Creo que pocos esperaban que el Partido Popular obtuviese semejantes resultados. A mí no me extraña en absoluto lo ocurrido. Como dice un chiste que corre hoy por las redes sociales, al PP le ha faltado un par más de casos de corrupción para conseguir la mayoría absoluta.

Anoche, las caras de los cuatro líderes políticos más votados estaban para enmarcarlas. Rajoy, exultante. Sánchez, estupefacto. Iglesias, abatido. Rivera, descolocado. Y los discursos de cada uno de ellos al finalizar el recuento de votos, acordes con la expresión de sus rostros.

Como sucede a menudo, las encuestas fallaron. Algunas estrepitosamente. El tan asegurado “sorpasso” de Podemos al PSOE no ha existido, y los resultados obtenidos por la formación morada no se han acercado demasiado a las expectativas que ellos mismos, la gente de Podemos que ya se veía gobernando la izquierda española con holgura, daban por hecho.

En la prensa digital de hoy hay gran cantidad de análisis sobre lo sucedido en las urnas y lo que puede suceder a partir de ahora. Así que yo prefiero incidir en otros aspectos de esta realidad política de esperpento. Concretamente, cuatro puntos en los que me centro en las tácticas de partido durante los pasados meses.

1.- Es posible que el Brexit haya tenido que ver en el impulso final de votos para el PP durante este pasado fin de semana. En un país acostumbrado durante generaciones a vivir bajo el acogedor paraguas de papa estado, la brecha creada en la Unión Europea por el referéndum británico parece haber hecho el mismo efecto en los ciudadanos que Jack Nicholson abriendo la puerta a golpes de hacha para perseguir a la histérica de su esposa. Por descontado, la histérica es la ciudadanía española en general, y Nicholson… lo dejo a la elección del lector.

Así que el voto del miedo, aunque sea un miedo de crecimiento lento, pero acelerado en el último minuto por algún acontecimiento casi planetario, como habría dicho otra inepta socialista de la galería patria de altos personajes, puede ser efectivo. Sinceramente, creo que habrá sido tal cosa, el voto del miedo, lo que ha supuesto el apoyo mayoritario a Rajoy, porque no cabe en mi cabeza que la pretendida recuperación económica que tanto ha vendido el inane habitante de La Moncloa acabe por convencer a ninguna persona de intelecto normalmente constituido. El PP traicionó a sus votantes, a diario, durante los pasados cuatro años y medio. Y sus aún numerosos votantes, exactamente igual que el otro voto lanar del PSOE, han vuelto a conceder a Rajoy patente de corso para que pueda seguir engañándoles un tiempo más.

2.- En contra de la opinión de muchos, Pedro Sánchez no me parece un idiota. Pero sí un demagogo a la altura de Rajoy o Iglesias. Y un completo irresponsable. Con todo ello, merecería ser coronado como Zapatero III. Y si se me permitiera un apelativo, añadiría “el Cursi”. Me resultó verdaderamente deprimente escuchar ayer noche su discurso de justificación de malos resultados y de inculpación de su fracaso a Podemos, todo adornado con un abundante y estomagante “compañeros y compañeras”, “ciudadanos y ciudadanas” españoles y españolas”. Sí. Zapatero III el Cursi. Pero tan peligroso como Zapatero I. Quizás, y afortunadamente, este tipo no llegue a gobernarnos nunca; lo que no es un consuelo, porque el PSOE tiene cantera de sobra para colocar a cualquier otro mediocre en el escenario. Los socialistas ha perdido votos pero se mantienen como uno de los dos grandes partidos de siempre. Quienes tanto deseamos poder contemplar algún día la debacle de estas dos grandes maquinarias de corrupción tendremos que seguir esperando. Incluso es posible que tal hecho no se dé nunca, porque tanto PP como PSOE mantienen aún millones de votos lanares, balantes y conformados, que apoyan a sus colores sin importar lo que hagan sus políticos. Quizás la cuestión más interesante para muchos socialistas ahora sea si Pedro Sánchez seguirá siendo secretario general, o si alguien ya está cavando la tierra bajo sus pies. Porque, sobre el mapa, la victoria Popular ha sido tan aplastante que el color socialista ha desaparecido casi por completo.

