22.2.18

2018-02-22

He leído con atención las letras de algunas de las supuestas canciones del pretendido intérprete “Valtonyc”, solamente para informarme un poco sobre la polémica en cuestión. No voy a valorar si tres años de cárcel son mucho o poco castigo. Ni siquiera en si debe haber un castigo.

Dejaré mi opinión bien clara con dos puntos:

1.- Las letras me parecen ofensivas y los que se sienten ofendidos denuncian acogiéndose a que el sistema lo permite. ¿Qué un juez de instrucción vio indicios de delito en lo que el impresentable ese vocifera? Pues mala suerte para el impresentable.

Defiendo la libertad de expresión. Cada uno puede decir lo que le venga en gana. Desgraciadamente ya hubo una dictadura fascista en España durante casi cuarenta años, y en los últimos veinte estamos sufriendo otra dictadura que los movimientos progres tratan de imponernos en relación con muchos asuntos. Creo que cada uno debe estar dispuesto a soportar las consecuencias de lo que dice. Y si el sistema lo permite, me parece normal que los aludidos en esos insultos denuncien.

Sinceramente, algunos de tales insultos me parecen más amenazas que otra cosa, pero eso ya entra dentro de la percepción de cada uno… y de la objetividad que ya hoy no se encuentra fácilmente.

Y 2.- He leído unos cuantos comentarios en la red mostrando indignación, asco, rabia, desprecio… de quienes se amparan precisamente en la libertad de expresión y opinan que el pretendido intérprete “Valtonyc” no solo no debería ir a la cárcel, sino que ni siquiera debería haber ido a juicio.

Pues vale. Pero les voy a decir  por qué sus argumentos me parecen basura ideológica.

A ninguno de ellos les he leído una sola crítica cuando Podemos, hace pocas semanas, pretendió cárcel contra los descerebrados que cantaron el “Cara al Sol” en un funeral. Ni les he leído una sola letra defendiendo el derecho de un catalán para volver a poner la bandera constitucional española en el balcón de un ayuntamiento indepe del que la habían retirado unos tarados. Los mismos tarados que se encargaron de meter en la cárcel al que repuso la bandera.

Éstos que guardan silencio ante los abusos cometidos por unos, pero chillan por los abusos de otros, no hacen más que perpetuar el comportamiento fascista, socialista y comunista (perdón por la redundancia) que aúlla, insulta y agrede en defensa de su propia libertad mientras trata de ahogar la de los contrarios.

Eso es basura. Es ideología de barricada. Es el comportamiento lanar de la masa que bala mientras eleva a sus líderes. Lideres que no van a solucionar la vida de la masa que les sustenta y que, a las primeras de cambio, como los hechos demuestran invariablemente, se dan a la fuga o abrazan aquello que han criticado con saña, traicionando a esa masa aborregada que les ha dado poder.

He leído a alguien que publicaba que España es de lo peor porque el ídolo berrendo de unos degenerados tiene que ir a prisión. Yo creo que España se convierte en lo peor cuando los que atacan las injusticias de un lado y protegen con su silencio las del lado opuesto son tan obtusos como para confundir cualquier principio de moralidad y ética con el relativismo que tratan de imponer y que puede minar toda una nación desde sus cimientos, como aquí está sucediendo.


Todo eso es basura.

0 comentarios: