EL NUEVO MODELO PRODUCTIVO COMENZARA EN ANDALUCIA


Estamos en plena campaña para las Elecciones Europeas y los políticos hacen funcionar sus maquinarias propagandísticas al cien por cien. Maquinas bien engrasadas con demagogia; seguramente, el mejor lubricante que existe para formaciones políticas y grupos similares. A estas alturas, podemos enfadarnos, podemos reír, podemos ser sarcásticos. Podemos reaccionar de muchos modos al oír lo que nos proponen la mayoría de los políticos. Pero lo que no cabe en mi cabeza es que alguien se sorprenda ya de nada.


Zapatero hace campaña en Andalucía; una tierra de la que muchos de sus gobernantes deberían salir avergonzados para no volver más, en lugar de prometer que van a hacer cosas que no han hecho en las dos últimas décadas.

Los interminables años de gobierno autonómico de Manuel Cháves has sido como la losa que impide crecer la hierba. El control absoluto de su partido sobre las instituciones ha favorecido la corrupción hasta tal punto, que a muchos les parece prácticamente imposible limpiar las administraciones de semejante lacra.


Las recientes promesas de José Luís Rodríguez Zapatero sobre el cambio de modelo productivo que se iniciará en Andalucía suenan a hueco. No entiendo cómo nadie puede creerle aún, aunque soy consciente de que el voto clientelar, sostenido con subvenciones, planes de empleo rural y otros subsidios favorecedores, es muy numeroso. Particularmente, conozco en Jaén abundantes casos de votantes “ciegos” del PSOE que jamás cambiarían su voto para no correr el riesgo de perder subvenciones que ayudan a engordar cada mes sus economías sumergidas.


Nada cambia. Pasan los años y hay situaciones que parecen inalterables. Como muestra, un sucedido que viví en primera persona, allá por Octubre de 1990, durante mi estancia laboral en Sevilla y pocos meses antes de que Alfonso Guerra presentara su dimisión como Vicepresidente del Gobierno.


Un taxista me llevaba desde la Calle Salado hasta la oficina de un cliente al que yo debía visitar. Íbamos charlando animadamente. El taxista hizo su servicio militar en Zaragoza. Me describía El Tubo y sus tascas, donde comía los tradicionales bocadillos de calamares y platos de madejas (es el tormento que toda una generación de zaragozanos hemos tenido que soportar durante años) Me hablaba del cierzo y el frío que tuvo que pasar en sus imaginarias en el regimiento de Castillejos. Hablaba y no paraba.


Al pasar por la Plaza de España le pregunté señalando al edificio oficial: “¿no es aquí donde tenía su despacho propio un hermano de Alfonso Guerra, para hacer sus negocios?”


A partir de ese momento se acabó la conversación. No volvió a decir una sola palabra.


Le comenté a mi cliente lo sucedido. Recuerdo que estábamos charlando en su despacho, junto al director de una oficina cercana del Banco Zaragozano. “Es normal que dejara de hablarte”, me dijo este. “Le has hecho una pregunta incómoda. La respuesta la sabe todo el mundo en Sevilla. Pero él no sabe quien eres tú y el partido está en todas partes”.


Han pasado casi veinte años. No hace falta añadir nada más.


9 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Pues si el modelo del futuro es una comunidad con más del 24% de paro,un millón de desempleados,una sociedad subsidiada donde uno de cada tres que trabajan es funcionario...arreglados estamos.
La Andalucia que dejó "Er Chave" y ahora gestiona "Er Griñan" es el modelo socialista del régimen peronista perfecto.

si, bwana dijo...

¿Cambio de modelo productivo? ¿Es que existe uno?

Esveritate dijo...

MIKEL, CUANDO ESCUCHE SUS PALABRAS NO SABIA QUE HACER, SI PONERME A REIR O SALIR CORRIENDO DE ESPAÑA.
Saludos

Caballero ZP dijo...

Lo que está claro a estas alturas que el que vote al PSOE lo más suave que se le puede llamar es imbécil, con los resultados de las elecciones europeas podremos comprobar el numero de imbéciles profundos y sin remedio que hay en este país.
Saludos

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenas tardes Mr. Mike!! Me pregunto qué hemos hecho los andaluces. Encima de que inventamos la metalurgia del cobre y del bronce. Luego acogemos a Colón y le ponemos el mirador de san Nicolas a Clinton pa' que vea la Alhambra!
¿Es por los ministros que hemos ido mandando? Recuerdo que don Nicolás Salmerón y don Antonio Cánovas también eran andaluces...

Estoy que me echo a temblar con lo del modelo de producción. Carod, ya que no adeptasteis extremeños, adoptame a mí!!

Fernando Solera dijo...

No sé por qué, pero tras leerte la anécdota con el taxista me da la impresión de que en las Andalucías el PSOE debe de ser como una mafia, ¿no?

Atila el Huno dijo...

Mafia se queda corto, pues al contrario que ésta, el régimen mafioso está legitimado por las urnas. Me sumo al quiejio de Fidelio. Andan los politicos andaluces lamiendo culos en UE para que el sistema de subvenciones no acabe...tan pronto. Supongo que estarán todos arreglando "asuntos" para colocar bien a sus familias...al estilo Chaves.

Blogosfera Hispánica dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oroel dijo...

Y para poner en marcha el nuevo modelo, ¿pensarán eliminar el PER? Porque imagino que un nuevo modelo económico y algo tan rancio y demostradamente inútil como el PER son incompatibles.