REFLEXIONANDO


Reflexiono. Y cuanto mas lo hago, más convencido estoy de todo lo que escribí ayer.

Hoy habría ganado una apuesta. Una cena. Triste premio. ETA vuelve a matar. El pecado de la victima fue ser concejal de un partido no nacionalista. Los terroristas demuestran una vez más que con ellos es inútil cualquier negociación. Nunca pretendieron negociar nada, ni tampoco merecen la más mínima consideración. Tan sólo buscaron dilatar el tiempo de “tregua” para rearmarse y conseguir dinero. Además, la jugada les salió redonda. Vuelven a tener concejales en los ayuntamientos. Por lo tanto, mas dinero y también presencia política. Es una pena que en este país que tanto habla de derechos humanos no exista una verdadera condena de cadena perpetua sin posibilidad de remisión, porque sería el castigo más apropiado para toda esta pandilla de asesinos.

He visto varios informativos en televisión. Las imágenes de los concejales de ANV negándose a condenar el asesinato hablan por sí mismas. Odio mas allá de la política. Justificación del crimen en nombre de las consignas nacionalistas que han envenenado al buena parte del pueblo vasco desde hace ya un siglo. Consignas de una historia manipulada y dirigida hacia la xenofobia y el fascismo.

No puedo comprender como otros pretendieron negociar de nuevo. Ni creo que llegue a entenderlo nunca. Hoy solo puedo quedarme con la imagen de la familia destrozada por el asesinato de uno de los suyos, pero vuelve a mi memoria las palabras del Zapatero presumiendo ante Rajoy de que en esta legislatura hemos tenido menos victimas. Señor Presidente, con una sola basta. Su comentario ha pasado casi desapercibido porque es usted de izquierdas, porque si lo hubiera dicho siendo de derechas…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si sale negociara otra vez. Ya estara pepe blanco para insultar a los demas y distraer la atencion.

Anónimo dijo...

Bueno. han pasado muchos dias y es un hecho indiscutible. Eta atentó a favor del psoe. Lo que estaba claro es que no iban a matar a ninguno de PP para darles la razon.