3.- Errejón tenía razón cuando desaconsejaba que Podemos acabara de fagocitar a Izquierda Unida. No estaba tan claro que todos los votos de IU fueran a fortalecer a los morados. Por ejemplo, en Almería, muchos militantes de IU se negaron a votar al candidato impuesto por Pablo Iglesias contra el criterio incluso de buena parte de los podemitas. Así que el ex JEMAD reconvertido a “progresista”, que fuera incapaz de conseguir escaño el 20D, ha provocado, con su sola presencia, que Podemos pierda su diputado por Almería. Como Sánchez y Rajoy, Pablo Iglesias también tiene lo suyo de demagogo y cursi. Como diputado, tanto él como los suyos han demostrado lo mismo que la alcaldesa Carmena en Madrid o el alcalde Santisteve en Zaragoza: Solo han convencido a los suyos (y no a todos). Gobernar desde los slogans de barricada y el resentimiento político-sectario no lleva adelante una ciudad, y mucho menos un país entero. Y ni siquiera esa supuesta conversión de Iglesias desde radicalismo izquierdista más delirante hacia un supuesto sentimiento socialdemócrata la logrado vencer al voto del miedo propiciado por el Partido Popular. En cualquier caso, admito sin reservas el mérito que Podemos ha conseguido mediante la negación sistemática de un pasado que sigue presente en las redes sociales, youtube y otros medios. Creo que ningún otro partido en España había conseguido hasta ahora que millones de votantes le dieran su apoyo pese al pasado lamentable que sus líderes más emblemáticos comparten durante la última década. Y no creo que ningún otro partido se hubiera atrevido a presentar a un candidato que hubiese declarado sin ambages echar de menos la guillotina o apoyar sin un solo matiz en contra a dictaduras feroces. El gran mérito de Podemos es presentarse ante la sociedad como reformadores, proponiendo a la vez ideas que ya eran antiguas en los años 70 y que han demostrado ser ruinosas desde sus principios. Aunque hasta ahora, y para alivio de muchos, ese populismo que no se puede tildar como tal, como populismo con todas sus letras si no se quiere correr el riesgo de ser tachado de “fascista”, parece haber alcanzado techo. Por ahora.

Y 4.- Con Ciudadanos no perderé apenas tiempo. Ha perdido un número significativo de votos, y puede que esto haya sucedido por dos causas paralelas. La insistencia del Rajoy en cuanto a la inutilidad de votar a Rivera, que no acaba de definirse como centro-derecha, centro-izquierda o entresuelo, y la “habilidad” que han demostrado los naranjas en imitar las peores costumbres de PP y PSOE en cuanto a defender una cosa y la contraria dependiendo de la comunidad autónoma en la que se encuentran. En Aragón ya sabemos de qué van éstos hipócritas. Porque lo que rechazan en Cataluña lo defienden aquí. La misma doblez e idéntico juego sucio que los tres partidos anteriores.

A partir de hoy, tendremos que soportar un nuevo periodo de posibles pactos, de pactos imposibles, declaraciones de amor, declaraciones de odio, reuniones, contrareuniones, proposiciones, desengaños y muchos titulares. Una obra de muchos actos y con epílogo aún incierto.


Toca esperar.

7 comentarios:

Lino Moinelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lino Moinelo dijo...

Hola Mike. Estoy de acuerdo prácticamente en todo. Y me alivia ver como hay algunos lugares en donde se pueden encontrar razonamientos sensatos. Tan solo echo en falta ir un paso más allá, desde un punto de vista táctico, sobre la situación de Podemos. Es curioso hablar de pasado de este partido que acaba de empezar, teniendo al lado las dos máquinas de corrupción que llevan décadas produciendo sus desechos. Es obvio que Podemos tenía hasta ahora en beneplácito de un "voto táctico" por ser algo distinto a un partido, aunque hayan tenido que adoptar su forma como única vía para entrar en este sistema y cambiar las cosas. Su intento inútil de acercarse al PSOE y otros partidos "clásicos" como IU, ha sido su error. Es cierto que hay mucho "izquierdista delirante" y su líder es uno de ellos, pero se supone que en este caso no debería definir a toda la formación. Saludos

José García Palacios dijo...

Muy buen análisis, Mike. Veremos en qué queda la cosa. Saludos.

Mike dijo...

Buenas tardes, Lino.

Perdona que haya tardado un poco en contestar.

Loo único que he visto hasta ahora de Podemos (En Zaragoza gobierna una de sus marcas blancas gracias al PSOE, como en Madrid) es una política de actuaciones revanchistas, pero sin ninguna actuación de calado tan necesaria para una ciudad como ésta.

Y si vamos a hablar de Echenique… que parece más preocupado en facilitar el expansionismo catalán que en defender Aragón, al que supuestamente representa… Pues ya te puedes imaginar.

