El Día Después...

Este domingo toca baile de cifras. Es lo que hay para hoy. Otras noticias importantes quedan enmascaradas por los resultados y la repercusión de ayer.

Los medios afines al partido que gobierna intentan quitar importancia a lo sucedido. Se trata de salvar la cara a un gobierno que se encuentra con un pastelazo en la cara similar al que provocó cuando era oposición y manipulaba manifestaciones, insultos y vandalismo contra algunas sedes del partido rival. “La manifestación no ha cumplido las expectativas” “L asistencia se cifra en miles de personas” u otros titulares parecidos.

Por otro lado, los medios favorables al partido de la oposición entienden que esta manifestación ha sido algo así como el glorioso resurgir de un pueblo sojuzgado por una izquierda conspiradora y rastrera.

Ni lo uno ni lo otro.

Afortunadamente queda todavía algún medio que procura ser lo mas objetivo posible en este país de locos y prefiero quedarme con esa información como la mas fiable. Son estos medios los que aseguran que la manifestación de ayer en Madrid fue un rotundo éxito de convocatoria. Debe ser verdad, si nos fiamos de las imágenes que aparecen en los informativos de televisión.

Durante los siguientes días tendremos tiempo para reflexionar sobre lo sucedido y su significado, y también seremos literalmente bombardeados por noticias dirigidas a decantarnos por una opción política u otra. De hecho, la intoxicación empezó varios días antes de este sábado. Y continuará.

Es en estas grandes ocasiones cuando las personas se definen con su actitud. Muchos de los gobernantes de este país ya han mostrado su descontento en público, a pesar de que en privado discrepan de la línea seguida por ZP.

Yo, insisto, me quedo con la información mas objetiva. La movilización ha sido un éxito rotundo. Incuestionable. El pueblo no comprende ni participa de los motivos que el gobierno tiene para ceder ante ETA. Las victimas del terrorismo no son sospechosas de atentar contra el estado de derecho. Los ciudadanos que no votan o no simpatizan con Zapatero no son fascistas reaccionarios. Y lo que es mas importante: muchos españoles no están por la labor de participar en una campaña de división del país que se inició hace unos años y que solo ha traído un enfrentamiento entre la clase política como no se ha conocido en toda la historia de la democracia.

Esperemos unos pocos días, a ver que pasa.

Por cierto: Una de las noticias importantes de este fin de semana es que falleció Agustín Tamargo. Seguramente no sea conocido para casi nadie aquí, en España, pero para los cubanos demócratas en el exilio o en la cárcel fue un héroe con todas las letras. Descansan sus restos allá, en el pequeño cementerio Woodlawn Park, en la calle 8 de Miami.

0 comentarios: