24 de junio de 2016

6.15 horas de la mañana.

“Lo que mal comienza, mal acaba”.

Tal cosa fue lo primero que vino a mi mente cuando escuché las noticias de radio sobre los resultados del referéndum de permanencia o salida de la UE por parte del Reino Unido. Después, durante las horas posteriores, los análisis y opiniones de lo que está por venir como consecuencia de esta ruptur británica con el resto de Europa han sido prácticamente el cien por cien de los contenidos de los informativos de radio, tv y prensa.

Sin querer ahondar en “pormenorizados” estudios sociales, políticos y económicos, que prefiero dejar para más adelante como links de prensa, sí pretendo reflejar mi punto de vista como liberal no europeísta. (Hago tal puntualización porque hay liberales de diferentes tendencias que sí se definen como partidarios de la UE)

Mi primer recuerdo “práctico” de vida cotidiana en el primer día de uso de nueva moneda europea fue el comentario de un compañero de trabajo:

“Ya empezamos con la estafa. El cortado que me costaba 80 Pesetas ahora vale 80 céntimos de Euro.”

Apenas una hora después, tuve que pagar mi primer tributo a la nueva moneda y a la nueva “realidad europea”. Las 100 Pesetas de zona azul se habían convertido en 1 Euro. Es decir, en 166 pesetas y unos céntimos.

Y, en la práctica, bien pronto se dio cuenta el ciudadano medio de que sí, que los precios se habían convertido “redondeado” al alza, pero los sueldos no habían subido un solo céntimo. Pero en aquéllos años, el impacto social de tal realidad fue prácticamente anulado por una situación económica de abundancia económica (no entremos ahora en “burbujas” ni espejismos) que propició algo que, años después, muchos criticamos y calificamos de abuso no solo de los gobiernos y banca; también de numerosos ciudadanos que pretendieron vivir como nuevos ricos, creyendo que la gallina pondría huevos de oro eternamente.

Unos de los aspectos que yo más critiqué sobre aquella nueva Unión Europea de moneda común, banca central, gobierno supranacional, y parlamento/agencia de colocación para políticos quemados por corrupción, fue la pérdida efectiva de soberanía de los países miembros a favor del “bien común”. Por descontado, pérdida de soberanía de unos países más que otros.

Durante las dos décadas anteriores a la formación de la actual Unión, España ya había vendido parte de esa soberanía y una porción de su dignidad a la antigua Comunidad Económica Europea a cambio de subvenciones. Buena parte del campo español, por centrarnos solamente en un ejemplo,  comenzó a cultivar lo que ordenaban los amos de más al norte, lo que supuso la renuncia nacional a continuar siendo verdadera potencia en ciertos cultivos y, lo que en mi opinión es mucho peor, la caída en el vicio de la subvención fácil que, lejos de incentivar el desarrollo y la producción, provocaba entonces, y ahora, no pocos fraudes y pillajes por parte de políticos, funcionarios,  agricultores y ganaderos favorecidos por las concesiones de dinero público a cambio de votos y todo tipo de “oscuros arreglos” Resumiendo: Los honrados tenían que invertir y trabajar en lo que Europa les permitía, mientras los corruptos se enriquecían por medio de la picaresca descarada y rampante.

En mi opinión, la actual UE me sigue pareciendo lo mismo que hace quince años. Un intento fallido de crear, o imitar, un gran estado federal que no me ha transmitido nunca sensación de grandeza, que rara vez me ha parecido eficaz para los intereses españoles, y que, a la hora de la verdad, se ha mostrado débil y vulnerable. Una especie de gran estado federal conformado por países con demasiadas diferencias entre sí como para que este invento funcione con las debidas garantías.

Está por ver si realmente las inmediatas consecuencias del Brexit van a ser tan terribles para el Reino Unido y la Unión Europea como, a priori, algunos quieren creer. En un par de años, los británicos tendrán que ajustar parte de su vida, sobre todo económica, a esta nueva situación. Pero no debemos olvidar que disponen de otro mercado muy activo. El Common Wealth. Además, también hay un componente que, en principio puede favorecerles. La histórica habilidad británica para sacar el mejor partido de las peores situaciones. Para España, el primer cambio del que ya nos avisan los medios es que seremos la tercera o cuarta economía de la Unión; lo que se traducirá en un significativo incremento de la aportación española a las arcas comunitarias.

Sigo teniendo muy poca fe, por no decir ninguna. en la UE. Quizás mi punto de vista sea muy duro al respecto. Creo sinceramente tal proyecto necesitaría, primeramente, una operación a fondo para eliminar en lo posible, la corrupción institucional que hace gotear, como siempre de arriba hacia abajo, toda la inmundicia que provocan los intereses de unos pocos poderosos (Alemania principalmente) sobre países que, en su momento no cumplían los mínimos exigidos para ingresar al “club”, y que se convirtieron en enormes sumideros de dinero público que pagamos todos.

Después, un control absoluto del dinero público destinado a las subvenciones. Una vigilancia férrea, desde los grandes préstamos hasta los incentivos y pequeñas subvenciones a iniciativas absurdas y delirantes.

