El desprecio por los más elementales derechos del ser humano, la ineptitud y el sectarismo de los que han hecho gala el Presidente Español José Luís Rodríguez Zapatero, su gobierno, su partido y buena parte de sus votantes y simpatizantes durante estos años de declive social, moral y económico, solo podían ser igualados, con la reacción que hoy han mostrado, representados por Zapatero y otros líderes de la izquierda española, ante la muerte del disidente, preso político y de conciencia Orlando Zapata: Silencio.

Poco puedo añadir sobre la doble moral de la izquierda española y sus representantes que no haya escrito ya en este blog o en colaboraciones para otros medios. Sobre ello, tan solo me sale ahora del corazón hacer un llamamiento a las conciencias de quienes, por ignorancia, preferencia política o disciplina ideológica, hayan disculpado a la dictadura cubana y sus crímenes contra la libertad. Cuánto desearía que reflexionasen y abriesen sus ojos. Cuánto desearía que reflexionasen y se atrevieran a admitir en su interior que la utopía sobre la que se perpetúa el régimen castrista de terror desde hace cincuenta años no ha dado más frutos que miseria, persecución y destrucción. Y que quienes pretenden disculpar a Castro y a su socialismo real no viven aquí, en España, como tienen que vivir los cubanos allá. Que los defensores del castrismo y su “paraíso” de hambre, pobreza, ausencia de futuro, prostitución y pederastia consentidas por las autoridades, hablan desde sus bien alimentados puestos políticos, alcaldías, medios de comunicación, aprovechando su popularidad como actores, cantantes, escritores, periodistas… sin reconocer que lo que algunos de ellos buscan cuando viajan a Cuba a hospedarse en los mejores hoteles, confraternizar con los líderes de la revolución en sus mansiones alejadas del pueblo llano, o asistir a fiestas atendidas por la prostitución adulta y adolescente más selecta del país.

Cuba muere parasitada por el cáncer del socialismo en interminable agonía. El mismo socialismo que lleva siglo y medio hablando de la libertad de los pueblos, del bienestar de la clase obrera y de tantas consignas populistas que, al final, invariablemente, han dado como resultado pobreza y esclavitud.

Hay muchos más cubanos disidentes encarcelados sufriendo, o en riesgo de sufrir torturas y muerte, en los presidios de Cuba. La misma Cuba de la que  Moratinos dijo no hace mucho que apreciaba síntomas de cambio y apertura. La misma Cuba de la que el propio Presidente Zapatero evita criticar su absoluta ausencia de democracia y su indiferencia por los derechos humanos más elementales.

Posiblemente, para los defensores del castrismo, Orlando Zapata no pasará de ser un disidente más que no quiso ser parte de la sociedad que la dictadura socialista construye en Cuba desde hace 50 años. Una sociedad a la que sus carceleros consuelan con graffitis del Ché Guevara y discursos sobre comunismo trasnochado. Pero Orlando Zapata ha dado una lección de defensa de la Libertad. Lección que ha rubricado con su vida, como miles de cubanos que murieron o que siguen pagando sus opiniones libres con la persecución y el encarcelamiento. Verdaderos héroes a los que, desde España, se agravia constantemente con ignorancia y abandono.

Enlaces tomados de Libertad Digital:


Raul Castro: "En medio siglo no se ha asesinado a nadie"

2 comentarios:

Caballero ZP dijo...

No sé si has visto al energúmeno del portero del edificio del Consulado de Cuba en Barcelona, que agredió a un ciudadano que había colocado en la calle unas flores y un cartel en memoria de Orlando.
Lo he publicado en mi blog con fecha de ayer.
Todos por la Libertad en Cuba, un saludo.

Eduardo de la Fuente dijo...

Ya veremos si los progres siguen yendo de vacaciones a Cuba para vivir en primera persona "el paraíso socialista"...

Es una vergüenza.

Un saludo