MONCLOA NO PAGA A TRAIDORES


Dice la leyenda que Ditalcón, Minuro y Audax tuvieron que oír aquello de “Roma no paga a traidores”, después de asesinar a Viriato. Si tal cosa es cierta, debieron quedarse de piedra los tres asesinos en aquél momento.


Está claro que cuando se entra en el juego de la traición no existen las garantías de salir indemne. Hace ya un tiempo que Miguel Sanz decidió romper la relación política que su partido, UPN, tenía con el PP para gobernar la Comunidad Foral de Navarra. Su posterior acercamiento al PSOE propició declaraciones y contestaciones de todos los calibres. Fueron días complicados aquellos, tan solo hace unos meses. Parecía que el único que se divertía era Pepe Blanco. Estaba en su salsa, con sus comentarios, siempre dispuesto a arrojar gasolina al fuego.


Cuando las aguas se calmaron y la ruptura fue definitiva, el Partido Popular tuvo que organizar su propia representación el la comunidad foral, UPN quedaba como partido político completamente independiente y el PSOE se frotaba las manos por el golpe recibido por los Populares. Cosas de la Política. Poco importaba que el propio Miguel Sanz se hubiera mostrado escéptico sobre Rodríguez Zapatero en muchas ocasiones antes, especialmente durante las negociaciones del gobierno socialista con ETA y las sospechas de que en dichas conversaciones, Navarra podía ser tema de debate. Recuerdo que un buen amigo navarro, afincado en Zaragoza, me comentaba su asombro ante semejante situación. No podía comprender cómo Sanz parecía confiar en la palabra de Zapatero. “¿Cómo puede fiarse de un tipo que no ha dicho una sola verdad desde que es presidente?”


Hoy parece que el proyecto de Tren de Alta Velocidad Navarro, que el vicepresidente Solbes daba por prioritario en 2006 junto al del TAV vasco, ya no lo es tanto. Problemas de competencias y financiación, ha dicho, dejando a Carlos Salvador, diputado de UPN, con un palmo de narices.


Bien. Lo de la financiación, pase. Hay crisis – sí, sí. Hay crisis. Ya lo admiten hasta los socialistas – pero lo de las competencias… no me cuadra. Las competencias no han cambiado desde 2006. Así que si esto es lo que Navarra saca de provecho con el apoyo de Zapatero, está claro que Moncloa no paga a traidores.


O mucho se corrigen las cosas, o el presidente navarro ya puede prepararse para recibir una avalancha de críticas que pueden acabar por enterrarle políticamente. El tiempo dirá si es momento este de rectificar o si, por el contrario, su maniobra de hace unos meses le costará la presidencia en las próximas elecciones autonómicas.

6 comentarios:

elbosquefantasma dijo...

jejeje muy bueno "moncloa no paga traidores". y eliminando constantemente al pasado reciente. jejejeje muy bueno. Y encima los burlados, no se pueden quejar porque encima son malos en las dos vertientes "malas personas por traidoras" "malos por torpes en confiar en un encantador de serpientes",,, ejejejeje muy bueno.

metempsicótico dijo...

Habrá que ver, en cualquier caso, cuáles son los resultados electorales del PP y de UPN en la próxima confrontación electoral, una vez consumada la separación.

Javier Solera dijo...

Mike, lo que estás diciendo es que cuando un político mete la pata, lo paga en las urnas. Estoy en desacuerdo.
Creo que un político puede meter la pata todas las veces que quiera y seguir ganando, incluso por mayoría absoluta.
Y te lo digo yo que soy manchego (veinticinco años de Bono).
Un saludo.

El Ala Derecha dijo...

Aunque el PP y UPN sumaran entre los dos el mismo número de votos que cuando estaban coaligados, no tendrán el mismo número de escaños (ver ejemplo PNV y EA). Sólo la ruptura con el PP ya supuso la pérdida de Sanz de la presidencia en las próximas elecciones.

Caballero ZP dijo...

En este país está demostrado que siendo de izquierdas puedes meter la pata, la mano y a la familia entera sin ninguna consecuencia.
Saludos

jale dijo...

le dejé un premio dardo más, de los muchos que por su labor merece, en mi espacio... ¿qué más apropiado para semejante galardón que un blog como el suyo?

saludos mike!