AGRESION A UN ANCIANO. LOS CULPABLES SALEN PRACTICAMENTE IMPUNES


Ciudad de Huesca, muy pocos días atrás. Un anciano, José Lacasa, policía local retirado, sorprende en plena calle a cuatro jóvenes orinando encima de un auto. Les recrimina su conducta y estos le dan una soberana paliza.


De los cuatro jóvenes, dos son mayores de edad. De 18 y 19 años. Cada uno de ellos ha sido condenado a 14 meses de prisión, al pago de indemnización a la víctima y al pago de las costas procesales.


Los otros dos, al ser menores de edad, quedaron bajo la custodia de sus padres tras prestar declaración.


Insistiendo en el principio de restitución que defendí aquí, me preocupa que estos cuatro asociales queden prácticamente impunes ante el delito cometido, ya sea porque unos son menores de edad, ya porque otros no tuvieran antecedentes penales, o porque se declaren insolventes para pagar las costas y la multa.


En general, me muestro contrario a que se haga responsables a los padres de los delitos de sus hijos menores de edad, porque me consta que no todos los menores delincuentes han sido mal educados por sus progenitores. He conocido algún caso de padres maravillosos que han enseñado principios correctos a un hijo y este ha preferido el mal camino, simplemente porque le atraía hacer lo malo. Por eso considero injusto que se generalice sobre la conducta de los padres, metiéndolos a todos en el mismo saco. En casos como estos, incluso yo prohibiría por ley el que los progenitores tuviesen que pagar indemnizaciones y costas, forzando, también de este modo, el que el delincuente deba hacer frente a su responsabilidad.


Yo votaría por una ley que obligara al delincuente menor a restituir el daño hecho con horas de trabajo social, o internamiento, si esto fuera procedente. Incluso si dicho joven tuviera alguna cuenta bancaria como titular, yo defendería que las autoridades embargaran la cantidad necesaria para satisfacer gastos necesarios. Dependiendo de la naturaleza del delito, tampoco permitiría la posibilidad de rebajar un solo día de condena por buena conducta. Creo que, con todo esto, y al margen de que el condenado volviera a delinquir en el futuro, este tendría muy claro que sus acciones tienen consecuencias a las que él, y no sus padres, debe hacer frente. De este modo se protege mucho más a la víctima, que tendría la sensación de que su agresor realmente está pagando por lo que ha hecho, en lugar de permanecer en casa de sus padres, castigado a no salir de su propia habitación equipada con televisión, Play Station, PC e Internet.


¿Le parece a alguien que yo soy un fascista por defender lo que recién he expuesto? Me es indiferente. Ante todo, el derecho de la víctima y la restitución, hasta donde sea posible, del daño recibido. Todo esto antes que preocuparme por la reinserción de un delincuente al que le importa un comino lo que ha hecho.


En cuanto a los mayores de edad, les aplicaría el mismo reglamento. Restitución a la víctima y a la sociedad contra la que atentan. Por el simple hecho de ser mayores, cosa que ellos creen que les da derecho a todo pero deberes hacia nada ni nadie, retiraría para este tipo de casos el librarse de prisión por no tener antecedentes. Creo que este beneficio no hace más que aumentar la sensación de impunidad del agresor y la desesperación del agredido. Incluso, si no está tipificado ya, yo consideraría un agravante el que la persona atacada sea un anciano, por su situación de mayor indefensión.


Le pido disculpas por insistir machaconamente sobre estos asuntos, que quizás no les interesen demasiado. Pero me sale de dentro el intentar transmitir lo que buena parte de la sociedad está demandando y que los líderes políticos no se atreven a abordar por temor a perder votos.


Mas datos en este artículo de Heraldo de Aragón. Les recomiendo los comentarios de los lectores, aunque alguno se exalta un poco.

14 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Hay un miedo reverencial en los políticos,sobre todo en la izquierda, a endurecer el código penal y en proteger a las víctimas que se encuentran absolutamente desamparadas e indefensas.
La causa, no es otra que la de "responsabilizar" a la sociedad del délito que el delincuente o asesino comete.
El delincuente no es "malo":es la sociedad la que le ha llevado a delinquir.
Desarraigo social,padres divorciados,droga,submundos...
Cualquier eximente justifica el delito.
Así estamos.

si, bwana dijo...

Efectivamente estas cosas suceden por tener un código penal desfasado, fuera de la realidad del siglo XXI. Cada día conocemos sentencias más benévolas para los criminales. Es indignante.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Es cierto que cada día aparecen en los medios de prensa noticias como esta que reflejan los desajustes legales (o de aplicación de la ley) para la defensa de las víctimas y su reparación.

Sin embargo la protesta ciudadana y la movilización para exigir una revisión adecuada de leyes, códigos y procedimiento es un hecho. Y la blogosfera, ... la web en general, supone una gran caja de resonancia de nuestras protestas.

No cedamos en nuestra denuncia frente a estas indefensiones y otros atropellos.

Un saludo.

metempsicótico dijo...

¿Mayores? ¿Menores? Grandes cabrones, infames, cobardes y marranos (igual da el orden). Yo tampoco soy partidario de que paguen los padres pero sí de sentarles la mano a estos individuos.

Esveritate dijo...

A mí me la trae al pairo que me llamen fascista por pensar lo mismo que tú expones, para el delincuente no hay “edades”, es delincuente y nada más y partiendo de esa base, todo delincuente debería cumplir su condena íntegra y resarcir a la sociedad del daño causado con trabajo en la cárcel. Todo lo que se diga en contra es pura demagogia progre.

