Otro paso hacia ninguna parte


Han pasado ya ocho meses desde que De Juana finalizó su mediática dieta disfrazada de huelga de hambre. Ahora, según leo en algunos diarios, pesa sus buenos ochenta kilos, hace pesas y footing diariamente y presume de un humor excelente. Prepara su salida de la cárcel porque sabe que, además de sus batasuneros, tiene el apoyo de otros sectores políticos y sociales de distinto pelo. Unos por no perder el tren de la independencia – creo que ahora se llama auto gobierno – y otros porque si a éste criminal y los suyos se le conceden prebendas, habrá que favorecer a otros para que no se sientan agraviados.

Es decir: que una vez más, y va otra, se demuestra con hechos lo que intentan desmentir sin éxito las palabras de un gobierno sin autoridad, débil y atacado por los cuervos a los que ha alimentado a base de presupuestos, inversiones y excarcelaciones.

Me decía alguien ayer que “España se rompe” podía sonar a españolismo rancio hace un tiempo; pero que ahora quizás ya no le parecía una frase alarmista de esas que buscan soliviantar y crispar al mas puro estilo facha.

Me comentaba este arrepentido votante del gobierno actual que ahora si le parece que España se rompe. Que hay ya demasiados frentes abiertos y que buena parte de ellos parecen apuntar en una misma dirección, aunque cada uno de quienes tiran de ese carro tenga sus propios intereses.

No es ningún secreto que los independentistas catalanes y gallegos manifiestan opiniones benévolas no solo hacia los independentistas moderados vascos, también hacia ETA y su entorno. Carod Rovira se entrevistó con los terroristas hace unos años y sus declaraciones posteriores en los medios dejaron muy claro cual era el propósito de ello. A esto se une en las últimas semanas los reiterados ataques a la figura de la monarquía española, con actos dignos de fanático iraní, quemando fotos y carteles a todas horas.

Yo, que soy republicano convencido, me siento ofendido cuando alguna cuadrilla de encapuchados portando banderas inventadas, se dedican a hacer el cafre con un encendedor mientras reivindican una historia manipulada en cualquier escuela de “euskal herría” o de “els paisos catalans” Y es que en España, que tanto tópico e incultura histórica y política arrastra aún, los republicanos de verdad, tanto de derecha como de centro o izquierda no nos dejamos oír. Y deberíamos hacerlo, porque mucha gente desconoce realmente en que consiste una república. Porque la etiqueta republicana se la atribuyen desde la transición partidos políticos radicales que tienen mas de nazis en sus formas que de demócratas. Cuando recuerdo las palabras de Ortega y Gasset – “¡no es esto, no es esto!” – refiriéndose a la republica de 1936, herida de muerte por facciones extremistas y terroristas que dieron la excusa perfecta para una rebelión militar que acabó con la democracia durante cuatro décadas, no puedo evitar pensar lo mismo cuando veo en los informativos a independentistas violentos y mentalmente envenenados prender fuego a un retrato del rey y ondeando una bandera republicana. “No es esto, no es esto”.

Ellos son como De Juana, en el fondo y en la forma. Y De Juana estará libre antes de un año. Tendrá tiempo de votar en ese referéndum del PNV que desafía a una inexistente ley. Inexistente porque el gobierno del PSOE la derogó al poco tiempo de llegar al poder. Una ley que declaraba ilegal cualquier referéndum convocado por un gobierno autónomo sin la tutela del estado.

Hoy las declaraciones de Zapatero y de De La Vega suenan a falta de autoridad. A indecisión. Y otro asesino que andará suelto en breve.

Cría cuervos…

11 comentarios:

Anónimo dijo...

bueno. ya consiguio lo que queria el muy hp. las victimas del terrorismo estaran contentas. vaya mierda de pais.

Anónimo dijo...

Está claro que para los gobiernos
español como catalán y vasco su único fin es perpetuarse en sus respectivas poltronas, para lo cual si hay que hacer concesiones, pues se hacen y aquí no pasa nada.
Esto se parece a los reinos de Taifas
Hecho de menos que nuestro rey no haya tomado cartas en el asunto.
es el rey de todos los españoles y tiene la obligación de salvaguardar la unidad de España,parece ajeno a todo, quizás necesitaríamos algo menos de yate y un poco mas de compromiso real (nunca mejor dicho)
Vanessa

Mike dijo...

Como me dijo un monárquico en una ocasión en la que ya no sabía como defender que el rey, con un par, mostrara su actitud frente a las negociaciones con ETA: "El rey reina, pero no gobierna"

Y quien esto escribe, republicano convencido además de guapetón y encantador, contestó: "como tópico está muy bien, pero si no gobierna, ¿para que está?"

...

Mike dijo...

Por cierto, Vanessa, ¿¿¿no me estarás saliendo tu un poco rojaza???

Anónimo dijo...

vosotros creeis que felipe llegara a ser rey?

Anónimo dijo...

por una vez el nart no me parece tan pro-psoe.

Anónimo dijo...

Es probable que el principe se quede en éso,pienso que ha cambiado bastante la opinión de la monarquía,recordamos el papel que el rey realizó durante los primeros años de nuestra incipiente democracia ¨toreando¨junto a Adolfo Suarez desde militares seguidores de Franco al partido comunista, recordamos también su saber hacer en el fallido golpe de estado de Tejero.
Pero hoy solo vemos a los hijos y nietos en la prensa del colorín y a lo bien colocaditos que han acabado los yernos...
No se yo si a la monarquía no le habrá tocado ya el plan renove.
y para colmo Leticia...
Besos
Vanesa

Mike dijo...

No! No! Letizia!!! Con "Z"!!! Que no es lo mismo, mujer...!!!

Te pierde tu pasión monárquica.

Anónimo dijo...

no creo que felipe reine. conforme pasa el tiempo la gente se va atreviendo mas a criticar abiertamente a la corona.

Anónimo dijo...

ahora garzon detiene a un monton de etarras. lo que no entiendo es que es lo que han hecho ahora que no hubieran hecho antes.

garzon de nuevo ayudando al psoe en tiempos de bajon. vaya mierda.

Anónimo dijo...

En clave de humor negro:
En el día de hoy,
cautivo y desarmado el sentido común y cumplidos los últimos objetivos por las tropas separatistas.
La dignidad de todo un pueblo,
¡Ha terminado!
Vanessa