La militancia del PAR, decepcionada


Biel ha perdido la oportunidad de romper con la imagen de comparsa del PSOE que el PAR arrastra desde hace ya tanto tiempo.

La militancia del Partido Aragonés se siente decepcionada. Muchos han sido los que han creído en la filosofía del partido en lo que se refiere a la gestión de los recursos hídricos en Aragón. Muchos han trabajado dura y desinteresadamente en campañas electorales y actos públicos, para transmitir a todos los aragoneses el sentimiento – no falto de razón – de que hace falta en esta tierra un partido fuerte y con el suficiente número de votos para tener la presencia necesaria en las instituciones. Y ha sido un trabajo arduo, porque, a pesar de que Aragón es una de las comunidades autónomas que menos le debe al centralismo y que más ha sido perjudicada durante los últimos tres siglos, no existe una conciencia popular propia de personalidad histórica.

He escrito en varias ocasiones, y he sido muy criticado por ello, que es muy fácil engañar al pueblo aragonés. Y sigo manteniendo la misma idea, porque en estos últimos meses esta misma idea se ha fortalecido a raíz de todo lo ocurrido con el trasvase del Ebro a Barcelona.

A toro pasado, y con suficientes datos publicados, la situación queda de la siguiente forma:

Meses antes de las últimas elecciones generales, Zapatero pone en práctica una vez mas su consabida táctica de ocultación de información. En esa ocasión, negocia en secreto un futuro trasvase desde el delta del Ebro hacia Barcelona, ciudad que se encuentra ya en alerta por escasez de agua de boca. Dicha alerta se oculta desde las instituciones y desde el propio gobierno central, porque podría ser un duro golpe a los resultados de gestión nefastos de las administraciones catalanas, lo que podría suponer un duro golpe para el Partido socialista Catalán. No olvidemos los escándalos sucedidos con las infraestructuras barcelonesas durante la pasada legislatura.

A cambio de esconder bajo la alfombra el problema del agua de Barcelona, ZP promete a sus amigos Catalanes llevar agua del Ebro e iniciar las obras necesarias al poco tiempo de finalizar la campaña electoral. Es decir: todo estaba atado y bien atado.

Cuando salta la noticia de la necesidad de agua para Barcelona y la urgente realización de un trasvase, poco importa para algunos líderes políticos sus promesas y discursos anteriores. Marcelino Iglesias, Presidente de Aragón, queda a los pies de los caballos cuando los medios le recuerdan las grandilocuentes afirmaciones de su jefe de Madrid durante la campaña y las suyas propias, asegurando que dimitiría si se faltaban a las promesas hechas a los aragoneses. Su reacción fue la única que se puede esperar de un gobernante socialista. Ignoró sus propias promesas y, para cubrirse las espaldas, encargó un informe jurídico sobre la legalidad del trasvase, del que se atrevió a decir con antelación que no reflejaría ninguna ilegalidad sobre el “desvío de caudal a Barcelona”. Opinión anticipada que era en sí toda una declaración de intenciones y una coacción a la justicia; practica habitual de los gobiernos socialistas desde el inicio de la democracia.

Estoy seguro – me encantaría equivocarme – que esta situación de mentiras y falsas promesas no supondrá un grave problema para el partido socialista. La historia reciente nos enseña que, generalizando, el electorado de izquierdas es altamente manipulable por su falta de criterio. No importa lo falsa, indigna o inútil que pueda ser la gestión de los gobernantes de su partido, porque sus votantes se venden fácilmente ante un buen paquete de promesas populistas. Así que Marcelino Iglesias, una vez que pase la tormenta, volverá a brillar rutilante mientras se hace fotos en la Expo. Con eso bastará.

Pero para el Partido Aragonés las consecuencias pueden ser muy distintas. Militantes y simpatizantes no entienden por qué Biel permanece callado. El partido que más se ha significado a la hora de defender los intereses de Aragón, no mueve ni un dedo ahora. El gobierno catalán tantea la posibilidad de comprar excedentes de agua a los agricultores, lo que significa abrir la puerta a la futura especulación y mercadeo de un recurso natural necesario, y el Partido Aragonés no se manifiesta. Quienes dieron su voto a Biel hablan de decepción. Hablan de políticos que primero miran por su despacho y coche oficial. De políticos que no arriesgan sus prebendas cuando realmente hay que dar la cara. Hablan de la cúpula del Partido Aragonés vendida al PSOE. Y el Partido Aragonés calla. Hay ocasiones en las que quien calla, otorga.

8 comentarios:

Oroel dijo...

¿Decepción entre la militancia del PAR?

No sé si has visto, o mejor oído, a las ovejas cuando el pastor camina entre ellas llevando un canasto lleno de cebada. El coro de balidos es ensordecedor. Pero conforme lo va vertiendo en el comedero sus llamadas van siendo sustituidas por el ruido de las mandíbulas triturando el grano, hasta que todas están ocupadas en ese menester.

El PAR hace tiempo que no es un partido, sino una inmensa pesebrera. Sus objetivos no son políticos, sino clientelares y crematísticos: las comarcas, las empresas públicas...

No niego que la militancia del PAR -¿se les puede llamar militantes con propiedad o son otra cosa: socios quizás?- haya trabajado duro, pero desde luego no desinteresadamente.

¿Por qué el PAR permanece callado ahora? ¿Por qué permaneció callado cuando desapareció la Reserva Hidráulica de Aragón del Plan Hidrológico Nacional? Muy sencillo, porque nunca han tenido el más mínimo compromiso con Aragón, sino con la poltrona. Aragón no es su bandera; Aragón es su coartada.

Y mientras ellos ven a Biel con los mismos sentimientos con que las ovejas ven al pastor que les lleva el grano, yo tengo que tomar una dosis doble de Primperán cada vez que veo una foto suya.

Así está Murcia dijo...

Pero no sólo el PAR,¿algún partido aragonés hace algo ahora? ¿en qué ha quedado toda la manipulación que hubo con el tema del agua?

Mike dijo...

A veces los frutos maduran y caen. Quiero decir que, a veces, las cosas que se ocultan salen a la superficie.

Oroel dijo...

Qué críptico tu último mensaje. El PAR ya está, más que maduro, podrido en la rama. Caerá, claro, pero ya tarda.

José García Palacios dijo...

Hola, amigo.

Desde que apareciste por mi blog tenía la intención de añadirte a mi lista de blogs... pero unos días por otros la casa sin barrer... ya sabes, el dichoso tiempo.

Ya lo hice, y te dediqué un pequeño texto (bueno, medio, porque hago mención también de otro blog, jaja). Te añadí en "Blogs liberales españoles"; si no te gusta la categoría, me dices cual prefieres y te cambio.

Gracias por tu amabilidad, y perdona el horrendo "off topic".

Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

La imagen del par en el resto de españa es de partidito pesebrista del psoe.

Y han quedado como tales.

A dijo...

El PAR empezó como empezó. Embaucando a muchos aragoneses con el amor a su tierra mientras algunos de los de arriba daban pelotazon urbanisticos al mas puro estilo Marbella.

Anónimo dijo...

Que bien se vive en el sillon, dandose en el pecho con el aragonesismo y escondiendo la cara para no disgustar al primo de zumosol de Madrid.

Yo les vote 2 veces, pero ni yo ni mi familia les volveremos a votar.

Biel, sinverguenza. Tu partido es un timo para vivir de los cargos de la dga, la dpz y los ayuntamientos.