LEY DE DEFENSA DE LOS ANIMALES. NO AL MALTRATO A LOS ANIMALES.


Me encanta la carne. Soy el primero en comerme un chuletón de Ávila, si me lo ponen a tiro. Y el pescado. Y los vegetales, excepto tres o cuatro. Pero en lo que se refiere a carne, me encanta, aunque procure comerla solamente un par de veces a la semana.


Hecha esta declaración culinaria de intenciones, quiero dejar bien claro que soy un amante de los animales. Estoy absolutamente en contra del maltrato hacia ellos en cualquiera de sus formas. Y, con el transcurso de los años, conforme he ido perdiendo la ingenuidad para ciertas cosas, he visto cómo algunas propuestas que pueden resultar populares en un programa electoral, nunca se acometen cuando los que las han propuesto llegan al poder.


Mi posición me ha costado ya perder el saludo de algunas personas. Desgraciadamente así funciona el mundo. Y, en concreto, en lo que a España se refiere, marcada todavía en su subconsciente por ciertos tópicos y etiquetas, el posicionarse en la defensa de los animales llega a resultar verdaderamente complicado de explicar.

Como ejemplo, un caso absolutamente cierto. En un programa de radio, durante los años 90, surgió el debate del maltrato hacia los animales. Uno de los oyentes, nada más entrar en antena, se significa políticamente, aún cuando nadie había hablado de política en dicho debate:


“Yo soy de derechas y defensor a ultranza de la fiesta nacional. Pero defender las corridas de toros no quiere decir que yo sea franquista, no señor. Lo que pasa en las plazas de toros no puede considerarse como maltrato animal.”


“No puedo estar de acuerdo – contesté - . En una corrida de toros hay derramamiento de sangre. Hay agresión hacia un animal. Le clavan arpones en el lomo y le atacan desde un caballo. Le matan metiéndole un metro de acero en el cuerpo. Por favor, ¿cómo puede usted decirme que no existe el maltrato en eso?”


“Pero seguro que usted se come un buen filete si se lo ponen delante”


“Claro que sí. Yo como carne, pero no creo que eso me dé el derecho a mutilar animales como pasatiempo”


“Ustedes los de izquierdas no comprenden el arte que hay en la fiesta de los toros…”


“Dejeme decirle que hay gente del PSOE que asiste a las corridas de toros. Y el que yo haya comentado en algún debate anterior que soy republicano no significa que yo sea de izquierdas…”


“¿Como puede ser usted republicano y no ser de izquierdas? ¿Es que es usted anarquista o algo de eso…? ¡Ahora se comprende que no le guste la fiesta de los toros!"


“Caballero, usted no se da cuenta del lío que se está haciendo. Soy republicano. Soy liberal. Defiendo la economía de mercado, el derecho a la propiedad privada, a profesar una religión, a la libertad del individuo… y además estoy en contra del maltrato a los animales. No hay nada mas que eso” .


“¿Liberal? ¿Ve como me da la razón? ¡Ustedes los homosexuales siempre se ponen del lado de los ecologistas! Está en contra de los toros por su doctrina política…"


“Señor… ¿de dónde saca usted que yo soy homosexual?"


“¿Pero no me acaba de decir que es liberal?” En los anuncios de la prensa, cuando piden jóvenes liberales para acompañar a caballeros es porque piden maricones jóvenes para…”


“Escúcheme, por favor – le atajé, convencido de que me habría ido mejor si hubiese intentado razonar con el reloj de pared del estudio – Usted está confundiendo muchas cosas. Céntrese en el debate. Puede usted argumentar que un toro no sufre maltrato en la plaza?"


“¿Y qué opina usted de la caza?”, contestó, desviando nuevamente la cuestión.


“Yo solo cazaría por necesidad. No me parece ético cazar por entretenimiento, causando la muerte a un animal. No siento la necesidad de destruir vidas para buscar una distracción…”


“¿Pero usted es comunista, o no es comunista…?”


Esta anécdota, absolutamente cierta, divertida y desesperante a un tiempo, y con el conductor y el técnico del programa como testigos, no pasa de ser eso: una anécdota divertida de la que se desprende que aún subsisten ciertas etiquetas del pasado.


Ayer, cada vez que veía las fotos de la cacería en la que el juez Garzón y sus amigos habían matado al menos 25 ciervos, muflones o lo que fueran, yo no podía dejar de pensar en la barbarie que supone contemplar todos esos animales abatidos para mayor diversión de unos cuantos adinerados e influyentes. Como se ha podido comprobar estos días atrás, no hace falta ser, o decir ser, simpatizante de la derecha cavernaria para sentir un cierto regusto por la sangre. De hecho, si contemplamos las fotos de Garzón y Bermejo, con sus armas y sus cornamentas (capturadas), pocas diferencias encontraremos respecto a aquellas viejas imágenes de Franco posando junto a sus trofeos, tan anciano que uno se preguntaba cómo no acababa por los suelos Su Excelencia con el retroceso del rifle.


No deja de ser una paradoja que quienes están protagonizando estos días las famosas cacerías como la que vemos en las fotos en las que tan orgullosamente han posado, llevaran en su último programa electoral un proyecto de ley para la defensa de los animales y en contra del maltrato y la crueldad. Ahora resultan ser aliados de los lobbies de los cazadores y de los “taurinos”. Otra mentira más que, a buen seguro, tampoco les costará votos.

