27.7.19


Puede escuchar el texto al final del artículo.

En España existe un sistema por encima del sistema. Y si alguien alberga alguna duda al respecto, no tiene más que buscar en las hemerotecas y llegará a una conclusión inquietante. Por encima del sistema que conocemos, formado por partidos políticos, estamentos y administraciones públicas, encargados todos ellos de poner límites a nuestras libertades creando una triste ilusión de democracia y estado de derecho, vive a nuestras expensas otro sistema menos visible pero mucho más poderoso que el que percibimos. Un sistema de expolio y represión que abarca desde ciertas asociaciones y estamentos religiosos, grandes corporaciones como empresas eléctricas y de combustibles, hasta la gran banca. Un sistema en lo alto de la escalera, intocable para quienes ocupan el reto de escalones inferiores, sean gobernantes, jueces, políticos, periodistas, funcionarios… Un sistema que lo condiciona todo en nuestras vidas, que maneja a sus subordinados a su antojo y cuyas intenciones la ciudadanía ni siquiera llega a comprender porque, en realidad, ésta prefiere ignorar que ese sistema por encima del sistema existe.


Ayer Voz Pópuli publicó un breve artículo cuyo titular no parece que haya llamado la atención de muchos lectores, y que era prácticamente idéntico a los que publicaban otros medios como El Confidencial, Público, El País, ABC…, quizás porque éstos habían tomado la noticia de Europa Press y EFE y apenas se habían molestado en desarrollarla. Si bien Voz Pópuli ofrecía más detalles de los que aparecían en una simple nota de agencia, parecía que el resto de diarios digitales que consulté publicaban la noticia porque no había más remedio, dado que se había hecho público el auto de imputación a tres entidades bancarias más en el curso de la investigación del Caso Bandenia, que el juez José De La Mata instruye respecto a los cargos que se mantienen contra un banco pantalla que podría estar relacionado con varias y notorias entidades bancarias en presuntas operaciones de blanqueo de capitales mediante el comercio internacional de divisas.



Y si bien esta noticia ha salido a la luz, no es menos cierto que los medios la han reflejado casi de pasada y si profundizar en el auto que el juez De La Mata ha emitido y que supone, aunque solo sea por ahora por una presunta implicación de las entidades citadas en la noticia, un verdadero escándalo que, mientras el sistema por encima del sistema pueda evitarlo, no trascenderá a mayores porque las andanzas de ciertas empresas y estamentos, curiosamente, siempre quedan opacadas en los medios de información por otros oportunos sucesos de menos calado que cobran súbitamente un protagonismo que mantiene distraída a la audiencia. Una audiencia que en un inmenso porcentaje no quiere saber nada que exceda a sus mediocres expectativas de información, que alcanzan  poco  más allá de lo que ofrecen los realities de Telecirco y los informativos de La Secta y 13 TV

El trasfondo de lo que sucede con este tipo de noticias es muy revelador, si uno se molesta en tratar de ver más allá de las apariencias. Los medios de información rara vez muerden la mano que les da de comer. Una mano que no es la de la audiencia, sino la de quien pone el dinero para financiar a esos medios. Es el principio de obediencia al patrocinador que convierte a la verdad en farsa y que supone el ejemplo perfecto de lo que Conan Doyle quiso expresar cuando puso en boca de Sherlock Holmes la siguiente sentencia: “el periodismo, Watson, es una institución muy valiosa, si sabe cómo utilizarla”.

La inmensa mayoría de los medios de comunicación están vendidos al poder. Al auténtico poder. Al sistema que hay por encima del sistema. Muchos de ellos parecen servir solamente a tal o cual tendencia política; pero ni uno solo de ellos renunciaría o comprometería una desahogada cuenta de resultados en la que ciertos bancos, grandes almacenes u otras grandes compañías, además de instituciones públicas, figuran como principales anunciantes por defender a un partido político. Porque el dinero es quien manda y hasta los partidos políticos se arrodillan ante los grandes capitales que les condonan deudas, financian campañas y colocan a sus principales políticos en sus consejos de administración para calentar un sillón a cambio de 100.000 ó 200.000 € anuales.

La noticia que publica Voz Pópuli y los demás diarios ha pasado prácticamente desapercibida. Aún menos canales de radio y televisión han hecho alguna referencia destacable sobre el asunto. Todos ellos siguen enfocados en la resaca post investidura fallida del falsario Pedro Sánchez y en las reacciones de los diferentes líderes políticos; pero un juez con agallas decide seguir adelante y no teme imputar a quien pueda aparecer como sospechoso en esta intrincada trama de blanqueo. Ése es el otro aspecto de la noticia que conviene hacer pasar inadvertido para un mejor servicio al sistema que existe por encima del sistema, y que llena los bolsillos de quienes le sirven. Que hay valientes, como en este caso el juez José De La Mata, que no se arrodillan fácilmente. Uno de esos ejemplos de valentía que al poder no le conviene que llegue a ser un referente para nadie.

El “panem et circenses” de Juvenal nunca ha dejado de estar vigente, pero hoy lo vivimos con una especial intensidad. Y como antaño, el poder; ese sistema que existe por encima del sistema, invierte no poco del dinero que os roba de nuestros bolsillos en mantenernos distraídos e ignorantes, mientras tantos casos de corrupción de los que ni siquiera tenemos apenas noticias son archivados inmediatamente después de su instrucción o, si llegan a juicio y salen a la luz, acaban paralizados o sobreseídos en instancias superiores, haciendo que los culpables queden impunes una y otra vez. Es parte del costoso precio que los españoles debemos pagar por no organizarnos y por ignorar, a cambio de pan y circo, que la soberanía de nuestra nación debería emanar de nosotros como pueblo y que una verdadera defensa de nuestros derechos arrinconaría y pondría en un serio aprieto a una élite desalmada y manipuladora que cada cierto tiempo nos vende la ilusión de que elegimos a nuestros gobernantes para que resuelvan los problemas de nuestra nación.



Login en para comentar bajo su responsabilidad

- Redes Sociales -

      MIKE SALA EN FACEBOOK       MIKE SALA EN YOUTUBE      MIKE SALA EN TWITTER       MIKE SALA EN VK - LA ALTERNATIVA A FACEBOOK SIN CENSURA


0 comentarios:

Publicar un comentario

Cualquiera es libre de opinar aquí. Pero quien opine será responsable de sus palabras.