Rafael del Barco Carreras

30-05-10. Montilla mejor que Zapatero, ¡recorte más impuestos!, y puntualizando que  “pagarán más los que más tienen”. Decreto de la Generalitat del 29-05-10 en reunión extraordinaria.

Si anteayer los partes de guerra de la tele socialista 3/24 se centraron en el Caso Pretoria repitiendo una y otra vez que los malos eran el ex diputado socialista LLuís García Sáez, el alcalde de Santa Coloma, también socialista, Bartomeu Muñoz, y los convergentes (hombres de Jordi Pujol) Lluís Prenafeta y Maciá Alavedra, negando toda implicación de los consellers Joaquím Nadal y Antoni Castells, y ni nombrar al Ministro Corbacho o a Narcís Serra, aunque si y mucho a Artur Mas, ayer 29-05-10, el casi monotema se centró en las medidas anticrisis de la Generalitat. La palabra CORRUPCIÓN no apareció al englobar  empresas mercantiles  y entes o ONGs, públicas o concertados y subvencionados.

Se suben los impuestos a una economía en profunda crisis, se rebajan los sueldos a 240.000 empleados públicos, ¡y no pasa nada!  Castells, ante la cámara, dando una lección en su cátedra.  Le veo  preparado para decir la verdad, pero está en la naturaleza de nuestros políticos acudir a la demagogia para ocultarla. Él y cualquier economista saben que esas medidas reflejan un desastre sin precedentes, obligados, y con mucha razón, por Europa. Es insostenible un gasto de 180 frente a unos ingresos de 100, cubriendo el déficit con deuda, ¡insostenible!, pero que seguirá igual o peor porque descenderán los ingresos, y no está demostrado, a pesar de la rebaja de sueldos, que desciendan los gastos, o inversiones públicas, también citadas, y para el caso lo mismo.

Quizá la única verdad, la inviabilidad de esa política de gasto cubierto con deuda, hasta que ya nadie presta dinero porque el estallido será inevitable, o el prestador, las caixas (el ahorro público), se quedan sin dinero. ¡De párvulos!, de párvulos el concepto, pero de vividores los beneficiados. Acto seguido, arrepentido de su verdad de Perogrullo, añadió que no actuaban presionados, sino por responsabilidad y buen gobierno.

Segundo gran embuste del día, presentar la absorción de Caixa Girona por La Caixa como un gran logro para todos, incluidos los empleados de la Girona que ya reclamaban equiparar sus sueldos a los mejores de La Caixa, ¿¿??, entidad supersolvente. Ganaría también la población de Girona, que aunque los servicios eran excelentes, ahora, con una entidad más potente, se superarían. ¡Vaya usted a pedir un crédito a La Caixa! ¡La crisis, le contestan! Y no pida consejo para invertir su dinero… pueden recomendarle, como hace un par de años, una Inmobiliaria Colonial SA o parecido.

Una gran maniobra de La Caixa frente a Caja Madrid que absorbía Caixa Layetana. El morbo catalanista. Tan parecido a cuando en los 70-80, con la quiebra de 50 Bancos absorbidos por orden del Banco de España, que al final del proceso acabarían en BSCH y BBVA, que creí retroceder a mi juventud. Cada quiebra absorbida era un logro para el absorbente que ascendía en el escalafón, y al paso elevaba capital, que suscrito a la par por los “dueños”, al día siguiente vendían las acciones en bolsa, triplicando y más.  Muy agudo Castells cuando a preguntas de un periodista contestaba que las disposiciones anticrisis no alcanzaban el sueldo de los empleados de las caixas. Supongo que pregunta y respuesta formaban parte del guión. Las caixas son ajenas, dijo, al  Gobierno y empresas públicas y mercantiles, concertadas y subvencionadas, afectadas por el decreto. O sea, la raíz de todo el problema nacional, no forma parte de las soluciones y recortes. El aval del Estado y los fondos públicos y del público, más la segura cobertura y financiación de esas absorciones, no las incluye en empresas “concertadas o subvencionadas”.
  
  Y para redondear el telediario catalán, ¡la salvación! En Sitges se reúnen los cerebros teóricos y prácticos de la Economía local y nacional, parte de los que nos han conducido a este callejón sin salida, y entre sonrisas y cava, aparecen, Narcís Serra, Joaquín Almunia, y etc…

Y ya que no podía faltar el rostro de Narcís Serra, mi personaje favorito, añadir de mi parte que sus enormes sueldos, consejos y dietas, seguirán intactos. La Caixa de Cataluña, y ninguna de las caixas absorbidas con fondos estatales, bajarán sueldos, quizá al contrario, ni tampoco sus empresas participadas o asociadas, y aun menos Catalana de Gas, Telefónica o Aguas de Cataluña. A quien sí toca bajar sueldos es al Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, la mayor y mejor inmobiliaria barcelonesa, o eso deduzco, aunque no creo que alcance a sus participadas o asociadas, ¡el sainete está servido!


0 comentarios: