Si nos atenemos a la coincidencia de opinión de la inmensa mayoría de los diarios digitales y tertulias radiofónicas, los 50.000 folios del sumario (¿sumario?) del caso Gurtel vienen a corroborar que esta trama de corrupción es más una mafia de políticos del Partido Popular y sus allegados que una maniobra de financiación ilegal del propio partido.

A mí, lo que me pone en la pista de lo dicho anteriormente es la escasa insistencia de El País precisamente en cuanto a esa teoría, la de la financiación ilegal. Si tal cosa existiera, o hubiese mínimos indicios sobre ello, El País, con sus habituales filtraciones sobre secretos de sumario que puedan afectar a la oposición, hubiera proporcionado el consabido goteo diario de noticias  para aumentar sus escasas ventas y recuperar el cariño de Zapatero.

Desde las 6 de la mañana, durante más o menos una hora, he escuchado con atención los comentarios en esRadio, Onda Cero, y haciendo un gran esfuerzo que casi desemboca en gastritis, la Cadena SER. Las primeras incidiendo suficientemente, y la última escorándose hacia el inevitable lado por el que siempre hace agua, por babor, han llegado también a la misma conclusión. Lo que significa que, a pesar de las declaraciones de la inevitable e impostada Leire Pajín, no parece que los socialistas hayan logrado encontrar un FILESA dentro del Partido Popular.

Aún está por ver si el descubrimiento de la trama Gurtel supondrá algún coste electoral para los populares, pero la opinión de muchos militantes y simpatizantes del partido es que Mariano Rajoy debería haber sido mucho más tajante, destituyendo a varios de los políticos que están relacionados con el caso y que no han podido justificar sus patrimonios, adquisiciones y nivel de vida.

Hoy, si nos interesamos más por el aspecto informativo de la noticia, queda por ver el tratamiento que darán al caso los noticiarios de televisión de los diferentes canales. Yo, jugando a las adivinaciones y apostando sobre seguro, apostaré a que La Sexta tratará Gurtel como algo intrínseco a la derecha en general, a Aznar en particular, y a la herencia franquista del PP como mantra recurrente de los guionistas de Roures.

En cuanto a las consecuencias sociales que pueda traer esta situación, mucho me temo que no sucederá prácticamente nada. Por consecuencias sociales entiendo que los ciudadanos comiencen a exigir, con firmeza, a la clase política, que sea transparente y diligente; atributos que no se le puede atribuir habitualmente, y menos aún desde que empezó la crisis económica que lleva camino de paralizar al país en la más absoluta ruina.

La reciente experiencia de un pobre y mediático “pacto de estado” que Zapatero ha querido promover para aparecer en las fotos, pero con escasas intenciones de llegar a un verdadero acuerdo con la derecha, constituye un antecedente más, entre muchos, de lo que podemos esperar de la casta política española. Gurtel no será la ficha de dominó que inicie la caída en cadena del verdadero entramado de favoritismos y corrupciones que se inició para algunos – y que continuó para otros – durante la Transición y que ha degenerado en la partitocracia monolítica que gobierna las instituciones nacionales, autonómicas y locales.

Hoy se levanta el telón del segundo acto de Gurtel. No sabemos cuándo aparecerá Rajoy en el escenario ni cuantas cabezas rodarán conforme se desarrolle el argumento. Pero si de algo podemos estar seguros es que Gurtel no tendrá un final moralizante, como aquellas películas de Hollywood de la era McArthy. Será un “más de lo mismo”. No en vano la corrupción entre políticos es uno de los titulares más comunes en los medios españoles.

3 comentarios:

Melvin dijo...

Enhorabuena, cada vez te está quedando mejor la bitácora. Te agradezco mucho el enlace directo a la entrevista de James Nava, es una de las entradas que más me ha gustado escribir.

En este asunto de Gürtel, al igual que en el de Matas, sobre la posible incidencia que pueda tener electoralmente para el PP, bueno, es verdad que gran parte del electorado del PSOE (partido, a todo esto, y por mucho de lo que presuma, corrupto hasta la médula, aunque eso ahora sea otra cuestión) pertenece a la izquierda más radical o al nacionalismo. Para un partido liberal-conservador, las posibilidades de pescar en ese caladero son nulas. Pero, con actuaciones como estas, a algunos cada vez se nos crea más dudas de que el PP sea una alternativa decente (aparte de ideológicamente seria) al gobierno más incompetente, inepto, sectario, extraño y pintoresco que, seguramente, ha conocido Europa en décadas.

Eduardo de la Fuente dijo...

Coincido en que Gürtel no es Filesa. Pudiera ser que parte del dinero de la trama hubiera acabado en el PP pero a mi me da la impresión de que nos hallamos ante una panda de chorizos que se han lucrado gracias al partido y a políticos ingenuos y/o soberbios que pensaban que podían actuar de forma impune.

Una vez más Rajoy debe ser firme y actuar o el partido se le va de las manos.

Un saludo

Martha Colmenares dijo...

Caramba, Mike, es más escándalo que lo que realmente hay. Y los folios presentados creo que no aportan más allá de lo que se sabía.
Veo cambios en tu blog, bueno yo vengo de pasada, me actualizo y sigo pues he andado con salidas para reuniones y eso me quita mucho tiempo para dedicarlo al blog.
Abrazos
Ah, voté en la encuesta