FIN DE LA PRESIDENCIA ESPAÑOLA DE LA UNION EUROPEA.


Mañana jueves finaliza el periodo de presidencia española de la Unión Europea. En cierto modo, Leire Pajín tenía razón al profetizar tal evento como parte de un acontecimiento planetario. Jamás la diplomacia europea, en sus comentarios de pasillo, había catalogado de tonto a un presidente europeo. Con Zapatero no podía suceder otra cosa. Es lo que exporta nuestra nación últimamente. Al menos, con Franco, cuando esta tierra era conocida por el los toros, el flamenco y la paella, se la tenía algo de consideración.

En mi opinión, cualquier español con una mínima capacidad de sentir vergüenza y ridículo ajenos debería sentirse aliviado. Han sido seis meses de desastre, no achacables del todo a zapatero, pero demostrativos de su escasa capacidad de decisión y reacción. Si algún hecho a puesto los pies en la tierra a los todavía defensores de Rodríguez Zapatero, éste ha sido la práctica quiebra económica de Grecia y el rescate financiero puesto en marcha por otros líderes europeos sin haber contado con la opinión de ZP.

Un amigo me enviaba un mail desde Miami hace un par de días. Básicamente se preguntaba dos cosas:

Una. ¿Cómo podía ser Zapatero tan atrevido al presumir de las medidas anticrisis que ha tomado recientemente, cuando la realidad es que negó dicha crisis hasta hace un mes y no había tomado ninguna decisión al respecto hasta que se vio obligado por Obama y Merkel?

Dos. ¿Por qué los españoles no han salido a las calles a manifestarse contra un presidente de gobierno como éste?

A la primera pregunta le respondí que no se puede esperar otra cosa de un producto de marketing político como es Zapatero. He opinado largamente en este blog sobre su figura política, sus intenciones y las consecuencias actuales y futuras que España tendrá que soportar no solo por haberle votado en 2004, también por haberle confirmado como presidente por segunda vez, estando a la vista su gestión de los anteriores cuatro años.

A la segunda cuestión, remití a mi amigo de Miami a la opinión de Jared, otro amigo afincado en Ohio. Opinión que comparto letra por letra y punto por punto.

Las esperanzas de Rodríguez Zapatero de convertir estos seis meses en su pasaje a la gloria internacional se diluyen en la realidad del día a día. Será interesante asistir ahora a los ejercicios demagógico dialécticos de Leire Pajín y Pepe Blanco tratando de convertir este semestre que finaliza en algo útil para la imagen del partido socialista. Pero, volviendo al principio, doña Leire casi, casi, acierta en su vaticinio. España estuvo a punto de vivir su propio acontecimiento planetario cuando estuvo a muy poco de tener que ser rescatada económicamente; riesgo que aun está bien presente y próximo.

A partir de mañana, tenemos de nuevo a ZP solo para nosotros.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Así comenta Mªteresa Fdez. de la Vega el paso por la presidencia europea España… escuchadlo
http://www.puntoradio.com/popup/audio.php?id=45488#