Por lo que he visto de Podemos, mas las personas que con las que he debatido y que defienden a Podemos con frenesí (y aún no logro comprender por qué causa), y añadiendo los cambios estratégicos en los contenidos de los mensajes de Pablo Iglesias de dos años a esta parte, lo único que puedo decir es que me parece verdaderamente preocupante la presencia de esta gente en la política española, que bastante corrupta está ya como para que, además aparezcan éstos con semejante equipaje.

Desconfío tanto de ellos como de los otros tres partidos.

Un saludo.

Mike dijo...

Hola José!. Veremos. Se avecinan tiempos interesantes, si vemos la cosa como meros espectadores. Como ciudadanos de este país... es otra historia.

Lino Moinelo dijo...

Hola Mike. Cada uno de nosotros se mueve en determinados círculos sociales los cuales influyen bastante en la manera en cómo entendemos el mundo a nuestro alrededor. En todos estos años como sabes, he mantenido contacto con diversos grupos y movimientos, y he extraído mis conclusiones. No me han importado las opiniones dispares y contrarias a la mías, salvo cuando la discrepancia consistía precisamente en la exclusión de individuos, dogmatismo ideológico y la falta de responsabilidad democrática. Lamentablemente, la sociedad española se define por una profunda ignorancia y falta de cultura democrática. Es una sociedad que se mueve más por las tripas atemorizadas que por un mínimo de búsqueda de racionalidad. En ese sentido es lógico que se hayan dado estos resultados y como bien has analizado, haya triunfado la cultura del miedo.

En cuanto a Podemos, ocurre precisamente eso que tu mismo sufres, y que comprendo perfectamente: una total incomprensión. Es cierto que de momento su bagaje es mínimo, pero no es menor que lo que hasta ahora hemos tenido con la añadidura que estos no están, de momento, llevándose nuestro dinero a manos llenas. Llega un momento en el que se perdona todo a los "grandes", y el resto son culpables hasta de cobrar lo que les corresponde por ley y a lo que no pueden renunciar. Hay un concepto que se ha difundido y que forma parte de una política intencionada de aumentar más todavía esa incomprensión es la de las "marcas blancas". La sociedad española mayormente caciquil y servil entiende las formaciones políticas como instrumentos sólidos con grandes lideres cuyas premisas se transmiten de arriba abajo sin freno alguno. Como cuando estaba Franco vamos. Pero partidos como el PSOE que tienen una estructura federal, deciden a nivel local otras cosas, por eso en algunas partes han formado coalición con Podemos, aún chocando frontalmente con lo que la dirección central del PSOE deja de hacer en lo que sería un ámbito equivalente, evitando y enfrentándose a la dirección central de Podemos. Este partido va más allá en esa descentralización y en cada localidad deciden cómo llamar a la formación, aunque estén bajo un mismo paraguas mínimo ideológico. Todo esto es comprensible ya que una cosa es coincidir en unos mínimos y otra seguir a pies juntillas maniobras partidistas. Por supuesto esto no significa que tomen decisiones buenas, significa simplemente que toman decisiones independientes. Si no se entiende el valor implícito que esto conlleva pues las incomprensiones posteriores son todavía mayores. Todo esto es por la necesidad de ajustarse a un sistema político español tremendamente ineficaz en cuanto a representatividad y pleno de incoherencias. Por tanto, es estos momentos la utilidad de Podemos para esa gente que lo defiende con frenesí sea probablemente que es la única manera de despejar de los "sillones" de representatividad a los que en estos momentos están supeditados a las decisiones de sus partidos y que bloquean cualquier otra posibilidad de convertir a España en una país moderno. Luego vendrán otros problemas sin duda alguna, pero ahora, el que tenemos es que el Estado esta bajo manos de cuatro sinvergüenzas que son los primeros interesados en mantener a la sociedad española en esa animalidad primitiva permanente.

Perdón por el rollo Mike, no voy a continuar mucho porque ya se que hay muros que no se pueden atravesar fácilmente, tan sólo quería abrir una pequeña ventana para que nos estrecháramos la mano al menos.

:-)

Saludos

Mike dijo...

Ningún rollo, Lino. Ojalá hubiera más comentaristas así en las redes sociales.

Mira. Para muestra un botón, sobre lo que comento de Podemos y por qué no veo en ese partido nada que me provoque algo de esperanza en que sean renovadores o regeneradores.

Vete a este link, que es un vídeo de apenas 3 minutos. Un concejal del Ayuntamiento de Zaragoza.

https://www.facebook.com/ppayto.zaragoza/videos/1784600455109810/