LA SUBIDA DEL IVA PROVOCARA UN REPUNTE EN LA ECONOMIA SUMERGIDA.


Hasta tal punto hemos llegado en España, que los impuestos que Zapatero se ha empeñado en no bajar, los terminarán por disminuir los profesionales autónomos y un buen número de PYMES. Dan ganas de gritar “¡economía sumergida al poder, ZP dimite!”

No creo que incrementar el IVA en varios puntos sea la solución para cubrir la disparatada deuda que el Estado y sus Autonomías arrastran gracias, casi única y exclusivamente, a esta caterva de políticos gastadores y manirrotos. Desde unos cuantos ministerios inútiles e innecesarios para otra cosa que no sea la propaganda socialista y su pensamiento único, pasando por los descomunales gastos, sin contención alguna, de políticas sociales que no han logrado solucionar problemas pero que han comprado muchos votos, hasta las delirantes iniciativas de gobernantes, consejeros, asesores y demás parásitos que gastan cientos de millones en abrir “embajadas” independentistas, en fomentar proyectos que hay que pagar pero que nunca se llevan a cabo o en negar la evidencia del empobrecimiento de la nación mientras las oficinas de empleo se desbordan, todos han sido manifiestamente culpables de no haber sido previsores y no haber sabido preparar y resistir a este verdadero tsunami económico que ha barrido España hasta dejarla como un huerto de lechugas tras el paso de un rebaño de cabras.

Nos hallamos ahora, esta vez sí, ante un nuevo panorama de brotes verdes. No los anunciados el pasado año por la misma propaganda socialista que negaba la crisis. Asistimos al inmediato renacimiento de los brotes verdes del “con IVA o sin IVA”, tan abundante hace unos años. Que nadie lo dude. Ahora que hay menos dinero, la gente no estará precisamente propensa a pagar un impuesto incrementado que no le va a suponer más que un mayor desembolso en su vida diaria. Ante semejante situación, más de uno y más de dos contestarán “sin IVA” al electricista, fontanero o pintor que les haga el apaño en casa o en la oficina. Y por mucho que pueda sonar a insolidario, no seré yo quien condene tal práctica en un país en el que tantos ciudadanos, tantos millones, tienen que preocuparse de sobrevivir antes que de vivir.

Yo no sé si la iniciativa de Esperanza Aguirre en cuanto a movilizar a la opinión pública contra el nuevo e incrementado IVA sea una rebelión o un caso de necesidad de muchos españoles. Pero sí tengo claro que, aún frente a esta casta de gobernantes que nos dirigen, el derecho a la libre opinión y al desacuerdo ante leyes que nos puedan parecer injustas es inalienable y constitucional por añadidura. Y también estoy convencido que el gasto desbocado y con objetivos erróneos no soluciona absolutamente nada, tal y como estamos comprobando desde hace unos años. Por muy doloroso que pueda sonar, el abaratamiento de la contratación y el despido, además de una significativa bajada de ciertos impuestos, supondría una reactivación que es, desde hace tanto tiempo, absolutamente necesaria, por mucho que choque abiertamente con el ideario socialista.

2 comentarios:

Fidelio en el bosque animado dijo...

Qué va, qué va! No hay que preocuparse de la economía sumergida, porque a este paso, la economía del país va a ser por completo destruída, con lo cual, ni emergida, ni sumergida. Hasta que no nos echen de la zona euro, este tío no va a parar...bueno, digamos que no hará un receso para seguir destruyendo lo que quede!

García Francés dijo...

Ruina, ruina, ruina, D. Mike, delenda est Hispania.

Carta abierta a Miguel Bosé

Veo asombrado que has desembarcado en Colombia en plan narcocorridista norteño supermacho, hablando de los cojones bien puestos del país, de ofrecerte como negociador con las Farc y alardeando de no ser de derechas. Como Ingrid Betancourt...

Miguel Bosé, "rabioso" izquierdista y nuevo colombiano por adopción