ERNESTO EKAIZER, EL 11-M Y ZAPATERO.


Cuando yo tenía diez años un maestro de 5º de EGB me reprochó en una ocasión que yo hubiese dicho algo fuera de lugar en voz alta durante una clase. El profesor se enfadó conmigo y, como cosa habitual e inherente a ese enfado y a su posición de cura dedicado a la docencia, me sacudió un fuerte golpe en la cabeza. El dolor me duró varias horas. La regla de madera con la que me pegó se rompió en dos partes. La marca del golpe perdura en mi cabeza 35 años después, así como el recuerdo de aquél modo tan habitual, por parte de un buen número de curas del colegio San Gabriel, en Zuera, de enseñar y educar a los niños.

En realidad mi comentario fue una tontería. Ni una palabrota. Ni un insulto hacia nadie. Tan solo una frase hecha que aquél cura, el “padre” Germán, repetía a menudo. “Eso solo lo digo yo. Tú te callas y escuchas”, me dijo mientras yo trataba inútilmente de calmar el dolor de mi cabeza tapándola con mis manos.

En muchas ocasiones no puedo evitar fijar un paralelismo entre aquella frase, proferida por semejante bruto, con la actitud que posteriormente he encontrado en algunas de las personas con las que me he cruzado en mi vida.

Semanas antes de las elecciones generales de 2008 estuve conversando con algunas personas acerca de los posibles resultados. Recuerdo bien que una de aquellas personas se molestó conmigo porque, a grandes rasgos, yo mantenía mi teoría de que ZP ganaría las elecciones a pesar de la crisis económica y del creciente desempleo.

En realidad, era muy sencillo acertar. Si hacemos un poco de memoria, España llevaba entonces más de un año sumida en una creciente y desbocada crisis sobre la que el gobierno, el partido socialista y los medios de comunicación afines hacían negación sistemática y diaria. Para Zapatero poco importaba que cualquier ciudadano pudiese ver, a pie de calle, que los precios de la alimentación y otros servicios básicos subían, el desempleo crecía mes a mes y empresas y autónomos cerraban sus puertas a ritmo creciente para no volver a abrirlas más.

Poco importaba esto a Zapatero, a sus ministros y colaboradores comparsas, a militantes y votantes del partido socialista y a la práctica mitad de la sociedad española. El gran gurú de la progresía, secundado por nefastos personajes como Pepe Blanco y Solbes, negaba la mayor. La crisis no existía en España, la crisis no llegaría a España, la economía española jugaba en la champions, el desempleo – cosa completamente coyuntural - no crecería más, el sistema financiero español era inexpugnable, la derecha era catastrofista, quienes criticaran al gobierno eran invariablemente de derechas y, por tanto, herederos de Franco. Y si alguna de estas catástrofes sucedía, invariablemente sería culpa de Aznar que, como todo el mundo mundial sabía, era la reencarnación de Franco.

No pude evitar entonces añadir a este análisis, jocoso pero sincero, un aliciente cargado de maldad y de sarcasmo insano no exento de una cierta convicción: Zapatero tenía la victoria tan segura (aunque, quizás, sin mayoría absoluta) que no haría falta en esa ocasión ningún suceso terrible, ni ningún atentado gigantesco, para afianzar la victoria. ZP ya se había asegurado las simpatías de minorías políticas y sociales gobernando casi con exclusividad para ellas. Como mucho, y esto sí resulto ser desgraciadamente profético, sucedería algún asesinato de un socialista secundario que serviría para mover los corazones de los indecisos hacia el voto del “pleno empleo, motivos para creer”. ETA prefería entonces, como ha preferido siempre, que en España gobierne la izquierda.

Por descontado, mi teoría mereció el cabreo de aquél tipo descontento. Ahora, en 2011, ha sido él mismo quien se planteaba si no tendrá alguna razón Ernesto Ekaizer cuando se plantea que un atentado, en el momento oportuno, afianzaría al gobierno socialista mediante el miedo a hipotético retorno del Partido Popular al poder. 

Ekaizer no es precisamente sospechosos de simpatías hacia la derecha, como tampoco lo es el tipo este que está de acuerdo con lo que dice un periodista de su misma ideología, por ser de su ideología. Mal deben estar las cosas en el ánimo socialista. Veremos si, caso de que el PSOE pierda las elecciones en 2012, no saltarán tantas ratas del barco, antes de que se hunda definitivamente, como tantas se subieron a él horas después de los atentados de Madrid. Mal deben estar las cosas, cuando Ekaizer sale a comentar lo que hasta ahora solo ha sido asunto de derechotes, franquistas, fascistas y cavernarios: que el 11-M, con sus víctimas, manifestaciones, odios y agresiones, puso en la cima a ZP.

