28 de enero de 2010



Hace poco más de un año una madre fue denunciada por los profesores de su hijo. Ella, en un momento de nervios, dio un cachete a su incontrolable hijo y éste se golpeó fortuitamente la cara

El mal comportamiento habitual del niño fue reconocido por la juez en la sentencia, pero ella prefirió ignorar las circunstancias del caso. Condenó a la madre a 45 días de cárcel y a permanecer separada de su hijo durante un año y medio.

La repercusión mediática de esta desmedida sentencia fue tal, que la madre no tuvo que cumplir la condena. Su hijo, ya entonces de difícil carácter y con un comportamiento casi fuera de control, apareció en varios canales de televisión pidiendo que no le separaran de su madre. Que lo sucedido no era para tanto.

Lo que realmente me preocupaba de toda aquella situación, basándome en mi experiencia con algún caso similar, era la posible reacción del niño con respecto a los acontecimientos que entonces estaban viviendo él y su madre.

Por lo que pude leer y ver en los medios, el muchacho se ajustaba al perfil de adolescente o preadolescente narcisista y egoísta hasta el extremo de no tener en cuenta ni respetar los sentimientos, necesidades ni opiniones de las personas de su entorno; concretamente sus padres y demás adultos que, en circunstancias normales, ejercerían sobre el natural papel de autoridad y liderazgo. En otras palabras, y adecuando la definición a la casuística de nuestros días, un chico egoísta, desobediente, desnaturalizado y potencial delincuente.

Yo apuntaba que, para un adolescente de estas características, una sentencia condenatoria contra su propia madre supondría algo parecido a una confirmación casi expresa de su completa impunidad frente a los adultos. Y así ha sucedido.

Hoy he vuelto a ver en televisión a la madre y al padre del muchacho. Desgraciadamente para ellos, mis temores se han cumplido, como era de esperar. No se puede decir a un adolescente problemático que, gracias a una desafortunada interpretación de la ley, puede complicar a voluntad la existencia de quienes le rodean.

Sus padres piden a las autoridades que recluyan a su hijo en un centro de internamiento. Que no pueden controlarlo. Que, a pesar de su escasa edad, sale y entra de su casa cuando a él le apetece, o que a veces pasa días enteros sin regresar, que bebe y fuma, lo que casi invariablemente le conducirá al consumo de otros tóxicos, que amenaza a su madre con golpearla o volverla a denunciar falsamente para que, de una vez, la lleven a la cárcel.

La experiencia nos enseña que es muy posible que este muchacho haya entrado en un túnel sin retorno. Buena parte de los centros de internamiento para menores no son más que una extensión de la pésima aplicación de las leyes sobre los delincuentes. Como ya conté en una ocasión, y que sirva como un ejemplo de lo que quiero decir, conozco uno de esos centros donde a un interno, retirado de la custodia de sus padres, a petición de ellos mismos y con el apoyo de Fiscalía de Menores, se le sancionó por haber escapado y no haber vuelto en una semana. El castigo consistió en recoger las hojas secas del jardín durante media hora. Castigo que, por supuesto, no cumplió porque media hora le parecía mucho tiempo de trabajo.

O mucho me equivoco esta vez, o este muchacho de Jaén, que ya tiene los suficientes arrestos para amenazar a sus propios padres, acabará como carne de presidio. Yo no digo que la culpable de esto sea la juez que condeno a su madre por un bofetón. Pero sí afirmo que ella contribuyó con su disparate a alimentar el ego de este adolescente, que aprendió aquél día que sus actos vandálicos e insultos no le iban a traer ninguna consecuencia, pero que su madre, por un simple tortazo, tiene las manos atadas no solo para imponer la autoridad que le corresponde; también para defenderse.


1 comentarios:

Gazulin dijo...

Creo que a todos, cuando eramos pequeños, nos dieron mas de un tortazo, pocas veces nos hicieron daño, y gracias a ello aprendimos muchas cosas, creo que esta sociedad está tan enferma que se permite que Asesinos anden por las calles, y no se permite que un padre enseñe a su hijo, dentro de unos margenes, obviamente, nadie justifica las palizas ni nada por el estilo.

