cierto lo que en un principio no eran más que desvaríos de un mediocre salvapatrias.

No hay excesivas diferencias entre independentistas de este tipo. Da igual que uno sea canario, otro vasco, otro gallego, otro catalán, otro valenciano… Cuando falta el argumento sólido, lo que se muestra en el escaparate es el insulto, la cuestión racial y la superioridad sobre el despreciado.

Lean atentamente estas pocas citas de Sabino Arana, un anormal iluminado que se erigió en líder de un buen montón de cabezas cuadradas y que dejó para la posteridad pensamientos escritos que bien podrían atribuirse a cualquier supremacista del KKK hablando sobre los negros.

"El bizkaino es de andar apuesto y varonil; el español o no sabe andar, o si es apuesto, es tipo femenino".

"Nosotros, los vascos, evitemos el mortal contagio, mantengamos firme la fe de nuestros antepasados y la seria religiosidad que nos distingue, y purifiquemos nuestras costumbres, antes tan sanas y ejemplares, hoy tan infestadas y a punto de corromperse por la influencia de los venidos de fuera".

"Ya hemos indicado, por otra parte, que el favorecer la irrupción de los maketos es fomentar la inmoralidad en nuestro país; porque si es cierto que las costumbres de nuestro Pueblo han degenerado notablemente en esta época, débese sin duda alguna a la espantosa invasión de los maketos, que traen consigo la blasfemia y la inmoralidad".

"¡Cuándo llegaran todos los bizkainos a mirar como enemigos suyos a todos los que les hermanan con los que son extranjeros y enemigos naturales suyos!"

"El roce de nuestro pueblo con el español causa inmediata y necesariamente en nuestra raza ignorancia y extravío de inteligencia, debilidad y corrupción de corazón".

Ahora les propongo un rápido experimento: Cambien, en estas citas, “bizkaíno” por “canario” y “maketo” por “godo” y léanlas de nuevo. Serán citas que muy bien pudiera haber dicho y escrito José Rodríguez Ramírez, editorialista del El Día. ¿Creen que es exageración?

Aquí tienen uno de sus artículos, fechado el 8 de noviembre de 2010. Éste es el nacionalismo que impera hoy, desde el norte hasta el sur. El que odia y enseña a odiar, porque no encuentra muchos más argumentos para convencer. Qué desgraciado debe sentirse José Rodríguez Ramírez por llevar nombre y apellidos de invasores vagos y degenerados.

3 comentarios:

Fernando León dijo...

Ya nada debe de extrañarnos de cuanto sucede en esta España actual, en la que todo es posible y en la que todo vale. El que ahora haya quien pida la independencia para Canarias desde postulados nacional-independentistas, como sucede en Cataluña, el País Vasco o Galicia, es algo que se ve venir, pero no sólo desde las Islas Afortunadas, sino ya desde cualquier rincón de lo que hasta no hace mucho era la nación española, esa puesta en duda por su mismo presidente al decir aquello de que "la nación española es un concepto discutido y discutible", frase digna de figurar en los Anales de los mayores disparates nunca dichos. Esto es un botón de muestra más de la descomposición de España y por este camino, efectivamente, vendrán pueblos que pidan su independencia, repitiendo así el fenómeno del cantonalismo de la Primera República. Síntomas gravísimos de descomposición que también afecta a otros aspectos de la política española, como a las relaciones exteriores, donde no puede haber mayor cesión, cobardía o bajada de pantalones, como queramos decirlo, ante otros gobiernos extranjeros, como estamos viendo en el conflicto del Sáhara. No se puede alegar defensa de los intereses nacionales en la postura del gobierno de Zp, cuando lo que está en juego es la propia dignidad de nuestro país. Pero esto es algo que, al todavía ocupante de la Moncloa, le da exactamente igual.
Por cierto, ¿estaría más a gusto el Sr.Rodríguez Ramírez con una hipotetica soberanía marroquí sobre Canarias, como más de una vez ha reclamado el país norteafricano, si tanto es su odio hacia España?. Un saludo.

Mike dijo...

Completamente de acuerdo.

Yo añadiría un agravante: Este tipo profiere sus insultos y desprecio hacia los peninsulares desde uno de los dos diarios más leidos en las islas. Esto es una llamada al odio exactamente igual que las del PNV, ERC o cualqueir otro partido o grupo liberticida.

Vikkor dijo...

Muy agudo y acertado, estoy totalmente de acuerdo.

Hace mucho que se me han abierto los ojos a la realidad de que ser canarios y españoles a la vez no solo nos conviene, sino que es parte de nuestra identidad.

Tambien hace mucho que me preocupa el que un fanatico como JRR pueda remover los bajos sentimientos usando el diario como su megafono personal, y que mucha gente se lo tome en serio. Bastante mal y dividida esta Canarias como para que encima tengamos a un ideologo loco sembrando cizaña. Y es que encima no tiene ni pies ni cabeza: por un lado predica independentismo y por otro aviva el pleito insular. Una verguenza, vamos.

Pero quiza lo que mas me preocupa es que El Dia sigue vendiendose muy bien.