Saludos

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Como me pediste Mike he pasado por tu blog y he leído tu opinión. En primer lugar, decirte que los menores no han quedado impunes, lo que pasa es que son juzgados por el Juzgado de Menores, y serán condenados por esos hechos, y el Juez les condenará por ello y les impondrá una de las medidas enumeradas en el art. 7 de la Ley Penal del Menor, entre las que se puede encontrar el internamiento o la libertad vigilada o la realización de trabajos en beneficio de la comunidad o cualquier otra obligación, que tanto utiliza el Juez Calatayud.

En cuanto a los mayores, según lo que he leído, fueron castigados conforme al art. 147 del Código Penal, en el que las penas por lesiones (las normales) se castigan de 6 meses a 3 años de prisión. Con lo que el Juez les impuso prácticamente la mitad de la máxima. Que se dé un canto en los dientes si al final acaban pagando la indemnización, porque al no ser condenados a pena de multa, no irán a prisión en caso de impago. Y si la pagan, es una buena cantidad.

En cuanto a endurecer o no las penas, lo primero que hay que decir que ahora los políticos están cogiendo posiciones para endurecer lo más posible el Código Penal, así tenemos que lo que antes eran faltas ahora son delitos gracias a la Ley de Violencia de Género, o castigar con la misma pena coger de internet pornografía infantil y volver a colgarlo que producir esas imágenes.

Tampoco creo que por endurecer las penas se vaya a conseguir reducir la violencia. El mejor ejemplo que se puede poner está en los EEUU, allí, con su cadena perpetua y su pena de muerte, no han conseguido que sea el país menos violento del mundo. Y, por otra parte, si se endurecen mucho las penas, se corre el riesgo de que el criminal, no sólo decida seguir con sus planes, sino que, aprovechando que el por el mismo precio puede cometer un segundo o tercer delito, opte por cometer dos o tres delitos. Esto es lo que pasaría si se estableciese la cadena perpetua.

Desde luego, la solución a la criminalidad no pasa sólo en el endurecimiento de las penas.

Fernando Solera dijo...

No eres un fascista, Mike, en absoluto. Sólo quieres lo que a tu juicio y al de muchos de tus lectores es justo, nada más. Es muy triste tener la sensación de que uno está clamando en el desierto mientras ve cómo los hijos de puta de cualquier edad pueden campar a sus anchas. Y el Gobierno aplaudiendo.

Caballero ZP dijo...

Yo abogaría para que los menores de edad sigan pagando sus deudas en la cárcel al cumplir la mayoría de edad, si la pena impuesta en años hace que el menor cumpla 18 estando cumpliendo condena.
También pediría que cuando trabajen y tengan su sueldo, les sea embargado parte del mismo para resarcir los daños.
Saludos

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Si embargar sueldos en lo penal para pagar las indemnizaciones, pero si no tiene ningún sueldo ni nada que embargar, lo que ocurre es similar a cuando solicitas el embargo de un inquilino moroso, que lo desahucias y en ese momento no tiene nada que embargar, y si realmente quieres cobrar algo, tienes que estar año tras año solicitando la ejecución de la sentencia y pidiendo la averiguación patrimonial... Pero como es bastante pesado estar detrás del moroso, se acaba olvidando. Pues en lo penal, o se cobra de inmediato, o puedes olvidarte de cobrar.

Javi dijo...

Ya comente en mi blog que se les educa con demasiada permisividad, empezando por los padres que hoy les dan todos los caprichos, no les inculcan valores ni respeto,
y la educación en las escuelas deja bastante que desear, no por culpa del profesorado, sino por la indefensión que sufre el personal docente, los jóvenes han perdido el respeto a sus padres, profesores, a sus compañeros de instituto, ¿como van a respetar a un anciano? ¿para que sirve educación para la ciudadania?

Atila el Huno dijo...

Mike!, es un tema muy interesante y haces muy bien en insistir en él. Creo que somos mayoría (muy absoluta) los que compartimos tu criterio. Lo lamentable del asunto es el divorcio total que hay entre el legislador y el pueblo. Si la legitimidad del legislador emana del pueblo soberano, ¿por qué insiste en no escucharlo?

Martha Colmenares dijo...

El reino de la impunidad, eso si es sterrible.
Por cierto, tienes un premio Dardos.
Abrazos

elbosquefantasma dijo...

Visión proge buenista tiralapiedrayescondelamano, denunciantesanónimos, queremos en el otro lo que no nos aplicamos a nosotros mismos y todos los tópicos de la España Negra más vigente que nunca en la España Moderneta y luminosa de la progresía:
NO PASSA NÁ, NO PASSA NÁ, NO PASSA NÁ. y cuando pase pues CODIGAZO PENAL.
Que aquí pasamos del buenismo a la horda vengativa en un momento. Con lo normal sería aplicar una pena. 1 Para restituir el daño a la víctima 2 Para castigo del delincuente para que, si quiere aprenda la lecció.

Mortadelo dijo...

Si poner al dia el codigo penal es tan sencillo como copiarlo de nuestros vecinos (Francia, Alemania y Gran Bretaña).

Siempre he defendido la idea de que la grandeza de una nacion se basa en la capacidad de castigar a quien no se adapta, y en esos terminos España es tercermunista.