27.8.08


Dick Hoyt sabe bien que ningún esfuerzo está de más cuando se trata de ayudar a un hijo. Él es una de esas personas privilegiadas que se crecen ante la adversidad para convertirla en momentos especiales. De hecho, el lema de la familia Hoyt es “tú puedes”; lo que ya demuestra la intención de no arrugarse ante los problemas.

Hay quien dice de Dick Hoyt que saca sus fuerzas del hecho de ser militar y de su capacidad para disciplinarse y conseguir sus objetivos. Bien. Puede que en su caso sea así; pero conozco casos de matrimonios que tienen hijos con discapacidad y que, sin ser ninguno de ellos militares, si que enseñan día a día lo que yo admiro de ellos: que son verdaderos héroes.

Hoyt no se resignó a que su hijo Ricky fuera un niño condenado, por su parálisis cerebral, a no poder vivir los momentos especiales que hacen de una vida emocionante y plena. Dos cosas me impactaron en lo más hondo de mi corazón cuando ví el siguiente video por primera vez. La capacidad de esfuerzo y sacrificio de un padre, y la mirada de amor que se cruza entre él y su hijo cuando están juntos.

Hace tiempo que Dick es un héroe para muchos, sin haberlo pretendido. Pero, como él dijo en una entrevista en televisión, se alegra – y le da más fuerzas aún – saber que su esfuerzo pueda inspirar a otras personas que viven idéntica situación y que se sienten tentados a dejarse vencer por el desaliento, lo que le anima a cumplir también con un cometido añadido que él no esperaba ni había imaginado, como es contestar cartas e emails de familias para las que los Hoyts han sido un ejemplo de unidad y trabajo en equipo. Y cuando un buen ejemplo llega al corazón de muchos, no se le debe dejar extinguir. Por muchas razones, pero, sobre todas, porque necesitamos ejemplos así para nosotros y nuestros hijos.

Yo admiro a Dick Hoyt, como admiro a mis primos de Barcelona, Manel y Magda, que un día decidieron que no permitirían que su pequeño Xavi (que hoy me saca ya unos cuantos centímetros) se quedara anclado, por su parálisis cerebral, en una silla para el resto de su vida. Hoy Xavi sigue necesitando algunos cuidados especiales, y los necesitará siempre; pero gracias al amor y el esfuerzo de sus padres, camina solo, sigue una vida normal y puede incluso viajar con ellos a cualquier lugar sin necesidad de ninguna medida fuera de lo común.

Creo que personas así merecen reconocimiento y el mayor de los respetos. Son héroes casi siempre anónimos, que después de recibir los aplausos y la admiración de algún homenaje ocasional, vuelven a su vida diaria, a sus hogares, a seguir siendo héroes a diario.



7 comentarios:

  1. Uf!!! El video pone los pelos de punta. Es muy emocionante. Vaya ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. Morabita IV

    Donde Moras.. habitas.
    Morabita..

    Quien eres tu Morabita..
    Te crees amo de la espada del Mar..?
    Crees ser heredero de Nemo..?
    Crees tener patente de corzo para engañar..
    al Nautilus si es que lo encuentran para reclamarlo
    en nombre de Allah no es tuyo.. Nemo no era arabe Morabita
    era un principe de otra latitud..

    Quien eres Morabita…
    Solo eres un refugiado de oriente
    Solo ello, solo ello…
    Quien eres Morabita…

    Refugiado, producto de mil guerras..
    Guerras perdidas, nunca ganadas…
    Morabita, busca tu Morabia en otro punto en otro lugar..
    Quien te crees Morabita..
    engendro de odio, venganza y envidia..

    Asocia a tus huestes
    con los últimos desperdicios humanos
    de otoño.. y del ultimo invierno..

    Quien te hace despertar
    la esperanza de tu Morabia
    árabe refugiado…
    Ni al sur del mundo
    en mi otra tierra, mi otro mundo
    alguien te quiere..

    Si quieres llegar
    a esta tierra de leche y miel…
    si quieres invéntate tu Morabia acá,
    invéntate una historia..
    para explicar tu procedencia en el sur de América…
    dile al mundo con tu Marketing
    que eres originario de la Patagonia..
    y de seguro
    si tu campaña es grandilocuente
    y merecedora de premio Newyorkino
    te la creen…

    Pero tu y yo..
    sabemos que solo eres, eso..
    “Morabita existiendo.. “
    para vivir de otros..
    como una sanguijuela Morabita..

    ResponderEliminar
  3. Anónimo28/8/08 9:37

    Digo yo que será "patente de corso", y no de "corzo"... ¿no?

    Que las licencias poéticas tienen un límite...

    ResponderEliminar
  4. Desde luego es una historia llena de enseñanza y superación, tanto del padre como del hijo.

    Y del video..............carnecita de gallina, y perlitas en el lacrimal.

    Salud

    ResponderEliminar
  5. Una historia que es un ejemplo de lucha,superación y coraje.
    No hay que rendirse jamás.

    ResponderEliminar
  6. Me ha emocionado mucho, hacia tiempo que no se me saltaban las lágrimas al ver un video, este lo ha conseguido.

    ResponderEliminar
  7. yo me sigo emocionando cada vez que lo veo. que hartazo de moquillo.

    ResponderEliminar

Cualquiera es libre de opinar aquí. Pero quien opine será responsable de sus palabras.