Observen atentamente la imagen superior durante 10 segundos.


Si yo dijera que este feto es el de un ser vivo, pero que no hay base científica para ser un delfín, ¿qué pensarían ustedes de mí?


OK. Mejor que no me lo digan…


Hay algo que nos ayuda a mantenernos a salvo a los que luchamos por mantener nuestro criterio libre y nuestra moral y ética sanas de ser arrollados por el tsunami de relativismo que provocó en España la llegada de Zapatero y su corte de aleccionadores, es la escasa preparación humanística y académica de la inmensa mayoría de prebostes que este régimen continuador del felipegonzalismo ha colocado en ministerios, direcciones secretarías, presidencias y asesorías.


Carmela Silva es la portavoz del PSOE en el senado. Se declara seguidora de Bibiana Aído. Y como tal, se siente indignada porque el “Bebé Aído” y su difusión son una ofensa a la democracia.


Silva es una más de los progres que defienden “total y absolutamente que las jóvenes tengan capacidad para decidir sobre su vida sexual y reproductiva”, a la vez que le parece muy mal que los conservadores pretendan imponer su moral a la sociedad.


Tal es el planteamiento tras el que se parapeta la portavoz del Partido Socialista. Ambas partes de dicho planteamiento cumplen el perfil suficiente como para dejar entrever que no son más que consignas del manual ZP. Veamos.


Lo que Silva defiende, enmascarándolo con una perífrasis que presenta la cruda realidad como algo aceptable ante jóvenes de hoy y simpatizantes del partido, no es más que el aborto indiscriminado de niños no nacidos. Los estrategas socialistas saben muy bien que la palabra aborto suena aún muy dura en esta sociedad, incluso entre esa curiosa parte de militantes y votantes socialistas que se definen como cristianos practicantes, concepto este tan contradictorio y absurdo como el de los que se proclaman republicanos simpatizantes de Juan Carlos I, por ser un rey moderno y muy republicano.


Carmela Silva adorna el aborto de fetos de hasta 13 semanas como “capacidad para decidir sobre la propia vida sexual y reproductiva”. Esto es exactamente lo mismo que llamar “tomar prestado” al hecho de robar. El resultado, se mire como se mire, es la muerte de un ser humano al que Bibiana Aído le niega la categoría de tal y, de paso, un ataque frontal a la autoridad paterna sobre el adolescente y al refugio familiar que toda persona necesita en los primeros años de su vida.


Además, a la portavoz socialista le parece indigno que la oposición pretenda hacer valer su modo de pensar. La pregunta siguiente es: ¿Es indigno también que el Partido Socialista pretenda imponer, en tantos aspectos, su modo de pensar y su doctrina?


Defender la vida de un no nacido de 12 semanas es un insulto a la democracia. De asegurar tal cosa a proclamar “la democracia soy yo” hay muy poca diferencia. El PSOE no cree que necesite disimular su absolutismo. Y, en cierto modo, no le hace falta, porque la mayoría de los votantes españoles se lo permiten y le avalan con sus votos, mientras se les distrae con chanzas sobre Aznar, con la caza y captura contra el partido de la oposición, con el aborto, con los “matrimonios no tradicionales”, con una ley de memoria histórica trazada para satisfacer exclusivamente a frentepopulistas, o con la Obamamanía y sus futuros acontecimientos planetarios.


Bibiana Aído dijo que sí; que vale; que el feto de un bebé de hasta 13 semanas es un ser vivo. Claro. Crece y se desarrolla. Pero dice que no hay base científica para asegurar que dicho feto es un ser humano. Y con semejante cátedra, esta lumbrera de la ética, la moral y la ciencia deja abierta la posibilidad de que ese feto vivo, pero no humano, pueda acabar siendo un gato, una tortuga, una ministra de igualdad o un ornitorrinco. Y Carmela Silva, la que habla de tender puentes de entendimiento, asegura “todas somos Bibiana Aído”.


Lectura recomendada para fin de semana insulso: el blog de Carmela Silva. Es, cuando menos, epatante. Hace mucho tiempo que no encontraba, en un solo sitio, semejante relación de tópicos vacíos y propuestas confusas. En la línea de su partido.

5 comentarios:

medicinanuclear dijo...

he descubierto tu blog a traves de "andalucia imparable, canal sú".
Muy bueno tu artículo.

Tevergano dijo...

Excelente su artículo. El problema es, sin duda, la clase política que sufrimos. Gente con escaso (por decirlo generosamente) bagaje intelectual, fundado en esencia en eslóganes y (esto sólo los intelectuales orgánicos) dos o tres lecturas evidentemente mal digeridas. Mezclese eso con el mesianismo que, del Sr. Presidente abajo tienen todos y tenemos lo que tenemos. El problema de estos aprendices de brujo es que, con su enajenación ideológica intentan desestructurar a la sociedad, pero que no tienen un modelo alternativo que ofrecer. Esto, creo yo, se verá cuando sea demasiado tarde.
Lo dicho. Tenemos los gobernantes que nos merecemos.

Melvin dijo...

La progresía de Zapatero es un mazacote de ideas y actitudes, algunas veces incoherentes y otras contradictorias, presididas todas ellas por una característica común: la radicalidad. La idea de que romper sistemáticamente con el pasado, aunque no haya justificación. Hay que ser siempre original, partir siempre desde cero, abordando las cosas desde la raíz, de ahí la radicalidad, provocar el cambio, la transformación total o la revolución. Y lo hacen en cualquier ámbito: prescindir de la existencia previa de la Constitución, de la nación, del sexo biológico, etc..

Todo es relativo y lo importante es proponer cambios, aunque no se sepa muy bien o, sencillamente, no se tenga ni idea de qué ofrecer como alternativa a lo que se quiere cambiar porque eso, a fin de cuentas, es lo de menos.

Se ve en el artículo de la progre, de la entrada anterior, y en el blog de esta señora. Todo son propuestas vacías con frases grandilocuentes en las que, quitando la paja e intentando dejar el grano, se viene a decir nada, y en las que es imposible sonsacar exactamente adonde se quiere llegar. Eso sí, lo único cierto es que ese futuro, el que sea, será esplendoroso así que aguantemos sus desaguisados y desastres actuales, como el del gobierno progre que padecemos. Curiosamente, nunca llega ese futuro esplendoroso pero da igual… tenemos que confiar en ellos.

dadaista dijo...

Hago también mías las palabras de la ministra Aido: "un feto no es un ser humano y sí un ser vivo"...

La cuestión es que dejando la polémica aparte, UN FETO ES UN SER, por lo que es algo más que una simple parte del cuerpo de la mujer.

Recuerdo hace años como las pro-abortistas argumentaban que tenían derecho al aborto por ser el feto una parte de su cuerpo...

Parece lógico pensar que la libertad del ser humano debe acabar donde empieza el ser vivo...Bibiana Aido descalifica aunque no lo sepa su misma ley.

sds cordiales.

julio dijo...

Si pudiera preguntarle a ZP en un programa de TV, que pensaría si una de sus hijas (siempre menor de 18 años) llega y le dice que esta embarazada , le gustaría que le hicieran un rapado a su hija menor jajajja lo dudo, eso es para todos , ya que de esa manera saca votos, pero para su familia lo dudo