11.1.19


Sí. La ideología de género es nefasta y nociva, no solo por lo que está más a la vista de todos, cosas tales como la intención de enemistar a mujeres y hombres, desestructurar familias, alterar y redirigir la personalidad y el pensamiento racional y espiritual del individuo, y, si además se dan las circunstancias favorables, vivir del dinero del contribuyente a base en subvenciones y asignaciones a dedo.


Todo eso, con el transcurso de los años, ha ido quedando al descubierto, además de otras muchas circunstancias que ahora no es el caso de enumerar. Pero creo que no está de más incidir en el aspecto aleccionador que, al más puro estilo soviético y nazi, incide a diario y en la práctica totalidad de los medios, para que todos asumamos, de grado o a la fuerza, el lenguaje impuesto por la ideología de género. Un lenguaje que empuja las mujeres a sentirse al mismo tiempo superiores y víctimas (y, por tanto, merecedoras de todos los derechos y ninguna obligación), y a los hombres a considerarse inferiores, culpables y agresores en potencia.

Que una revista, o panfleto, o radio y tv locales al servicio de semejantes e infectas tendencias, manipule la información y reescriba la realidad de las noticias, es nauseabundo e indignante. Pero que todo eso lo haga un medio generalista con proyección nacional e internacional debería considerarse delictivo y, esto es aún más utópico y por tanto imposible,  la masa social que aún posee algo de criterio independiente debería dejar de seguir a tal medio, por manipulador.

He recibido esta imagen comparativa de dos noticias de El País, que se comparte desde ayer  por las redes y que ilustra a la perfección el caso que nos ocupa. No creo que a nadie le tome por sorpresa que esto lo haga El País, precisamente. El medio más intoxicador y vendido a los poderes fácticos de toda la historia de la democracia en España.



Es fácil apreciar el matiz ultrafeminista de este diario. Un hombre se tira desde un piso con su bebé en brazos, siendo el hombre quien mata al bebé (cierto, por otra parte). Una mujer se tira desde un piso con su hijo en brazos, pero en el titular ella no mata al hijo. Ella muere. El titular presenta la posterior muerte del bebe como algo secundario, porque ella muere.

El País atesora una enorme cantidad de casos de manipulación a lo largo de su historia. Por ejemplo, éste, en el que Garzón es calificado de distintas maneras, según conviniese al PSOE, aunque el ex juez hubiera cometido las mismas irregularidades en dos momentos distintos.



Pero no olvidemos que el impulso de la ideología de género y su implantación liberticida no es exclusivo de lo que se suele conocer por “izquierda”; porque la “derecha” y el “centro” han apoyado sin reservas – hay honrosas excepciones – cualquier iniciativa para imponer esta corriente de comportamiento sexual / social incluso desde a la infancia.

En mi opinión, esta guerra ya no es tanto de unos partidos políticos que quieran defendernos de esta abusiva y degenerada ideología de género contra otros que la defienden y obtienen beneficio de ello, porque los partidos nos han traicionado.

Es una guerra de ciudadanos que intentan ser libres, contra un sistema de diferentes colores políticos que nos empobrece, nos limita, y desde hace unas décadas, trata de convertirnos en lo que no somos.

Login en para comentar bajo su responsabilidad

- Redes Sociales -
 EL REPUBLICANO DIGITAL EN FACEBOOK   MIKE SALA EN FACEBOOK  MIKE SALA EN YOUTUBE MIKE SALA EN TWITTER  MIKE SALA EN VK - LA ALTERNATIVA A FACEBOOK SIN CENSURA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cualquiera es libre de opinar aquí. Pero quien opine será responsable de sus palabras.