Saludos...

Labels

Aborto (27) Agua (7) Albert Rivera (2) Andalucía (5) Antonio Herrero (1) Aragón (28) Argentina (2) Arturo Pépez Reverte (2) Audio (1) Aznar (7) Baltasar Garzón (1) Bloggers (1) Bolivia (2) Brexit (1) Calentamiento Global (4) Cambio Climático (2) Canarias (4) Carlos Rodríguez Braun (3) Cataluña (64) Censura (5) Cesar Vidal (8) Ceuta y Melilla (4) Chikiprogre (1) Chile (2) Chunta Aragonesista (1) Cine (13) Ciudadanos (6) Ciudem (1) CNI (1) Coherencia (7) Colaboraciones (74) Colombia (8) Comunismo (46) Constitución (1) Corea del Norte (1) Corea del Sur (1) Corrupción (99) Crisis (42) Cuba (28) CUP (1) Daniel Ortega (1) Defensa de la infancia (34) Defensa de la mujer (18) Defensa de los animales (4) Demagogia (95) Democracia (6) DENAES (1) Deportes (5) Derechos Humanos (18) Desinformacion (22) dictador (2) Dictadura (49) Divorcio (1) Drogadicción (1) Ecología (4) Economía (83) Educación (33) El País (1) Elecciones (29) Emigración (1) Empleo (34) Encuestas (41) Energía Nuclear (10) España (18) Estatuto (2) ETA (58) Eurovisión (5) Eutanasia (4) Evo Morales (2) Expo 2008 (3) Familia (7) Fascismo (12) Federico Jiménez Losantos (8) Feminismo (11) Fidel Castro (26) Fraga (3) Francia (1) Franco (6) Frikis (6) Fútbol (2) Gastronomía (4) Guardia Civil (4) Guinea Ecuatorial (5) Haití (2) Historia (11) Homosexualidad (6) Huelgas (25) Hugo Chávez (31) Humor (4) Impuestos (4) Independentismo (6) Individualismo (1) Internet (3) Intolerancia (29) Irak (2) Isabel del Río (6) Islam (35) Israel (16) Joaquín Costa (2) Juan Antonio Cebrián (1) Justicia (71) Laicismo (3) Leire Pajín (6) lib (1) Liberalismo (17) Libertad (90) Libertad Religiosa (8) Libia (3) Literatura (20) Luis Herrero (5) Luís Herrero (4) Machismo (1) Manipulación (97) Margaret Thatcher (1) María San Gil (1) Marruecos (18) Martha Colmenares (1) Martín Cid (16) Mayor Oreja (2) Media (14) Melvin (2) Memoria Histórica (9) Mérito (27) Mitt Romney (4) Monarquía (18) Música (9) Nacionalismo (60) Navidad (5) No sé como... (1) Nostalgia (4) Obama (15) Olimpicos (1) Oriana Fallaci (1) Pablo Iglesias (3) Pan y Circo (7) PAR (5) patriotismo. (1) Pedro Sánchez (2) Pepe Blanco (29) Perez Henares (1) Pérez Rubalcaba (11) Pinochet (2) Pio Moa (1) Piratería (1) PNV (6) Podemos (8) Policía (2) Políticos (53) Populismo (58) PP (88) Premio (29) Premios (12) prensa (2) Progresía (70) Prostitución (1) PSOE (171) Pueblo Saharahui (9) Racismo (1) Radio (17) Rafael del Barco Carreras (53) Rajoy (38) Reagan (2) Regina Otaola (2) Reino Unido (1) Religión (3) República (12) Roberto Centeno (2) Rosa Díez (2) Sacrificio (2) Salud (6) Sánchez (1) Sarkozy (1) SGAE (1) Sindicatos (32) Socialismo (79) Sociedad (3) Superación (2) Tecnología (7) Televisión (30) Terrorismo (119) Thanksgiving (1) U.S.A. (27) Unión Europea (11) UPyD (3) VCT (1) Venezuela (23) Videos (12) Voces contra el Terrorismo (1) Xenofobia (1) Zapatero (187) Zaragoza (25) Zaragoza en Común (1) ZeC (1)