Además, un cambio radical en la seguridad ciudadana que garantice, o al menos ponga más obstáculos, a la libre circulación de criminales, sustancias ilegales y dinero negro por el territorio europeo, amparados en la libertad de fronteras que ha fomentado, en no pocos casos, corrupción policial y política.

Un control real de la sanidad pública de cada país miembro para evitar no solo el turismo hospitalario; también el dispendio de recursos públicos no controlados, pero concedidos mediante favores e influencias.

Etc, etc, etc… Un buen número de actuaciones necesarias que no se darán, lo que seguirá provocando resultados fallidos de una “Unión” demasiado artificial, y que más parece un mercado fabricado para satisfacer las necesidades de las marcas alemanas y francesas por encima de las de otros territorios.

En cuanto a los políticos españoles, los líderes de los principales partidos han ofrecido opiniones que no pienso reproducir ni linkear, por absurdas y estúpidas.

La prensa digital analiza, de muy diferentes formas, las consecuencias de la victoria del Brexit.

El Mundo         ElBrexit hunde más de un 12% al IBEX 

El País             Lospartidos apuestan por más Europa 



Expansión        Las8 amenazas del Brexit para España 



Anécdota del resultado final. Escocia vota mayoritariamente por la permanencia. Los independentistas escoceses quieren convocar otro referéndum para separarse del Reino Unido y pedir su ingreso en la UE.

0 comentarios:

Labels

Aborto (27) Agua (7) Albert Rivera (2) Andalucía (5) Antonio Herrero (1) Aragón (26) Argentina (2) Arturo Pépez Reverte (2) Audio (1) Aznar (7) Baltasar Garzón (1) Bloggers (1) Bolivia (2) Brexit (1) Calentamiento Global (4) Cambio Climático (2) Canarias (4) Carlos Rodríguez Braun (3) Cataluña (59) Censura (5) Cesar Vidal (8) Ceuta y Melilla (4) Chikiprogre (1) Chile (2) Chunta Aragonesista (1) Cine (13) Ciudadanos (6) Ciudem (1) CNI (1) Colaboraciones (74) Colombia (8) Comunismo (46) Constitución (1) Corea del Norte (1) Corea del Sur (1) Corrupción (99) Crisis (42) Cuba (28) Daniel Ortega (1) Defensa de la infancia (34) Defensa de la mujer (18) Defensa de los animales (4) Demagogia (95) Democracia (6) DENAES (1) Deportes (5) Derechos Humanos (18) Desinformacion (22) dictador (2) Dictadura (49) Divorcio (1) Drogadicción (1) Ecología (4) Economía (83) Educación (33) El País (1) Elecciones (29) Emigración (1) Empleo (34) Encuestas (41) Energía Nuclear (10) España (18) Estatuto (2) ETA (58) Eurovisión (5) Eutanasia (4) Evo Morales (2) Expo 2008 (3) Familia (7) Fascismo (12) Federico Jiménez Losantos (8) Feminismo (11) Fidel Castro (26) Fraga (3) Francia (1) Franco (6) Frikis (6) Fútbol (2) Gastronomía (4) Guardia Civil (4) Guinea Ecuatorial (5) Haití (2) Historia (11) Homosexualidad (6) Huelgas (25) Hugo Chávez (31) Humor (4) Impuestos (4) Individualismo (1) Internet (3) Intolerancia (29) Irak (2) Isabel del Río (6) Islam (35) Israel (16) Joaquín Costa (2) Juan Antonio Cebrián (1) Justicia (71) Laicismo (3) Leire Pajín (6) lib (1) Liberalismo (17) Libertad (90) Libertad Religiosa (8) Libia (3) Literatura (20) Luis Herrero (5) Luís Herrero (4) Machismo (1) Manipulación (97) Margaret Thatcher (1) María San Gil (1) Marruecos (18) Martha Colmenares (1) Martín Cid (16) Mayor Oreja (2) Media (14) Melvin (2) Memoria Histórica (9) Mérito (27) Mitt Romney (4) Monarquía (18) Música (9) Nacionalismo (60) Navidad (5) No sé como... (1) Nostalgia (4) Obama (15) Olimpicos (1) Oriana Fallaci (1) Pablo Iglesias (3) Pan y Circo (7) PAR (5) patriotismo. (1) Pedro Sánchez (2) Pepe Blanco (29) Perez Henares (1) Pérez Rubalcaba (11) Pinochet (2) Pio Moa (1) Piratería (1) PNV (6) Podemos (8) Policía (2) Políticos (53) Populismo (58) PP (87) Premio (29) Premios (12) prensa (2) Progresía (70) Prostitución (1) PSOE (170) Pueblo Saharahui (9) Racismo (1) Radio (17) Rafael del Barco Carreras (53) Rajoy (37) Reagan (2) Regina Otaola (2) Reino Unido (1) Religión (3) República (12) Roberto Centeno (2) Rosa Díez (2) Sacrificio (2) Salud (6) Sánchez (1) Sarkozy (1) SGAE (1) Sindicatos (32) Socialismo (79) Sociedad (3) Superación (2) Tecnología (7) Televisión (30) Terrorismo (119) Thanksgiving (1) U.S.A. (27) Unión Europea (11) UPyD (3) VCT (1) Venezuela (23) Videos (12) Voces contra el Terrorismo (1) Xenofobia (1) Zapatero (187) Zaragoza (24)