De Juana, de pena.


El asesino De Juana debe estar verdaderamente asustado por las declaraciones del ministro Bermejo, quien asegura que, o el especialista en regimenes y fotos de tripa hundida se porta bien, o el peso de la justicia le caerá encima.

El etarra, que a principio de 2007 protagonizó una mediática y calculada huelga de hambre con la que consiguió privilegios, saldrá a la calle el próximo día dos de Agosto. Habrá cumplido veinticinco años de condena, por asesinar a veintiuna personas. Si nos dirigimos por la frialdad de los números, De Juana habrá pagado 1,19 años por cada muerto. Un precio bien barato a la hora de valorar – si es que se puede valorar – la vida perdida de un ser humano y el sufrimiento causado a los de su alrededor.

Estoy convencido que, desde hace ya mucho tiempo, se impone la reforma profunda de la ley a la hora de luchar contra el terrorismo. No se trata solo de capturar a los culpables de los atentados, a los instigadores, a los colaboradores. No se trata solo de dejar fuera de circulación a organizaciones y medios afines que, con su dinero y propaganda, mantienen en pié a los terroristas. Hay que reformar la ley para la defensa del ciudadano inocente y de las víctimas del terrorismo. Nuestros gobernantes deben garantizarnos en lo posible la defensa de nuestros derechos individuales, así como el derecho de nuestra sociedad a sentirse protegida frente a los delincuentes peligrosos privilegiados por maniobras políticas de partidos afines, de jueces obedientes y periodistas pagados.

Para eso, una de las premisas que el partido gobernante y su imitación en la oposición deberían atreverse a tomar de una vez por todas, es perder el miedo a ejercer verdadera autoridad frente a los enemigos de la libertad. Autoridad que buena parte del pueblo está pidiendo a gritos y, ocasionalmente, otros sectores que necesitan hacerse pasar por “moderados” para mantener su cuota de votos. Ejercer autoridad a la hora de establecer principios innegociables, como los que estuvieron a punto de hacer caer a ETA antes del 11-M de 2004. Principios que no permitan reducir condenas ante ciertos crímenes. Principios que no se deje embaucar con políticas de reinserción de escaso resultado, como se ha demostrado en las últimas décadas. Y principios que castiguen de algún modo a quienes mantienen la imagen de respetar ciertos pactos, al tiempo de traicionarlos para dialogar con los terroristas mientras se es aún oposición, sin disponer por tanto de la autoridad necesaria.

La falta de estos principios, o su incumplimiento, derivan hacia la debilidad de la que hace gala el estado y de la que se aprovechan sin ningún pudor los asesinos y sus amigos. Los Resultados están a la vista. Son innegables, precisamente porque son palpables. De Juana estará en la calle, como un ciudadano más, cuando no merece otra cosa que estar encarcelado hasta el fin de sus días. Vivirá cercano a 5 damnificados por la bestialidad de ETA.

No solo se trata de la libertad inmerecida de los asesinos. Es igual de doloroso el agravio de los gobernantes a las víctimas, satanizadas desde el gobierno y su partido por haber ejercido su derecho a protestar. Derecho que deberían tener más reconocido aún, por haber perdido tanto como han perdido frente al fanatismo y la violencia de los que matan y quienes les votan.

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/07/13/espana/1215969564.html?a=45d2e0d39a7a47eb1d591eff2f8aeb0a&t=1216001697

14 comentarios:

braincrapped dijo...

Un tipo le pega una torta a su mujer y ésta puede conseguir, como mínimo, una orden de alejamiento de por vida.

Un tipo mata a decenas de personas y puede vivir, pasear y hasta chulear a los familiares de los asesinados.

Esto solo pasa en una Zociedad miZerable y podrida como la que borreguea en eZPaña.

Mike dijo...

Le ha salido barato tanto odio y violencia. Un buen ejemplo para las nuevas generaciones.

Anónimo dijo...

Es verdaderamente una verguenza que debería sonrojar a más de uno. Pero la gente se amolda a todo. Sobre todo los que censuran que otros se comprometan con sus ideales.

Estara libre y de vecino de vicctimas de eta.

Anónimo dijo...

que cara de buena persona tiene.

tienen todos la misma jeta.

LLamazarin dijo...

Una de tantas verguezas de nuestra nacion. Ya podeos criticar guantanamo tranquilos, ya.

Anónimo dijo...

Otegui también sale.

Martha Colmenares dijo...

Como dices, Mike. Le ha salido "barato". Es que por una sola víctima debería estar preso de por vida.
Un abrazo, Martha

Martha Colmenares dijo...

Por cierto, olvidé. Me gustó leer el "No cierro por vacaciones". Así es, no hay que dar tregua.

julio andradas dijo...

¿Qué pasa con las víctimas?.¿Tendrán ellos segunda oportunidad también de rehacer sus vidas?.¿Tendrán los familiares que soportar la odiosa presencia de este asesino por su barrio?.Pues parece que si.
Somos un país de pandereta.

Angela Torres dijo...

Hay que proteger a los asesinos, para no disgustar a los nazionalistas.

Anónimo dijo...

Vaya mierda de pais. lo siento pero me ha salido del alma.

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, no preocuparse. Al parecer tenemos otra "operación bikini" de Chaos encima. O sea, que se ha puesto otra vez a régimen, que no quiere cenar, vamos. El lo llama huelga de hambre, pero para mí que, dado que va a salir, quiere lucir el bañador bonito. Todo lo bonito que él es.

Y ahora dice que es que se le está haciendo una campaña difamatoria respecto de sus bienes, que dice que no son suyos (que son de su santas madre y mujercita) para no tener con qué hacer frente con las indemnizaciones que se le exigen.

Y como en España somos malos, malos, malos, queremos quitarle el pisito para hacerle pupita. Y eso está tan feo, que el niño nos dice: "ahora, voy, y no ceno... Os jodéis".

Pues por mí, que proteste. Que proteste mucho (ya ves, todo lo más hasta el 2 de agosto, que le harán sopitas en casa), pero que lo proteste todo ya. A ver si así conseguimos que la próxima cena que haga sea no la última, sino la siguiente. Y con los 25 que se llevó de este mundo alrededor de su mesa...

Yo no pienso insistirle con la cuchara para que abra la boca.

Si él opina que su vida es una mierda y se la juega por un piso, yo pienso lo mismo, que su vida es una mierda. Me da igual si tiene piso.

La única pena es que lo que no se coma, va a la basura. Yo ni le guisaba.

Un saludo.
María.

Anónimo dijo...

María, como dicen el en blog de natalia pastor, que le cuide el dr. montes.

Uno menos.

Anónimo dijo...

Pero se muere el h.p. este ya o que???

el braincrapped tiene toda la razon. paiZ de mierda.