SITEL. OTRA MANCHA EN EL GOBIERNO DEL TALANTE


SITEL es un escándalo. Otro más. Pero es un escándalo que no debería extrañarnos, porque este tipo de maniobras son inherentes a los gobiernos socialistas que hemos sufrido en España.


El PSOE, partido del crimen de estado, también fue el partido de las escuchas ilegales, eufemismo este que no tenía otro significado que el espionaje. Una de las hilarantes explicaciones que ofreció Narcis Serra cuando tuvo que hacer frente a aquél escándalo que le llevó a la dimisión, fue que las escuchas eran aleatorias. Es decir, que entre 38 millones de españoles de entonces, tuvieron la mala (o buena) suerte de intervenir las comunicaciones del rey, de políticos del Partido Popular, empresarios…


Serra dimitió. No tuvo otro remedio. Pero Felipe González se mantuvo incólume en su pedestal de Hombre de Estado, como gustaba de ser llamado por sus acólitos, demostrando una vez más que a él le resbalaban las corrupciones socialistas como la lluvia por el vidrio de una ventana.


Hoy es SITEL, o sus consecuencias, lo que desenmascara de nuevo el gusto que los socialistas sienten por el control de los ciudadanos. Si los días posteriores al atentado del 11-M fueron la demostración práctica y empírica de cómo se puede dirigir a la opinión publica mediante el miedo, la información manipulada y los sectores del orden público afines al partido, SITEL es, además de la herramienta idónea para conocer información comprometida de cualquier ciudadano, uno de los métodos más idóneos para mantener al gobierno socialista en el poder y, llegado el caso, ser oposición suficientemente poderosa gracias a la información que hayan podido recoger y archivar.


Mi pregunta es: ¿puede este asunto costar votos al Gobierno Zapatero? No lo creo. La repercusión ha sido mínima. Los medios entregados al socialismo y los domesticados que disimulan mejor no apenas se han referido a SITEL o, definitivamente, no lo han hecho; lo que significa, que los escasos diarios y radios que desvelan el alcance de esta trama, al lado de la cual Gurtel se queda en nada, quedarán como grupos desestabilizadores, enemigos del estado y la democracia y fascistas encubiertos que buscan la caída de las instituciones. Lo mismo de siempre. La misma táctica socialista. Y funciona.




Copie y pegue el texto, si desea oír el artículo.



2 comentarios:

Alawen dijo...

Pues qué bien que toques este tema, tento programada una entrada para el domingo explicando un poquito, dentro de mis posibilidades, porqué es tan absoluta y repugnantemente ilegal y contraria a Derecho la utilización del SITEL.

La verdad es que, si nos ponemos de hablar de manchas, al pensar en el Psoe lo primero que me viene a la mente es un dálmata. Y que me perdone el animalito.

Besos.

Caballero ZP dijo...

Yo no he visto la noticia en ningún informativo nacional de las principales cadenas, ocurre lo mismo con el caso Faisán.
Está claro que hemos tocado suelo informativamente hablando.
Saludos