Es como aquello del cura que nos enseñaba a palos. ““Eso solo lo digo yo. Tú te callas y escuchas”

5 comentarios:

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenos días, Mr. Mike! En primer lugar, mil gracias por el premio. Para mí los premios son los blogs como el suyo...de manera que quien realmente lo merece es usted.

Respecto de su entrada, me quedo con la anécdota del inicio por lo siguiente.

Sin haber llegado siquiera a la famosa palmeta, en nuestros días el reproche se lo hubiera llevado el profesor por coartar o traumatizar al alumno, al haber corregido su libertad de expresión.

Ekaiser forma parte del sistema que configura el actual estado de opinión y que premia la necedad (bien por borreguismo, bien por que la edad no permite ir más allá). El por qué de esta actitud está claro: son más fáciles de manipular.

UN fuerte abrazo!!

Sefirot dijo...

Hola. Fue curioso observar como varios socialistas admitieran esa victoria "de ragalo" en los primeros meses para luego negarlo categoricamante.
Me alegra ver que usted no ha querido ver nada obscuro en las declaraciones de Elkaiser, como si se ha hecho en otros blogs.

Un saludo.

Mike dijo...

- Fidelio, ¡cuanto tiempo!

- Sefirot, no crea que no he tenido malos pensamientos al respecto, pero no soy partidario de expresarlos siempre...


Saludos.

Anónimo dijo...

DETRAS DE GARZON

Desgraciadamente
los auténticos precursores
son, los que no dan la jeta
los santurrones milagreros
solo para tirar enormes piedra
pero la mano, la esconden

Esos del final del pasillo
que dan las últimas órdenes
los que nadie los quiere, ya ver
ni los estómagos agradecidos
ni los vividores a su sombra
o los ciegos, por condiciones
cuando fueron sentados
en ricos y cómodos sillones

Esos de la mano que aprieta
la que produce tantos dolores
esos dedicados a dar amor
sobre todo a los infantes
los perseguidos y deseados
los más amados y queridos
por los santos varones
esos del final del pasillo
que solo dan la jeta
para pedir mas, millones
y si no los reciben
montan su espiritual circo
en la Castellana
como auténticos clones

Los que no visitaron Haití
a los bebes que tanto defienden
niños que quedaron huérfanos
criaturas que están indefensas
sin alimentos, casas o familias
sin el calor que les hace humano
para luchar contra la adversidad
contra el futuro que ahora les espera

Esos con tan falsa humildad
que siempre se defienden
a pesar de sus ricas haciendas
y sus millonarias posesiones
viviendo a cuerpo de reyes
del, ¿que traes hermano?
pero ayudarte, eso no pueden
esos son lo que están detrás
para cortarle los cajones
intentando apartarlo de su trabajo
de rescatar el derecho de los fusilados
que muchos fueron inocentes
pero no comulgaban con ruedas
de esas llamadas, de molino
y esto a esa banda no les interesa
que todo esto se demuestre
y lo machacan escondidos
intentando destrozarlo y aislarlo
esto es lo que al juez le sucede
pero los tiene bien puestos
y saldrá, limpio totalmente

luispoemas@hotmail.es

Anónimo dijo...

FALTA DE RESPETO

Que importa perder el respeto,
al pueblo
que importa ser grosero
con el pueblo
que importa tratar de tonto,
al pueblo
si se merece mas respeto
porque es un pueblo culto,
lo siento
yo quiero ganar la batalla,
con cuentos
es la única formula que tenemos,
los embusteros
sin importar que sea soberano
este pueblo
ni pensar que este cansado
de tanto trasiego
del pésimo gusto que dejamos
del sabor amargo por el trato
con tantos insultos,
con tan mala educación
con ese mal ejemplo
y que la juventud que viene
esta aprendiendo
y la elevan a una confusión
o a una lucha entre quinquilleros

Pero el respeto señores llegara
cuando sean gobierno
cuando manipulen, se enriquezcan
y estrangulen al obrero
y ellos elevados a los altares
como santos y buenos
y el obrero se pasee en zapatillas
y es a lo que así, volveremos

Piensan que el brazo en alto
como dijo el gallego
es pedir respeto
es pedir justicia
para defensa del obrero
pero el brazo en alto del fascismo
es pura muerte
es puro secuestro
es apropiación y rapiña
que por pensar diferente
o gustos del mismo sexo
lleva al fusilamiento
esto es lo vivido en el pasado
y es lo que intentan hacer vivir
para convertirse en los dueños
y cuando a ello lleguen
arrepentidos lloraremos

luispoemas@hotmail.es