GALICIA, PP. PAIS VASCO, EN EL AIRE


El Audi de Touriño sale a la venta y la galaxia de Juan José “Spok” Ibarretxe está en plena revolución.

Apuesto lo que ustedes quieran contra lo que no tengo a que muy pocos pensaron que el resultado de las elecciones autonómicas iba a dar para tanto.


Reconozco que, si los hay muy, muy sorprendidos, yo me cuento entre ellos. Ayer viví la demostración empírica de que las maquinarias de propaganda no son infalibles en nuestro país. Yo creía todo lo contrario, o casi. Pero la realidad, anoche, me dejó sin argumentos.


El Partido Popular volverá a gobernar Galicia. Yo no daba ni un Euro por su mayoría absoluta. Como mucho, hubiera apostado que ganaría, pero sin conseguir los votos suficientes para gobernar en solitario. Visto el resultado de la voluntad de los votantes, El PP, con 39 escaños, Volverá a la Xunta de Galicia tras una legislatura de ausencia. La lectura No sé apenas nada del ex candidato y próximo Presidente, Núñez Feijoo. No me atrevo a valorar ni aventurar cómo será su gestión, ni mi preferencia política por la derecha liberal me permitirá asegurar, por cierta afinidad, hablar bien de él por el solo hecho de que sea de derechas. Lo que sí tengo muy claro, conforme he leído y oído opiniones de gallegos que se felicitan por esta victoria del PP, que dos factores han influido definitivamente en la derrota de la coalición del Partido Socialista y los nacionalistas gallegos.


Uno. En esta ocasión no ha sido suficiente una legislatura para que el sectarismo gobernante haya podido enraizar suficientemente como para convertirse en algo inamovible. Casos indignantes y traumáticos, como que ciertos focos de los incendios que asolaron Galicia hace pocos años no pudieron atenderse convenientemente por falta de personal forestal, al que no se le había renovado contrato laboral por no hablar gallego o la creciente agresión lingüística contra los no gallego hablantes.


Dos. Quizás al Presidente “Siguiente Pregunta” Touriño daba por sentado que su prepotencia y el suntuoso despilfarro del los ciudadanos, y las poco apropiadas fotos del líder nacionalista Quintana en el yate de un constructor favorecido con numerosos contratos por parte de las instituciones, no iban a costarle votos. Hemos visto que no ha sido así. En este aspecto, reconozco que los gallegos nos han dado una lección que pocas veces se ha visto en España. Han sabido poner en su sitio a un gobierno que gobernaba para sí y su nacionalismo excluyente. Ahora, el Partido Popular deberá demostrar que tiene capacidad para guiar a la comunidad en estos complicados tiempos de crisis. Y tendremos que ver y oís como los que gobernaron hasta ahora culparán de la situación actual a quienes recién acaban de llegar.


En el País Vasco se da la paradoja de que el ganador, el aún Lehendakari “Spok” Ibarretxe, califica como “agresión política” la posibilidad de que PSOE, PP y UpyD, cuyo escaño está todavía por confirmar, se coaliguen para formar un gobierno que desalojaría al PNV del gobierno vasco. Puestos a comprobar teorías, me ratifico en que el político es, con casi toda seguridad, el ser humano más caradura de la creación. El PNV es uno de los partidos más beneficiados por este lamentable sistema partitocrático impuesto desde la transición. Sistema que permite, en aras del “juego democrático” que dos partidos minoritarios se unan con suficientes votos para desalojar a la formación más votada por el electorado.


Al margen de esto, vivimos un momento histórico que puede cerrarse en falso, si los partidos llamados “constitucionalistas”, ahora que tienen la posibilidad, no unen sus esfuerzos para desalojar del poder al PNV, que también haría tambalearse al sistema de clientelismo nacionalista que vive muy bien, desde hace tres décadas, entre el funcionariado, las instituciones y algunas empresas favorecidas por el PNV.


La decisión, moralmente, es sencilla. Patxi López tiene en sus manos – a tenor de lo que asegura Pepe Blanco , quien dice que el vasco dispone de libertad para decidir – la posibilidad de ofrecer un verdadero cambio para su tierra. Un cambio de verdad, aunque ello supusiera un recrudecimiento en la frecuencia de atentados terroristas. Pero, por otra parte, la decisión estratégica, si existen ingerencias desde Madrid, pasaría por no disgustar a Ibarretxe, quien tiene mucho que decir en cuanto a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.