9 comentarios:

Paco Rodríguez dijo...

A mi no me gusta ni los toros ni la caza, y no es porque sea de izquierdas o me considere como tal, es algo que lo llevo desde chiquitito, eso si irme de pesca si me gustaba, ya no lo hago porque estoy muy acomodado.

Muy bueno lo de liberal, me he hartado de reir.

Había un sketch que le decía uno a otro

-Donde se ponga una buena corrida, le den por culo al futbol
respondía el amigo
-Eso eso y a los toros

Javier Solera dijo...

Uno de los graves problemas de la relación española con la naturaleza; no se entiende una postura sin implicaciones políticas.

Es decir, en muchos casos, oponerse al maltrato animal sigue considerándose de "rojillos" o incluso hippies.

Mientras tanto, se entiende que una persona aficionada a los toros tiene que ser por necesidad un derechista o directamente un facha.

Sin embargo yo conozco a socialistas (es un decir) que disfrutan enormemente con esta salvajada. El mejor ejemplo es el defensor del pueblo Enrique Múgica, que nos defendió muy bien a muchos españoles llamándonos "tontos" porque no nos gustan las corridas en un programa de radio.

Pablo Castellano, que es uno de los pocos socialistas de verdad que hubo en el PSOE (de hecho lo echaron) dijo: "no se puede ser socialista sin oponerse al maltrato animal; a Pablo Iglesias le hablaban de los toros y blasfemaba".

Yo esto lo traslado a todas las personas, socialistas, conservadoras o del tipo que sean: no se puede defender el desarrollo humano sin una actitud benigna hacia los animales.

Vamos, ¡que Hitler lo tuviera claro y tantos "demócratas" sigan mareando la perdiz! Quizá sea desafortunada la comparación, pero es que tiene narices el asunto.

Muy buen artículo y divertida anécdota, te tuviste que quedar a cuadros.

Saludos

Likuid dijo...

Reconozco que me he reído con la anécdota, pero por otro lado me ha recordado lo triste que es la vida de los que viven encajonados en ideologías cuadriculadas.
Ser de derechas no implica asumir todo lo que se presupone a los de derechas. Se puede ser ateo y derechas, por ejemplo. Lo mismo sucede para los de izquierdas.
Siento vergüenza ajena del corporativismo político que nos rodea. Mis pensamientos más íntimos posiblemente sólo los comparta conmigo mismo.

elbosquefantasma dijo...

Es que tiene Usted unas cosas, explicar a alguien lo que es ser liberal. Posíblemente la corriente de pensamiento, la actitud vital más vituperada y perseguida por todas las demás en esta Hispania nuestra. jejejejej, Pero dónde se creen la gente que estan hoy los valores más intransigentes, ultramontamos, más inmovilistas proteccionistas de privilegios, en la Izquierda, compañero., lo mismo en la derecha. Lo de explicar como es uno liberal, es todo un problema. La idea es que durante 20 minutos de forma sistemática se vaya minando la resistencia y la vida de un animal, para acabar matándolo. No me parece fiesta ninguna. Otra cosa es un sacrificio contenido en el menor tiempo posible por el fin de alimentarnos.

J. F. Sebastian dijo...

También a mí me encanta comer una buena carne a la parrilla, no digamos el jamón. Para mí que se quite todo el marisco al lado de un ibérico con pan y tomate. Pero no soporto las tradicionales matanzas, sean de cualquier tipo. Creo que si me forzaran a presenciar alguna me haría vegetariano.

P. D. Espanto me da ver al tipo este posando junto con sus 'trofeos'. Puede que algún dia lo haga con sus sentencias.

Atila el Huno dijo...

Jajajajaaaa...de modo que eres un republicano anarquista homosexual!!...señor señor...la culturilla política del personal es la leche!!
A Atila le pasa igual; es republicano, comunista, perooo...pro nuclear, antiautonomista, antiecologista, (aunque defensor de la Naturaleza), proisrael, anti PSOE...y los míos me dicen facha!!...Analfabetismo político ancestral. Qué se puede esperar de un pueblo educado en la sumisión al poder.

La Verdad dijo...

Cachonda historia……. los que tenemos el pensamiento un poco abierto, siempre digo yo que somos los de las etiquetas, sí, te ponen más etiquetas que a una prenda en rebajas. Y de la cacería sin comentarios, solo falta saber de quién son los cuernos. Miraremos la etiqueta.

Saludos

amor y libertad dijo...

“¿Liberal? ¿Ve como me da la razón? ¡Ustedes los homosexuales siempre se ponen del lado de los ecologistas! Está en contra de los toros por su doctrina política…"

al llegar ahí no he podido evitar la carcajada, está claro que liberal, homosexual, anarquista, repulbicano, demócrata, de izquierdas, ecologista, terrorista y endemoniado son sinónimos, no cabe duda

el primer síntoma es que a uno no le gusten los toros

Caballero ZP dijo...

Me imagino que el problema de la caza y los toros, o todo lo que suponga maltrato a un animal, reside en los valores y la moral del individuo. Sin querer ofender a nadie, creo que los que les gustan estas prácticas, tienen un defecto en su escala de valores, por lo que su moral resulta más que dudosa.
Saludos