1.3.18



1 de marzo, 2018



Se va un republicano cabal y preclaro, condenado al ostracismo por los poderes políticos mayoritarios.

Se va uno de los escasos pensadores que no están al servicio de los partidos ni sus medios de comunicación. Un valiente que condenó, con argumentos irrefutables, a la llamada “transición” y a su resultado partitocrático y corrupto.

Añado un link al correspondiente artículo de El Conficencial, por ser el que más me ha gustado de toda la prensa digital que he consultado hoy.

Y, aunque ya he ofrecido mis condolencias a sus familiares y amigos en las redes sociales, quiero hacer constar aquí, además, mi pena por la marcha de García-Trevijano y la pérdida que España no sabe, ni sabrá, que acaba de sufrir.


0 comentarios:

Entradas populares