De momento, Feijoo pone a la venta el Audi aquél, Limousine más lujosa que la de Obama, que el Presidente “Siguiente Pregunta” Touriño compró con dinero de los ciudadanos. Será un gesto al auditorio, o será una sincera declaración de intenciones, pero no están los tiempos para lujos asiáticos, y la decisión me parece acertada. “Siguiente Pregunta” Touriño presenta su dimisión a la ejecutiva de su partido y conforme sale por la puerta, Pepe Blanco le patea el trasero. Anxo Quintana, jefe del Bloque Nacionalista Galego, embaucador de abuelos a los que solo le faltó querer venderles frascos de crecepelo como en los charlatanes de las películas del oeste, tendrá que endurecer su línea anti española para que alguien le preste atención en su vuelta a los bancos de la oposición.

Ibarretxe debe estar a verlas venir, esperando los acontecimientos de los siguientes días y valorando qué propuestas puede ofrecer a López para este dé la espalda a PP y UpyD. Zapatero estará preguntándose – yo, en su lugar, lo haría - por qué la última Garzonada no dio los resultados esperados. Ni siquiera la secular estrategia de asociar al PP con la extrema derecha le ha funcionado esta vez. ¿Y Rajoy? De Rajoy dicen en Madrid que salió fortalecido de este lance. De modo que nos esperan unos pocos días de tregua y paz en el Partido Popular. Esperemos a que pase la euforia.

10 comentarios:

Andrés Álvarez Fernández dijo...

Muy buen análisis. Lo que me parece sorprendente es la cantidad de reproches que hoy he escuchado de boca de cierta gente. "El coche es caro pero Feijóo debe quedárselo por que el gasto ya está hecho", "Vamos para atrás con Feijóo", "Este Gobierno es el peor posible"...blablabla.

Me alegro profundamente de la victoria del PP, con el que he sido crítico, y a veces incluso con cierta vehemencia, pero que en el fondo es el Partido, mi Partido.

Y lo siento por todos estos personajes que persisten en tildarnos de "ultraderecha", "fachas" y "reaccionarios". Falta de madurez política, un mal endémico de la sociedad española.

Por mi parte; dar la enhorabuena al PP y a Feijóo por la victoria, y mis agradecimientos a todo el Pueblo de Galicia por la confianza nuevamente depositada.

Caballero ZP dijo...

Hoy es un día feliz de los que no tenía hace tiempo, ahora toca exigir al PP que cumpla con sus compromisos, Galicia vuelve a ser española y sin duda muchos gallegos respiramos tranquilos.
Creo que el PSOE en el País Vasco demostrará del lado que esta, y se juntará con el PNV.
Saludos

El Españoleto dijo...

Yo debo reconocer cierta esperanza en la victoria del PP en Galicia. Victoria electoral, pero no de la mayoría absoluta, que esa si me ha sorprendido y alegrado a la vez. Parace que los Gallegos, siguen dando lecciones al resto de españoles.

Ahora, falta que los Populares pongan en marcha leyes y reglamentos para impedir que los nacionalsocialistas del Psoe y BNG, en una hipotética vuelta al poder, puedan volver a las andadas.

Y en referencia a las Vascongadas, no tengo la menor duda, que el Psoe pactará con el PNV... eso, hasta los negros... Lo que si espero, es que los votantes socialistad, si hay alguno con dos dedos de frente, tomen nota.

Atila el Huno dijo...

Este cipote se ha aprendido tres o cuatro frases de los años 30; conoce sus efectos narcotizantes, sobre todo ante un público ignorante. Se joda!!

javier dijo...

Ahora veremos con quien pacta el PSOE en el pais vasco, seria bueno que PSOE y PP en este caso se aliaran para acabar con el nazionalismo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Buenas tardes Mike.

Yo lo único que puedo añadir a tu detallado análisis es lo que ayer publicaba en mi blog sobre las elecciones al Parlamento Vasco: La llamada izquierda abertzale no ha podido presentarse a las elecciones. Bueno, más bien, a las marcas electorales del mundo proetarra se les ha cerrado el paso aplicando instrumentos del Estado de Derecho (a través de los Poderes Ejecutivo y Judicial). De hecho, siendo rigurosos, izquierda abertzale es Aralar (que no proetarra) y algunas facciones de EA (que tampoco es proetarra, pero sí –como Aralar- independentista).

Mi reflexión, o más bien, mi pregunta es la siguiente: ¿Ha pasado algo grave por impedir que una fuerza política proetarra se haya presentado a las elecciones? ¿Han quemado algún pueblo? ¿Ha habido algún intento de suicidio colectivo? ¿Estamos ante un (Eusko)Apocalipsis? ¿Se ha quemado o se va a quemar el Parlamento Vasco?

(Cuánto tiempo perdido por inexplicables complejos políticos…)

Un cordial saludo.

Esveritate dijo...

