IÑAKI GABILONDO DEJA CUATRO



Iñaki Gabilondo ha convertido su marcha de Cuatro en uno de los mayores ejemplos de patetismo y victimismo de las últimas fechas.

Se va dolido porque considera que muchos españoles le odian. Marcha del canal de televisión que PRISA obtuvo a cambio de favores al Partido Socialista. El mismo canal que ahora, para sobrevivir, quedará en manos del odiado Berlusconi y Telecinco.

La crisis tampoco ha respetado a los medios que se dejaron la piel por Zapatero. Hay un dicho norteamericano que me encanta: “el animal más cobarde del mundo es un millón de dólares”. Este dicho es literal. El dinero solo tiene amigos cuando todo va bien. Pero antes de que la cosa empeore, al menor síntoma de problema, el dinero desaparece. Sucede lo mismo con la política. Y, por extensión, con los medios de comunicación y sus sucios sótanos.

Gabilondo lo ha dado todo por su partido socialista. Ha manipulado. Ha mentido. Ha disculpado atentados contra sedes de otros partidos. Ha colaborado en ocultar escándalos. Ha arremetido contra inocentes. Ha comparado a demócratas con terroristas. Ha defendido lo indefendible. Santificó a Felipe González y otros socialistas de su generación y luego subió tambien a los altares a Zapatero y su cuadrilla.

Gabilondo negó la crisis, tal y como la negó Zapatero. Desde sus comentarios cargó contra la oposición de tal manera y tan repetidamente, que sobre el fondo del decorado de su noticiario solo faltaba el logotipo del PSOE. Y la crisis que no existía, que era cosa de fachas y crispadotes, se ha llevado a Gabilondo por delante.

No me sorprende lo sucedido. El poder no suele tener amigos. Prefiere peones, caballos, alfiles… Tipos dispuestos a lo que sea por ganar una posición y un buen dinero. Piezas de ajedrez que hayan pagado las consecuencias de oscuras maniobras de sus jefes las hay en política, en los medios, en la judicatura, en la policía y hasta en Alcohólicos Anónimos. Lo que sí me sorprende es que Gabilondo crea realmente, en su fuero interno, que es odiado por millones de españoles por haberse opuesto a la guerra de Irak.

Ignoro si Iñaki es odiado, despreciado o ignorado. Personalmente, me basta con catalogarlo en esa clase de periodistas a los que yo nunca adjudicaría ningún mérito en defender la verdad, la objetividad o la libertad de expresión. Él ha jugado y apostado por los más fuertes. Ha ganado durante mucho tiempo. Pero el desastre que él, entre otros muchos, se empeñó en desmentir y ocultar, le ha llevado a su actual situación.

Parece que Iñaki Gabilondo recalará en CNN+; lo que es lo mismo que acabar como recepcionista de un hotel cuando antes has sido intocable y respetado director durante tantos años. PRISA, o lo que queda de PRISA, no tiene otro lugar mejor donde alojarlo, porque la propia compañía apenas tiene donde agarrarse. En estos tiempos difíciles, en los que asistimos a uniones tan extrañas, e imposibles hasta no hace mucho, como el caso de Antena 3 y La Secta, Gabilondo no tiene ya un lugar de predominio. Ni siquiera parece plantearse volver a hacer radio en la SER, desde donde, durante tantos años, fue también vocero de socialistas y maquillador de informaciones. Queda su puesto libre como comunicador del progresismo, tal y como sucedió con Luís del Olmo, agradecido y ferviente defensor de Jordi Pujol y su “moderado” y clientelar nacionalismo, cuando decidió apostar por Punto Radio, en pleno trance de soberbia, convencido de que arrastraría la totalidad de audiencia que mucho tiempo antes le había seguido en su marcha desde COPE a Onda Cero.

Está aún por ver si Iñaki Gabilondo logrará desplazar a José María Calleja en CNN+. Se avecinan emboscadas en despachos y pasillos. Ya se sabe que, entre divos, la realidad supera a veces a la ficción y la convivencia acaba pareciéndose a aquella película de Mad Max, con su inquietante Cúpula del Trueno. Dos entran, uno sale…

5 comentarios:

julio dijo...

Por in, se marcha a una cadena que muchos no veremos cuando se ponga a decidno el bien y el mal segun El, habla siempre como si conociera todas las respuestas y habia que escucharle este es el que con ZP dijeron la famosa frase """ COMO SEA", pues a Dios D.Iñaki y ya le hemos soportado mucho.

BOIRA_A dijo...

Que Dios le asitas vil embustero, desastabilizador de la democracia

osane dijo...

No comparto este criterio sobre Gabilondo. Para mi ha sido un gran profesional.
Los políticos nos ilusionan y nos decepcionan a todos. No se puede culpabilizar del incumplimiento de promesas electorales o de tener un criterio político determinado a un periodista.
¿Cual es el periodista bueno? El que apoya la derecha, la izquierda.
El periodista bueno es el que informa con todo rigor y yo a este señor le he visto dando palos a diestro y siniestro, lo que no le exime de que tenga una tendencia hacia su ideología política.
Para mi fue, es y será un gran profesional.
Saludos

Chesana dijo...

Comparto lo dicho por Osane, porque también pienso que es un gran profesional. Gustarán sus modos de dar las noticias o no, pero hay que reconocerle una trayectoria de muchos años, y sobre todo que siempre, y ha/hemos pasado por muchos tiempos realmente complicados, ha expresado su opinión personal, algo muy difícil de ver en los actuales periodistas que se limitan a vender "su mercancía".

Cualquiera que haya seguido su larga trayectoria profesional sabe que ha dado hacia todos los lados en cuanto a manifestarse crítico.

La derecha tiene el lema de que "quien no está conmigo, está contra mí". No hagamos lo mismo y seamos justos con un hombre que, entre otras cosas, se plantó delante de una cámara de televisión durante el golpe del 23F... y recordemos que no tenía ninguna obligación de hacerlo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Me alegro tantisimo que a la progresia barata le vaya taaaaaaaaan taaaaaaan mal....

Despues de estos años tragando todas esas mentiras y manipulaciones finalmente la mierda les salta hasta ellos. Asi que los parados ya no tendremos que ver semejante pantomima. VIVA DIOS!