Mike lo primero darte las gracias por salir en mi defensa ayer.

El análisis que expones bajo mi punto de vista es perfecto. En Galicia vuelve el PP y esperemos que vuelva a dar la talla. Mi gran duda es el País Vasco ¿serán capaces PSOE y PP? Sinceramente tengo muy pocas esperanzas de un pacto, recordemos que ya tuvieron ocasión y no lo hicieron. Dejemos pasar los días y el PSOE demostrará nuevamente que olvida sus promesas.

Saludos

Melvin dijo...

Tienes un premio en mi blog.

Desde el blog "Islamización de Europa, EURABIA" he sido honrado con la concesión del Premio "Apache 2009" a la lucha antiterrorista, en particular, durante el año en curso, agradeciendo enormemente a Mónmar este reconocimiento. Otorgado, inicialmente, por el blog ”Patria judía”, podría hacerse extensible a todos aquellos blogs que tienen como uno de sus principios la oposición a la lacra del terrorismo, venga desde donde venga, llámese ETA, Al Qaeda, FARC, Hamas, Hezbolá, etc.

Un saludo muy cordial.

Melvin dijo...

Con respecto a Galicia, resulta indudable que, a lo largo de tres años y medio, el gobierno progre-nacionalista que padecían ha hecho meritos más que sobrados para ser desplazado del poder, por más que los líderes del bipartito PSdeG-BNG se vieran prácticamente como vencedores y sólidamente aposentados en la poltrona, hasta el punto de que, en plena y acuciante crisis económica ni el socialista Touriño ni el nacionalista Quintana han tenido el menor problema en hacer constante ostentación de lujos pagados con dinero público. Desde luego, los gallegos han demostrado lo que no querían: un gobierno sectario y sembrador de confrontación, creando un conflicto con lingüístico que nunca antes había existido, sometido totalmente al nacionalismo totalitario y excluyente del BNG, el partido minoritario dentro de la coalición y hundido en el fango de la corrupción. Tiempo habrá de valorar a Feijóo, pero sí que es cierto que no será muy difícil que el suyo mejore al que ha sido uno de los peores gobiernos autonómicos de España, que ya es decir. A destacar, por otro lado, cómo ha quedado retratado Zapatero (“votar a Touriño es como votarme a mí”).

Por lo que se refiere al País Vasco, en efecto, el PSE y el PP tienen la posibilidad en sus manos de que por primera vez un lehendakari no nacionalista gobierne esta comunidad. ¿Es esto posible? El editorial que el diario mascarón de proa del Grupo PRISA, “EL PAÍS”, publica este lunes es muy revelador: “Antes de llegar a la investidura habrá sin duda mucho que hablar y negociar, porque malo sería que la oferta de hablar con todos y escuchar las razones de los demás, reiterada ayer por Patxi López, no incluyera hacerlo con el PNV, cuya posición de primera fuerza le otorga el derecho a plantear su propia alternativa. Podría ser la de un acuerdo con el PSE, y también la de un Gobierno monocolor del PNV en minoría, abierto a pactos diversos. Esto último encajaría con el deseo de la dirección del PNV de librarse de unos aliados que le habían encajonado en una política que llevaba al enfrentamiento sin salida con el Estado y la legalidad constitucional. Pero tan legítima como esas fórmulas es la de un Gobierno socialista en minoría tras un voto de investidura apoyado por el PP”.

El periódico prisaico parece querer curarse en salud y, aunque, ha perdido un poco de fuelle en los últimos años como referente intelectual socialista, no obstante, realiza un aviso a navegantes dirigido a Zapatero: no se debe excluir de ninguna negociación al PNV, no siendo desdeñable la posibilidad, incluso, de que forme gobierno con apoyo del PSE. Por algo los nacionalistas vascos fueron fundamentales de cara a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para este año y es muy probable que vuelvan a serlo el año próximo. Con el gobierno progre que padecemos ninguna posibilidad es desdeñable, pero, en cualquier caso, si el PSE de Patxi López toma la vía de formar gobierno, ya sea en solitario con acuerdos puntuales o con apoyo del PP y UPyD, habrá que estar atentos por si puede verse tentado a convertirse en un sucedáneo vasco de Montilla, o, por el contrario, los vascos pudieran contar con un gobierno medianamente normal, que persiguiera con firmeza el terrorismo y que hiciera que se respirase un poco más de libertad en esa tierra.

Mónica Pérez dijo...

Hola,

perdón por poner esto aquí, puede borrarlo una vez leído.

Solo quería que supiera de la existencia del directorio de blogs directorio-de-blogs.net, donde usted puede dar a conocer su blog totalmente gratis.

Saludos,
Mónica